Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
Zuko buscando respuestas ¿Qué? ¡Esto no puede ser todo! ¿Dónde está el resto?

Esta página necesita ser expandida con el fin de alcanzar nuestros estándares de calidad.

Esta página está compuesta por las relaciones de Zuko con otros personajes del mundo de Avatar . Un joven con conflictos internos, Zuko adquirió amigos y enemigos a lo largo de sus viajes.

Familiares[]

Azulon[]

Poco se sabe sobre la relación de Zuko con su abuelo paterno. Zuko una vez trató de impresionar a Azulon con una demostración de fuego control con el fin de complacer a su padre. Sin embargo, el niño falló y disgustado, Azulon airadamente cuestionó a Ozai sobre por qué estaba desperdiciando su tiempo. A Azulon le importaba muy poco su nieto, pues le ordenó a Ozai matar a Zuko después de que le solicitara despojar a su hermano mayor Iroh de su derecho al trono, simplemente para enseñarle una lección a Ozai.

Ozai[]

"Por tanto tiempo, solo quise que me quisieras, que me aceptaras. Creí que era honor lo que anhelaba, pero en realidad, sólo trataba de complacerte. ¡Tú, mi padre, que me desterró sólo por hablar fuera de turno! Mi padre, que me desafió, un niño de trece años, con un Agni Kai! ¿Cómo puedes justificar un duelo con un niño? "
- Zuko confrontando a Ozai .
Ozai dándole la bienvenida a Zuko

Zuko al principio mostró una actitud de complacer a su padre.

Poco se sabe sobre la relación de Zuko con su padre en sus primeros años de vida, pero al parecer Ozai había intentado ser un buen padre, incluso salvó a Zuko de morir ahogado en la playa cuando tenía apenas tres años. Al crecer, Zuko fue constantemente agredido emocionalmente por su padre, siempre favoreciendo a Azula por encima de él, halagándola por ser una prodigio en fuego control, y alegando que a diferencia de su hermana menor, "Zuko había tenido suerte de nacer". A pesar de esto, Zuko se esforzaba arduamente en intentar convertirse en el hijo que su padre quería y ganarse su afecto, lo que luego de su destierro impulsaría el deseo de Zuko a recuperar su honor y título como heredo de la Nación del Fuego, pensando que le permitiría recuperar el amor de su padre.

Luego de tres años de destierro, Ozai sólo le dio la bienvenida a su hijo con los brazos abiertos y orgullo luego de que Azula le mintiera diciendo que Zuko había sido responsable de la muerte del Avatar, un punto crucial en la conquista de Ba Sing Se.

Durante el Día del Sol Negro, Zuko decidió unirse al Avatar en su búsqueda para derrotar a Ozai. Pero antes de irse, Zuko decidió enfrentar a Ozai en su búnker subterráneo durante el eclipse. Zuko le reveló que en realidad fue Azula quien "mató" al Avatar, y que éste estaba vivo. Ozai se enfureció al oír la verdad. Zuko renunció a su deseo de ser aceptado por su padre, dándose cuenta de que Ozai era un cruel tirano obsesionado con el poder. Sin más, anunció su decisión de liberar a Iroh y unirse al Avatar, diciendo que era el destino del Avatar derrotar a Ozai, no el suyo. Ozai lo llamó un cobarde y un traidor, y buscando distraerlo hasta que el eclipse terminara, le propuso rebelarle lo que había ocurrido con su madre: Ozai tenía toda la intención de matar a su propio hijo por mandato de Azulon, pero Ursa lo detuvo ayudándole a reclamar el trono, pero como consecuencia fue desterrada, por lo que era posible que siguiera con vida. Zuko se llenó de conmoción por este nuevo conocimiento, pero cuando terminó el eclipse, Ozai lo atacó con un rayo. Sin embargo, Zuko fue capaz de redirigirlo hacia su padre, dándole tiempo de escapar.

Luego de la confrontación, Zuko se mostró reacio a hablar sobre Ozai con el resto del Equipo Avatar, salvo para declarar que siempre había sido bueno para la guerra, además de ser el "peor padre en la historia de los padres". Pese a su desprecio por Ozai, Zuko era capaz de entender que Aang se mostrase indeciso respecto a su tarea de tomar la vida del Señor del Fuego.  

Después de la batalla, Zuko visitó a su padre en la cárcel, mostrándose evidentemente satisfecho con su castigo, que el Avatar lo despojara de su Fuego Control de forma permanente, incluso elogió a su padre por desterrarlo, ya que fue lo que le ayudó a darse cuenta de su destino y encontrar el camino correcto. Ozai hasta dijo sentirse honrado de que el nuevo Señor del Fuego lo visitara en su celda. Antes de irse, Zuko exigió saber dónde estaba su madre, sólo para recibir una burla de su padre, afirmando que no podría con la presión de ser el Señor del Fuego, y que tarde o temprano acudiría a él en busca de ayuda.

