Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
EmblemaReinoTierra


Suki es un personaje recurrente de Avatar: La Leyenda de Aang . Es la líder de las Guerreras Kyoshi de la Isla Kyoshi del Reino Tierra. Comenzó su formación cuando apenas tenía ocho años y es muy respetada por sus compañeras. Cuando el Equipo Avatar llegó a Isla Kyoshi, Suki y otras Guerreras Kyoshi los capturaron, pensando que eran espías de la Nación del Fuego. Más tarde, tras darse cuenta de que Aang era el Avatar, los liberó y se hizo amiga de ellos, en particular de Sokka.

Inspirada por el Equipo Avatar al ayudar a salvar a su pueblo del Príncipe Zuko, Suki y las demás Guerreras Kyoshi abandonan la isla para ayudar en la lucha contra la Nación del Fuego. Las guerreras protegieron al bisonte volador, Appa, de caer en manos del enemigo, pero finalmente fueron derrotadas por la Princesa Azula, Mai y Ty Lee.

Como prisionera de la Nación del Fuego, Suki fue enviada a una prisión de máxima seguridad. Por pura suerte, Sokka se infiltró en la misma instalación en busca de su padre capturado, Hakoda, y en su lugar encontró a Suki. Una vez liberada de su cautiverio, Suki ayudó a Aang y sus amigos vencer a la Nación del Fuego y, finalmente, se reunió con sus colegas las Guerreras Kyoshi.

Diseño de Personaje[]

El atuendo de Suki lleva un yelmo distintivo de las Guerreras Kyoshi, que tiene una máscara facial pintada con un diseño que recuerda al maquillaje de las guerreras tradicionales. El yelmo es de color verde oscuro con detalles dorados y una ornamentación en la parte superior. Aunque no es una prenda de vestir, el maquillaje facial es una parte esencial de su atuendo. Su rostro está pintado con un patrón blanco y negro, similar al estilo teatral japonés, que simboliza su identidad como Guerrera Kyoshi. Su armadura está hecha de placas de metal ligero para proteger su torso, hombros y antebrazos. Es de color verde con detalles dorados y está diseñada para permitir libertad de movimiento durante el combate. Debajo de la armadura, Suki lleva una túnica larga de color verde con bordes dorados. Los pantalones son sueltos y cómodos, permitiendo agilidad y flexibilidad. Ambos están diseñados para ofrecer comodidad y movilidad. Lleva un cinturón ancho de tela alrededor de su cintura, que ayuda a sujetar su túnica y a veces lleva fundas o estuches para sus armas. Sus manos están cubiertas por guantes, que ofrecen protección adicional y mejor agarre para sus armas. Suki usa botas robustas que llegan hasta la mitad de la pantorrilla. Las botas están diseñadas para proporcionar estabilidad y soporte durante las batallas. Aunque no es parte de su vestimenta, es importante mencionar que Suki lleva abanicos de combate, que son un arma tradicional de las Guerreras Kyoshi. Estos abanicos son tanto decorativos como funcionales en combate.

Este atuendo no solo es práctico para el combate, sino que también refleja el orgullo y la tradición de las Guerreras Kyoshi.

Historia[]

Pasado[]

Suki nació y creció en la Isla Kyoshi. Comenzó su entrenamiento como Guerrera Kyoshi a la edad de ocho años, y se convirtió en un maestro en el arte de los abanicos (Tessenjutsu). Es la mayor de las Guerreras Kyoshi, además de ser una líder, es muy respetada por sus compañeras guerreras.

Encuentro con el Equipo Avatar.[]

Guerreras Kyoshi capturan al Equipo Avatar

Suki y las Guerreras Kyoshi.

Suki y las Guerreras Kyoshi se vieron por primera vez cuando capturaron a Aang y sus amigos por entrar en la Isla Kyoshi, ya que supuso que eran espías de la Nación del Fuego.

Suki interrogó al grupo, amenazando con arrojar a Sokka al unagi después de que hiciera un comentario sexista sobre haber sido secuestrado por un "grupo de chicas". Ella y el pueblo rápidamente los aceptaron como invitados, una vez que se enteraron de que Aang era el Avatar.

Al principio más que ofendida por la actitud un tanto machista de Sokka, ella se vengó en varias ocasiones al humillarlo en la formación de combate. Más tarde, incluso lo obligó a vestirse con el atuendo completo de mujer guerrera cuando él preguntó si podía entrenar con ella, pero finalmente se sintió atraída a él una vez que admitió su error. Los dos se unieron en combate y, antes de partir, ella lo besó en la mejilla, admitiendo que a pesar de ser una guerrera, también era una chica. Ella y las otras Guerreras Kyoshi, inspiradas por el Equipo Avatar al ayudar a salvar a su pueblo del Príncipe Zuko, se fueron a luchar en la Guerra de los Cien Años contra la Nación del Fuego.