Tiempo después, Ozai trató de persuadir a Zuko de que debería mantenerse firme a cualquier descisión que tomara, ya que era el Señor del Fuego. Zuko, aunque al principio enfurecido por ese comentario, pidió el consejo de Ozai después de enterarse de que el Rey Tierra estaba atacando las colonias de la Nación del Fuego.

Luego de escuchar una conferencia de un profesor del Reino Tierra respecto a la familia, Zuko confesó sentirse culpable por encarcelar a su padre.

Ursa[]

Recuerda esto Zuko: No importa lo mucho que las cosas cambien, nunca olvides quién eres. "
- Ursa a Zuko .
Ursa y Zuko

Ursa fue muy maternal y sentía mucho afecto por Zuko.

Zuko siempre tuvo una estrecha relación con su madre, que era todo lo contrario a su padre. Ursa siempre lo animaba cuando fallaba en algo, lo consolaba cuando su hermana se metía con él e incluso discutía con Ozai por tratar mal a Zuko. Se sabe que Zuko disfrutaba pasar tiempo con su madre, como cuando estaban alimentando a los patos tortuga en el jardín del palacio, y ella le daba pequeñas lecciones sobre la vida.

Zuko fue el más afectado cuando Ursa desapareció misteriosamente. Hasta llegó a creer que estaba muerta. Durante su estancia en el Reino Tierra, los recuerdos de su madre le daban alientos para seguir adelante, recordando esos momentos como "la época en la que eran una familia feliz". Cuando Zuko entró en un conflicto consigo mismo estando en Ba Sing Se, entre sus sueños febriles, escuchó a su madre gritando por ayuda.

Ursa abraza a Zuko

Su instinto maternal hizo que la despedida con su hijo fuera muy dolorosa.

Tiempo después, Zuko visitó la casa donde su familia pasaba las vacaciones en la Isla Ember. Allí encontró un retrato de su familia y comenzó a tener escenas retrospectivas, entre ellos uno en el que su madre le ayudaba a hacer un molde de yeso de su mano. Su madre fue una de las razones por las que Zuko decidió unirse al Avatar en su lucha contra Ozai, deseando disculparse con ella por sus malas decisiones. Durante el eclipse solar, aprovechándose del cariño de Zuko por su madre para distraerlo, Ozai le reveló que Ursa en realidad había sido desterrada por actos de traición, por lo que era posible que estuviese viva. Esta sorprendente revelación renovó la esperanza de Zuko de volver a ver a su madre, llegando a derramar algunas lágrimas.

Luego de que Ozai fue encarcelado tras su desastrosa derrota a manos del Avatar, Zuko lo visitó en su celda y exigió saber dónde estaba su madre, pero no recibió respuesta. Al no recibir ayuda de su padre, Zuko inició una serie de búsquedas, incluso contratando a June y a su shirshu , pero todo fue en vano. Decidido a encontrar a su madre y reconectarse con su lado de la familia, visitó a Azula y le pidió su ayuda para encontrarla.

Con el tiempo, Zuko encontró a su madre viviendo como Noriko, con una nueva familia y sin recuerdos de su vida como Princesa de la Nación del Fuego. Zuko estuvo dispuesto a dejarla vivir su vida al ver lo feliz que era, pero en última instancia, ella optó por recuperar sus antiguos recuerdos. Zuko no guardó rencores contra su madre por su decisión de olvidar su antigua vida, en cambio le pidió que le relatara su historia. 

Como Señor del Fuego, Zuko anuló el exilio de su madre, permitiéndole visitar la ciudad capital con su familia.  

Tío Iroh[]

Después de que salga de aquí, iré a liberar a mi tío de prisión. Y voy a rogar por su perdón. ¡Él es el único que ha sido un verdadero padre para mí! "
- Zuko hablándole a Ozai sobre Iroh.

Además de ser el tío de Zuko, Iroh también era su mentor, Maestro Fuego control, y hasta una figura paterna. Así mismo, Iroh veía a Zuko como su hijo desde la muerte de Lu Ten. Él fue el único que se unió a Zuko en búsqueda del Avatar, a pesar de considerarla una misión imposible.  

Iroh siempre era capaz de templar la ira de Zuko con su actitud calmada y paciencia, aunque a menudo su irónico sentido del humor desesperaba al joven, quien impacientemente se resistía a escucharlo cuando le daba consejos. Pese a no demostrarlo durante su tiempo como príncipe desterrado, Zuko estaba profundamente agradecido con su tío por su apoyo. Una vez, Zuko se vio obligado a elegir entre seguir al Avatar o salvar a Iroh, que había sido secuestrado por soldados del Reino Tierra, y eligió lo segundo. Iroh también era muy protector con su sobrino, defendiéndolo de Zhao, e incluso de su propia sobrina, Azula. Ambos dependían uno del otro en el exilio, especialmente cuando ambos se convirtieron en fugitivos de su propia nación.  