El Paso de la Serpiente[]

Suki y las otras Guerreras Kyoshi habían ido a ayudar a los refugiados en su camino a Ba Sing Se . Ellas decidieron no regresar a la Isla Kyoshi, con la esperanza de hacer una diferencia en la guerra, actuaron como guardias de seguridad en una terminal de ferry oculta. Fue en esta terminal que se encontró con Aang, Katara y Sokka de nuevo. Suki entonces se acercó a Sokka, agresivamente pidiendo ver sus billetes y pasaportes. Después de un acalorado intercambio de palabras, besó a Sokka, después de lo cual él se dio cuenta de quién era ella.

Sokka y Suki se besan

Sokka besando a Suki antes de separarse.

Cuando Aang decidió escoltar a un grupo de viajeros varados a través del Paso de la Serpiente, Suki les acompañó para asegurar que pudieran atravesarlo con seguridad. Suki rescató a Toph en un punto, al salvarla de ahogarse. Toph procedió a besar a Suki en la mejilla, pensando que era Sokka, debido a su ceguera en el agua, que la salvó ya que él había gritado que iba a salvarla, aunque Suki saltó al agua en primer lugar. Fue durante la noche que sus sentimientos por Sokka se hicieron más claros, aunque se mostró reacio a entrar en una relación con ella debido a su incapacidad para detener a la Princesa Yue de dar su vida para salvar al Espíritu de la Luna durante el Asedio del Norte. En un momento durante la noche Suki fue a besarlo, pero Sokka se mostró renuente a hacerlo bajo la luna, ya que le recordaba a Yue, dejando a Suki sin explicación. Antes de su partida, ella se disculpó con él, diciéndole que había actuado imprudentemente, pero Sokka la detuvo, y de inmediato compensó lo sucedido la noche anterior al besarla.

Protegiendo a Appa[]

Más tarde, descubrió a Appa, el bisonte volador de Aang, herido en una cueva. Ella y las otras Guerreras Kyoshi atendieron a Appa, lo limpiaron, y le dieron los cuidados necesarios. Ella se preparó para devolverlo a Aang, sin embargo, fue enconfrontada por Azula, Mai y Ty Lee.

Suki y las Guerreras Kyoshi

Suki y las Guerreras Kyoshi defendiendo a Appa.

Las Guerreras Kyoshi y Azula tuvieron un duelo corto, y Suki a regañadientes, asustó a Appa con una rama encendida para mantenerlo a salvo. A continuación, se enfrentaron con Azula, ella logro tapar un llamarada de fuego y después se lanzo sobre Azula. A pesar de que los detalles de la batalla no se muestran, las Guerreras Kyosh fueron finalmente derrotadas, capturadas y enviadas a la Nación del Fuego como prisioneras. Después de que los guardias de la prisión descubrieran la identidad de Suki como la líder, fue enviada a la prisión de la Nación del Fuego de más alta seguridad, la Roca Hirviente. Tras la derrota de las Guerreras Kyoshi, Azula, Mai y Ty Lee se disfrazaron con sus uniformes para infiltrarse en el palacio del Rey Tierra y tomar la capital de una vez por todas.

Encarcelamiento[]

Poco después de su captura, Suki fue llevada a un campamento de la nación del Fuego donde Azula decidió separarla de las otras guerreras Kyoshi y enviarla a la Roca Hirviente. Azula intentó burlarse de Suki preguntándole si tenía algunas últimas palabras antes de ser enviada a la prisión de máxima seguridad, a lo que Suki decidió permanecer callada, aún cuando Azula le preguntó si tenía algún mensaje que quisiera darle al "chico del bumerán" (refiriéndose a Sokka), y Azula le señaló que Suki estaría completamente sola en la Roca Hirviente, sin ninguna de sus hermanas Guerreras Kyoshi y que había pasado de ser la lider de un grupo de guerreras respetadas a una prisionera y que la enviaba a la Roca Hirviente por ser su prisionera favorita.

Al no responder, Suki fue trasladada a un dirigible con otros prisioneros asustados por las historias que habían escuchado de la Roca Hirviente, la cual estaba ubicada en medio de un lago hirviendo. Una vez en la prisión, Suki fue encerrada en una celda con sólo una cama, a lo que Suki sarcásticamente comentó como tuvo tanta suerte de recibir tal "hospitalidad" de la Nación del Fuego y empezó a meditar al estilo de las Guerreras Kyoshi y al hacerlo golpeó sin querer un panel de su celda y al ver que no estaba flojo, se sentó y vio una planta de Hierba de Harina creciendo cerca de su cama y comentó que encontró una parte de la isla Kyoshi con ella al final del mundo.

Al dia siguiente, Suki fue a la cafetería a comer solo para ser servida con un tazón de comida de prisión. Mientras comía, escuchó a otra prisionera quejarse de la comida horrible de la prisión, a lo que Suki fue a su mesa y se presentó a ella, pero la otra prisionera le dijo que al menos que Suki tuviera algo comestible que ofrecer, no quería conocerla, Suki le respondió que podría tener algo pero antes quería que se presentaran, a lo que la prisionera le respondió que su nombre es Biyu y le preguntó cómo terminó en la prisión y Suki le respondió que era la líder de las Guerreras Kyoshi, lo cual sorprendió a Biyu, quién terminó en la prisión por salir con el hijo de una general de la Nación del Fuego.

Una vez presentadas, Biyu le pregunta que tenía para comer, a lo que Suki le mostró las legumbres y le dijo que eran nutritivas y la ayudarían a mantenerse sana, Biyu le dijo que la mala comida era cómo la Nación del Fuego tenía sometidos a sus prisioneros hambrientos.

Al escuchar esto Suki tuvo una idea y junto a Biyu fueron al patio de la prisión y recogieron todas las legumbres que pudieron encontrar y fueron a un rincón oculto de los guardias a revisar sus verduras y Biyu quería dividirlas y comer, pero Suki quería guardar semillas para sembrarlas y tener comida para más adelante y compartir con los demás prisioneros, pero Biyu no estaba interesada en ayudar a los otros prisioneros, a lo que Suki le respondió que a ella si le importaban ya que si lograban alimentar mejor a los demás podrían tener una mejor oportunidad de levantarse contra la Nación del Fuego y tal vez de escapar de la prisión, a regañadientes Biyu le responde que "ella es la jefa".

Varias semanas después Suki y Biyu lograron cultivar un jardín en un punto ciego de la prisión y Han y otros prisioneros se les unieron y ayudaron a abrirles un túnel secreto desde el cuarto de lavandería, sin embargo mientras revisaban su jardín, Han las alertó que el Alcaide se acercaba para una inspección sorpresa y rápidamente les dijo que se escondieran en un carro de lavandería. Tras escuchar al Alcaide recordando a los prisioneros de su baja posición en la sociedas, Suki y Biyu salieron de su escondite y les dieron varias legumbres a los otros prisioneros y expresaron su esperanza de escapar de la prisión un día y Biyu quedó sorprendida que los otros prisioneros se arriesgaran por ellas, a lo que Suki le explicó que no se trataba de ventajas, sino de trabajar juntos.

Un día, Suki secretamente le dio unas legumbres a otra prisionero llamado Qing, quien fue descubierto por los guardias y acusado de contrabando, a lo que los otros prisioneros se levantaron y empezaron a atacar a los guardias con los tazones de comida, iniciando una pelea, a la que Suki se unió con sus artes marciales hasta que recibieron un disparo de advertencia, haciendo que Suki y los otros prisioneros se rindieran y como castigo fueron encerrados en confinamiento solitario.

En su celda estrecha, Suki empezó a meditar hasta que los guardias llegaron diciendo que el Alcaide quería verla. En la oficina del Alcaide, él la reconoció como la líder de las Guerreras Kyoshi enviada por la princesa Azula y le mostró sus legumbres en el escritorio y le preguntó qué eran, pero Suki negó tener conocimiento de esas plantas, las cuales el Alcaide sospechó que eran la razón que sus prisioneros estuvieran tan voluntariosos recientemente. Suki siguió fingiendo ignorancia hasta que el Alcaide le dijo que dejara de mentirle y que ya habían encontrado su jardín y le preguntó si realmente pensó que cultivar verduras haría que lograran escapar de la prisión de máxima seguridad de la Nación del Fuego, a lo que Suki respondió que era una oportunidad de crear comunidad y apoyarse como seres humanos y el Alcaide le pregunta si sabía que había sido traicionada, Suki sorprendida, no le cree hasta que el Alcaide dijo que uno de sus compañeros vino y la delató y que cometió un error común al llegar a la prisión y pensar que encontraría amigos cuando ella estaba completamente sola y ordenó a los guardias regresarla a confinamiento solitario y mientras era llevada a su celda Suki vio a Biyu con un nuevo uniforme y conversando alegremente con los guardias, confirmando sus sospechas.

En su celda, Suki empezó a meditar y se repitió a si misma que no estaba sola.

Dos semanas después, Suki es liberada de su castigo y se reúne con sus aliados preguntándoles por Biyu, a lo que Han respondió que ella ya no estaba en la población general y otra prisionera le dijo que ella había recibido privilegios como una habitación de lujo y mejor comida, lo cual molestó a Suki, quién esperó a que Biyu apareciera y la atacó por sorpresa, acusándola de haberle entregado el jardín al Alcaide, Biyu no lo negó diciendo que una chica tiene que sobrevivir, por lo que Suki le preguntó acerca de su plan de juntar fuerzas y Biyu respondió que no era su plan, sino de Suki y al principio lo siguió porque ella parecía inteligente y tenía comida pero no quiso arriesgarse tras la pelea de la cafetería, Suki enojada le dijo que esos eran sus compañeros apoyandolas contra la Nación del Fuego y que ella los traicionó y le preguntó si no tenía lealtad hacia sus compañeros, Biyu se burló de Suki por pensar que eran amigas y le contesta que esa es la diferencia entre ellas, Suki necesita ser parte de una comunidad pero Biyu no, sino vivir su sentencia de la forma más cómoda posible y con arrogancia caminó hacia su celda, pero Suki furiosa la agarró y amenazó con lanzarla del balcón asustando a Biyu, que desesperadamente le pidió perdón y Suki violentamente la arroja de vuelta al balcon, ignorando que Biyu le llamó cobarde.

De vuelta en su celda, Suki volvió a meditar repitiéndose a si misma que no estaba sola y recordó los momentos que vivió con Mingxia y sus otras hermanas Guerreras Kyoshi solo para ver que ahora estaba encerrada en una celda sin la compañía de nadie y comenzó a llorar, sin embargo en ese momento se le apareció una visión del Avatar Kyoshi quién le recordó que sus amigos aún la querían, que no la habían abandonado y que ella no estaba sola, Suki le preguntó cómo lo sabía y se acercó a la visión de Kyoshi quién solo sonrió y se desvaneció. Suki secó sus lágrimas y se sentó en su celda, reflexionando su experiencia.

Escape de la Roca Hirviente[]

Suki encarcelada

Suki en la Roca Hirviente.

Suki fue encontrada por Sokka, que inicialmente se había colado con Zuko en la prisión de máxima seguridad de la Nación del Fuego con la esperanza de encontrar a su padre. Contrario a las afirmaciones de Azula, ella nunca había renunciado a la esperanza de un rescate y, tras la reunión, felizmente abrazó a Sokka, y rápidamente ayudó con el plan de escape. Cuando Sokka decidió permanecer en la prisión con la esperanza de encontrar a su padre, ella optó por quedarse, a pesar de que existía la posibilidad de ser atrapada. Cuando el grupo inició un motín para realizar su huida, Suki capturó rápidamente al encargado de la prisión superando fácilmente a los guardias encargados de protegerlo. Cuando Azula y Ty Lee atacaron al grupo en las góndolas, Suki luchó con Ty Lee, diciendo que era "la revancha que había estado esperando", y la contuvo muy eficazmente, aunque en realidad ella llevó la ventaja en la pelea. Ella y el resto de los fugados regresaron al Templo Aire del Oeste con la nave de Azula.

Los Invasores del Sur[]

Suki optó por permanecer con el Equipo Avatar tras que el ataque de Azula hiciera que se separaran en el Templo Aire del Oeste. Cuando Zuko fue a la tienda de Sokka para preguntarle por su madre, chocó con Suki, que sospechosamente negó que su verdadera intención fuera ver a Sokka y se apresuró a regresar a su tienda. Cuando Zuko entró en la tienda, fue evidente que Sokka estaba esperando tener una noche romántica con Suki, pero se vio sorprendido y avergonzado al encontrar a Zuko en su lugar. Después de que Zuko saliese de la tienda, Sokka llamó a Suki y, al ver que Zuko seguía allí, silbó con aire de culpabilidad para hacer que se vaya.

Los Actores de la Isla Ember[]

Más tarde, Suki fue personificada por una actriz de la Nación del Fuego junto al Equipo Avatar en la obra, "El Niño en el Iceberg". Su personaje fue retratado con mayor precisión, aunque algunos detalles físicos, como su casco, fueron un poco exagerados. Durante la obra, se la vio intercambiar miradas con Sokka durante la escena en la que usaron los trajes de Guerrera Kyoshi y se la vio celosa cuando Sokka la hizo callar durante la escena en la que Yue se convirtió en el Espíritu de la Luna. Cuando Sokka deseó colarse tras bastidores para ayudar a que el actor que lo interpretaba, Suki le ayudó, diciendo que sus años de formación en el arte del sigilo podrían ayudar. Sokka le mostró sus bromas al actor que interpretaba a Sokka, a lo cual Suki reaccionó con golpe en la frente. Contrariamente a sus ideas originales, sin embargo, el actor de Sokka encontró los chistes bastante divertidos, y los utilizó en las escenas siguientes. Suki describió a la obra como horrible y nunca más se refirió a esta durante el resto de la guerra.

El Cometa de Sozin[]

Tres días antes de la llegada del Cometa de Sozin, Suki y el resto del Equipo Avatar celebraron una fiesta en la playa en la Isla Ember. Sokka hizo una escultura de arena de Suki que no se parecía a ella, pero ella dijo que pensaba que era amable de su parte, lo que resultó en él la besara. Cuando Zuko informó al grupo del plan del Señor del Fuego para destruir el Reino Tierra, Aang desaparece, y Suki ayuda en su búsqueda.

Suki Piloteando

Toph y Suki preocupadas.

Cuando no pudieron encontrar a Aang, Zuko los llevó hasta el Reino Tierra, donde contrataron a June para seguirle la pista con su shirshu gigante, Nyla. Cuando ella no pudo, decidió realizar un seguimiento de Iroh, llevando al grupo a Ba Sing Se, donde fueron abordados por la Orden del Loto Blanco. Se decidió que Suki, Sokka y Toph fueran a destruir la flota de dirigibles. Sokka piloteó un dirigible hacia los demás, destruyéndolos. Por desgracia, Suki se separó de sus amigos cuando la aeronave se partió en diferentes pedazos. Ella insistió en que Sokka siguiera adelante con la misión. Suki, finalmente reapareció sana y salva al utilizar una aeronave capturada para salvar a Toph y Sokka, que colgaban de una aeronave sin poder hacer nada. Cuando Aang le quitó su Fuego Control a Ozai , Suki hizo un pobre intento de burlarse del tirano caído, ganando el comentario de Toph, "Deja los apodos para nosotros, cariño."

Guerreras Kyoshi en la capital

Suki reunida con sus guerreras.

Zuko fue coronado más tarde como Señor del Fuego y oficialmente puso fin a la guerra. Suki finalmente se reunió con su equipo de guerreros, que fueron liberadas de la prisión junto con Mai y Ty Lee. Después de descubrir lo bien que su equipo se había llevado con Ty Lee mientras estaban en prisión, Suki le permitió unirse a ellas. Más tarde, el grupo entero fue visto relajándose en el salón de té de Iroh en Ba Sing Se, donde Suki jugaba Pai Sho Mai. Más tarde criticó a Sokka por su dibujo crudo del grupo, que representaba a Suki haciendo Fuego Control.

Después de la Guerra de los Cien Años[]

Un año después del fin de la Guerra de los Cien Años, Mai le pidió a Suki y al resto de las Guerreras Kyoshi que protegerieran el Palacio Real de la Nación del Fuego después de un fallido intento de asesinato al Señor del Fuego Zuko por Kori. La primera noche que estaban haciendo guardia, Zuko se despertó en mitad de la noche y salió. Suki le dijo que había estado callado toda la noche, a lo que Zuko se disculpó diciendo que confiaba en las Guerreras Kyoshi ya que eran los mejores guardias en el mundo. Suki sugirió entonces que volviera a dormir, sin embargo, cuando Zuko dijo que iba a buscar un vaso de agua, ella le preguntó si necesitaba que alguien lo escoltara, cosa que el Señor del Fuego rechazó con el fin de visitar a su padre en la cárcel.

Suki preocupada por Zuko

Suki preocupada por Zuko.

Debido a la preocupación, Suki siguió a Zuko en secreto en uno de sus viajes nocturnos para ver lo que estaba haciendo y saber si las Guerreras Kyoshi podrían ser de alguna ayuda. Sin embargo, después de que se enterara de que estaba hablando con Ozai, Suki le dijo a Mai sobre los viajes nocturnos de Zuko, pidiéndole que hablara con él con la esperanza de ayudarlo. Sin embargo, cuando Mai rompió con él durante esta charla, Suki se sintió culpable y confesó que había estado siguiendo a Zuko. Pidió disculpas a Zuko y, de rodillas ante el Señor del Fuego, le dijo que las Guerreras Kyoshi estaban preocupadas por él y que, sobre todo ella, estaba preocupada por él también y extendió su mano antes de ser interrumpidos por el General Mak.

Toph y Suki luchando juntas

Toph y Suki luchando durante la Batalla por Yu Dao.

En el día de la batalla por Yu Dao, Suki viajó a la Academia Beifong de Metal Control en un globo de guerra de la Nación del Fuego para obtener la ayuda de Toph y Sokka, explicando que ella había descubierto su ubicación cuando Kunyo se quejó ante el Señor del Fuego de una "chica sucia" y un "muchacho salvaje" quienes habían tomado su escuela. Suki convencido a Toph y Sokka que fueran con ella para tratar de detener al ejército de la Nación del Fuego antes de que llegara a Yu Dao, explicando su plan antes de aterrizar cerca de la procesión militar. Bajo las órdenes de Sokka, Toph hizo un tobogán que los llevó directamente debajo de uno de los tanques tundra, y el trío rápidamente tomó el control del tanque. Suki expresó sus sentimientos de preocupación por el bienestar de Zuko, indicando que él parecía solitario. Sin embargo, a pesar de su deseo de hablar con él, ella no recibió ninguna oportunidad, y fue a unirse a la lucha contra la Nación del Fuego con Toph a su lado. Cuando el dúo estaba empezando a sentirse abrumado, los estudiantes de Toph pronto llegaron acudiendo en su ayuda.

Suki alegre por Zuko

Suki explicándole a Zuko que estaba contenta con su regreso como una persona más optimista.

Suki viajó de regreso a la Nación del Fuego con Zuko, y montaba guardia junto con Ty Lee en la celda de Ozai, quien estaba reunido con Azula. Ella mostró una gran preocupación por Zuko cuando entró en la celda y se apresuró a ayudar al Señor del Fuego cuando su hermana lo atacó. Ella se resistía a dejarlo solo con ella después, con ganas de acompañarlos a la vez de vuelta al palacio, pero Zuko le dijo que él podía seguir con Azula.

Al día siguiente, se encontró con Sokka, quien también había viajado al palacio con Aang y Katara para reunirse con Zuko. Entró justo a tiempo para evitar que su novio y el Avatar lanzaran un ataque contra un Azula, diciéndoles que fueran pacientes y permitieran que Zuko se explicara. Mientras el Señor del Fuego lo hizo, Suki apasionadamente se reencontró con su novio.

Al día siguiente, ella vio como Aang, Katara, Sokka, Zuko y Azula partían en Appa hacia Hira'a, permaneciendo en el Palacio con Iroh. Cuando el Señor del Fuego interino comentó que en realidad no se sentía como en casa, Suki le preguntó si había algo que pudiera hacer para que su estancia fuera mejor para él, aunque todo lo que Iroh necesitaba era más té.

Suki derriba a Jojan

Tras no soltarla cuando ella se lo pidió, Suki derribó fácilmente a Jojan.

Suki viajó con Sokka después que él regresara de Hira'a a un mercado de la Nación del Fuego, donde los dos visitaron la Casa de San Seashell de las Caracolas. Ella no sabía que a su novio le gustaban las caracolas marinas y, al escuchar que tenía una colección que había comenzado cuando era un niño, le preguntó por qué no sabía esto. Sokka rápidamente se corrigió a sí mismo, diciendo que quería ser un colector desde niño. Al mirar por la tienda, Suki estaba escéptica al reclamo de San de que las caracolas eran raras, aunque se rió de Sokka cuando fue engañado brevemente en que creyera, que valían quince ban cada una, estaban en oferta especial de dos por treinta ban, llamándolo un tonto en el proceso. Cuando una chica, Giya, entró en la tienda, San y Jojan creyeron que era una coleccionista falsa y la desalentaron de comprar caracolas, lo que provocó que Suki preguntara si había un problema. Cuando San le dijo con severidad que se metiera en sus propios asuntos, ella airadamente respondió que debería tratar a sus clientes con respeto. Jojan agarró a la Guerrera Kyoshi en un intento de sacarla de la tienda, pero ella comenzó a soltarse de su agarre, advirtiéndole al asociado que la dejara ir. Después de que él no lo hiciera, ella lo derribó. Cuando San trató de atacar con Fuego Control, ella primero le dijo dulcemente a Sokka que no necesitaba ayuda y le dio un beso en la mejilla así como un gracias por la oferta, antes de agarrar a San y bloquear su chi. La pareja salió de la tienda, aunque no antes de que Suki le dijera a Jojan que soltara a alguien que le dijera que lo hiciera.

Suki entrenando a Giya

Suki les enseñó a Giya y sus amigas el camino de las Guerreras Kyoshi.

Cuando se fueron, Suki y Sokka se encontraron con Giya, ellá se presentó ante la muchacha junto a Sokka y con ganas de asegurarse de que estuviera bien. Cuando la joven le preguntó cómo había aprendido a pelear así, ella juguetonamente reprendió a Sokka por decir orgullosamente que ella era una Guerrera Kyoshi. Una confundida Giya dijo que pensaba que todas llevaban maquillaje, pero Suki respondió que sólo lo hacían en servicio. La joven tristemente habló de su deseo de ser tan fuerte como las guerreras porque un montón de "idiotas" estaban en el mercado. La guerrera se ofreció a enseñarle defensa propia, pero cuando Giya comenzó a irse, Suki le contó la historia de la fundación de las Guerreras Kyoshi; durante el tiempo del Avatar Kyoshi, había un mercado en la Isla Kyoshi donde los individuos indeseables también pasaban su tiempo también. Explicó que Kyoshi se engargó de estas personas y ofreció a las mujeres enseñarles cómo defenderse. En pocos años, estas mujeres corrientes se unieron como discípulos del Avatar y se convirtieron en las primeras Guerreros Kyoshi. Completando su historia, la guerrera le dijo a Giya que la fuerza que necesitaba era una habilidad aprendida. Después que la chica aceptara su oferta y trayera a algunas de sus amigas, Suki, vestida con su uniforme de Guerrera Kyoshi, comenzó enseñarles los caminos de su grupo.

Tiempo después, ella volvió a la capital de la Nación del Fuego con el resto de las Guerreras Kyoshi. Un día, mientras entrenaba, Ty Lee se había apartado del grupo, sintiéndose deprimida por algo sin saber exactamente qué. Para animarla, Toph, quien también estaba en la capital, la llevó en una excursión.

Ty Lee junto a las Guerreras Kyoshi

Ty Lee explicando que las Guerreras Kyoshi también eran sus hermanas.

Tras la vuelta de las muchachas, Toph le comentó a la líder de las Guerreras Kyoshi lo que había sucedido en su viaje. Le dijo que haber visto a sus seis hermanas gemelas había hecho que Ty Lee se diera cuenta que ser parte de las Guerreras Kyoshi la hacían sentir como ser parte de sus hermanas, un grupo de personas iguales haciendo las mismas cosas. Sin embargo, al ver a Ty Lee con su uniforme de Guerrera Kyoshi, hizo que Suki se sintiera feliz y sorprendida, quien le comentó a Ty Lee que pensaba que ella renunciaría. La acróbata abrazó a Suki y a otra guerrera y les explicó que las Guerreras Kyoshi también eran sus hermanas, y que si quisiera ser diferente, solo debía sacarse el maquillaje.

Personalidad[]

Suki captura al alcaide de la Roca Hirviente

Suki, con el alcaide de la prisión.

Como corresponde a su condición de líder de las Guerreras Kyoshi, Suki era dura, firme y sin miedo de decir lo que piensa, pero al mismo tiempo, tenía un espíritu muy compasivo y leal. Su lado más suave se demostró con frecuencia en presencia de Sokka. Durante mucho tiempo, durante su encarcelamiento, Suki tuvo la esperanza de ver de nuevo a Sokka y no presentó ningún signo de debilidad ante los tormentos de Azula. Ella también tenía una tendencia leve a guardar rencores como se ve por su tratamiento frío hacia Zuko cuando se conocieron en la cárcel y al esperar una revancha con Azula y Ty Lee. Una mujer de acción, de forma rápida y hábil capturó al director de la prisión, una acción que llevó a la aprobación de Hakoda.

Habilidades[]

Aunque ella no fuera ninguna clase de Maestra, Suki era más que capaz de valerse por sí misma en una pelea. Fue el último guerrero capturado por Azula, mostrando la extensión de su habilidad. Era una impresionante combatiente mano a mano, utilizando un estilo parecido al aikido, así como luchar con los tradicionales abanicos de guerra de Kyoshi, un estilo que recuerda al Tessenjutsu y hábil con la katana.

Suki luchando contra Ty Lee

Suki luchando contra Ty Lee.

Podía combatir con otros luchadores calificados como Ty Lee, evitando fácilmente sus ataques incapacitantes de puntos de presión. También era una buena maestra, enseñando algunos de sus métodos de lucha a Sokka. También poseía una fuerza física considerable, capaz de nadar con facilidad usando la vestimenta de Guerrera Kyoshi y empujar a un lado a un hombre adulto con facilidad. Durante el motín de la Roca Hirviente, ella atravesó un grupo de prisioneros, saltando sobre sus cabezas, escaló la cara vertical de un edificio y capturaró al director con facilidad, demostrando un conjunto de habilidades similares a las utilizadas en el parkour, y una habilidad acrobática comparable a la de Ty Lee. Tras la incorporación de la bloqueadora de chi al grupo, Suki aprendió a bloquear el chi de las personas, una habilidad que demostró contra un Maestro Fuego llamado San.

Apariciones[]

Avatar: La Leyenda de Aang

Libro Uno: Agua (水)

Libro Dos: Tierra (土)

Libro Tres: Fuego (火)

Avatar Cómics

Libro Tres: Fuego (火)

Otros cómics

La Promesa

La Búsqueda

Humo y Sombra

Curiosidades[]

Nombre[]

  • "Suki" (好き, con énfasis en el 'ki') es la palabra japonesa para "gusto", "gustar". En diferentes contextos puede referirse a un término afectivo o romántico.
    • Cabe señalar que la forma en que es pronunciado el nombre de Suki en la serie es diferente de la pronunciación original en japonés. En japonés, la letra "u" es a menudo sorda, por lo tanto, "Suki" sonaría más como "Ski". Esto es un error común en la romanización de la lengua japonesa.
  • Su nombre se pronuncia de manera similar a la palabra japonesa para la luna, "tsuki".
    • Curiosamente, esto coincide con el nombre de Yue, que también esta nombrada en referencia a la luna. Yue anteriormente fue el interés amoroso de Sokka. Se desconoce si esto fue una alusión al personaje de Yue o solo fue una decisión deliberada.
  • "Suki" es un término en el Aikido y Kendo para ser vulnerable a un ataque o de tener la técnica errónea.
  • "Suki" en filipino puede ser un sustantivo o un adjetivo.
  • El nombre de Suki en ruso se pronuncia como [su'juki] en las dos primeras temporadas de serie. Luego, su nombre comenzó a ser pronunciado como [zuki] en la tercera temporada. Esto se decidió para evitar la pronunciación original [suki] porque sonaba igual que la palabra rusa "суки", que se traduce en una palabra ofensiva.
  • Suki es un nombre común de China. En este caso la pronunciación (Zú-ki) es más similar hacia la de la serie.

Continuidad[]

  • Sokka nunca le contó toda la historia acerca de Yue a Suki. Sin embargo, sí le mencionó Yue, y que por eso era tan sobre protector con ella.
  • Suki fue el único personaje a permanecer con el grupo, mientras que Haru, Teo, El Duque, Hakoda y Chit Sang se separaron de ellos cuando Azula atacó el Templo Aire del Oeste.
  • Es capaz de pilotar una aeronave.
  • El último diálogo de Suki en la serie fue: "¿Y por qué me dibujaste haciendo Fuego Control?" criticando el dibujo que hizo Sokka del grupo.
  • Suki es el único personaje del Equipo Avatar original que no apareció ni fue mencionada en La Leyenda de Korra, aunque si apareció en la apertura del primer episodio.
  • Como Suki era la mayor de los Guerreros Kyoshi, ella estaba a cargo de entrenar a las guerreras más jóvenes.

Otros[]

  • Los creadores de la serie, Bryan Konietzko y Michael Dante DiMartino bromearon con que Suki, supuestamente, alguna vez salió con el chico de la boca con espuma, pero no está orgullosa de ello. Este dato no es considerado canónico.[1]
  • Suki es una de las pocas personas que lograron escapar de la prisión de la Nación del Fuego, la Roca Hirviente.
  • Jessica Jade Andrés obtuvo el papel de Suki en la adaptación de la película de M. Night Shyamalan, El Último Maestro del Aire. Ella y las Guerreras Kyoshi fueron cortadas de la película, porque Shyamalan dejo involuntariamente que la película girara en torno a las guerreras. Con el fin de corregir esto, se las eliminó completamente. Sin embargo, están presentes en la novelización de la película, que fue lanzada antes de que las guerreras fueron cortadas.
  • Suki era originalmente uno de los personajes que nunca aparecerían de nuevo después de "Los Guerreros de Kyoshi", pero debido a su popularidad, volvió en el Libro 2 y Libro 3.
  • Al igual que Haru, Luchadores Libertadores, Roca Si Wong y Jet, Suki regresó en el Libro Dos y el Libro Tres después de haber aparecido en el Libro Uno.

Referencias[]

  1. Avatar y relaciones en el Comic Con 2006 Pt. 1 (Julio 25, 2006). Respondido en junio 15, 2012.
Advertisement