Iroh junto a Zuko a poco de ser exiliado

Cuando Zuko decidió viajar por su cuenta, creyendo que no valía la pena seguir juntos, Iroh discretamente siguió el rastro de su sobrino, asegurando que aún si Zuko no quería su ayuda, quería estar allí cuando lo necesitara. 

Zuko y Iroh se reunieron durante una batalla con Azula y el Equipo Avatar . Pero su reencuentro fue interrumpido, cuando Iroh fue gravemente herido por Azula, por lo que Zuko se mostró visiblemente angustiado. Zuko llevó a su tío a un lugar seguro y lo ayudó a recuperarse, incluso trató de prepararle un té. Una vez que Iroh había sanado significativamente, comenzó a enseñarle a Zuko sobre la técnica del rayo. Pero como el joven no era capaz de llevar a cabo la técnica debido a su conflicto interno, Iroh le mostró una técnica que él mismo había creado: "redirección de relámpago"; sin embargo, se negó a lanzarle un rayo a su sobrino, aún como entrenamiento, alegando lo peligroso que era. 

Durante su tiempo en Ba Sing Se, Iroh intentó convencer a Zuko de olvidar el pasado y rehacer su vida. Yendo tan lejos como para arreglarle una cita con Jin, una chica que frecuentaba el salón de té donde trabajaban. Cuando Zuko adoptó una vez más su identidad como el Espíritu Azul para robar al bisonte del Avatar, Iroh finalmente perdió los estribos y reprendió a Zuko por su falta de planificación, y una vez más trató de que se diera cuenta de que podía elegir su destino, en vez de seguir el que alguien más le había impuesto. Aunque le dolía escuchar las duras palabras de Iroh, Zuko finalmente comprendió y optó por liberar a Appa, permitiendo que el bisonte volviera con Aang. Durante la metamorfosis de Zuko, Iroh cuidó de él, sabiendo que cuando se recuperara, sería una persona diferente. Cuando todo terminó, Zuko estaba extrañamente optimista y entusiasmado por su nueva vida en Ba Sing Se y por ayudar a su tío en su nuevo salón de té. Sin embargo, fue de corta duración, tras un enfrentamiento en las Catacumbas de Cristal, Zuko se puso del lado de Azula y traicionó a Iroh, quien se limitó a voltear la cabeza, decepcionado por la elecciones que su sobrino. 

Una vez que Iroh fue llevado de vuelta a la Nación del Fuego como prisionero, se negó a hablar con Zuko, a pesar de sus frecuentes visitas y su aparente confusión. Zuko llegó a gritarle a su tío que no le importaba y no tenía nada que reclamarle, aunque en el fondo se sentía muy culpable por haberlo traicionado, ya que Iroh no había hecho más que apoyarlo incondionalmente durante años. Iroh finalmente rompió su silencio para revelarle a Zuko que el Avatar Roku era su bisabuelo materno, y que él era el único capaz de redimir a su familia, ayudando a restablecer el equilibrio en el mundo. Demostrando que aunque su sobrino lo había traicionado, él todavía tenía fe en Zuko. Durante el Día del Sol Negro, Zuko optó por unirse al Avatar y decidió liberar a Iroh y pedirle perdón. Sin embargo, Iroh escapó por su cuenta, sin dejar indicio a su sobrino de a dónde pudo haber ido. 

Durante su tiempo con el Equipo Avatar, Zuko hablaba constantemente de su tío con sus nuevos amigos, refiriéndose a Iroh como más que un padre para él. Y a menudo cuando sentía dudas, Zuko trataba de pensar que haría su tío en su lugar o qué le diría. Hasta expresó abiertamente su sentimiento de culpa por haberlo traicionado. Antes de la llegada del Cometa de Sozin, Zuko se enteró de que Iroh era el líder de la Orden del Loto Blanco y que pretendía liberar Ba Sing Se. Zuko se reunió con su tío antes de la batalla final y sollozó pidiéndole perdón. Iroh abrazó a su sobrino, afirmando que nunca estuvo enfadado con él, simplemente estaba triste por que temía que hubiese perdido su camino y ahora estaba orgulloso al ver que Zuko por fin había encontrado la paz consigo mismo y con su destino. 

Antes de partir para luchar con Azula, Zuko le preguntó a Iroh si aceptaría su lugar legítimo como Señor del Fuego. Iroh se negó, alegando que Zuko era el más adecuado: un idealista con un corazón puro. Zuko no estaba seguro debido a su historial de fechorías, pero Iroh le aseguró que había aprendido de sus errores y ahora estaba listo. Zuko se envalentonó por las sabias palabras de su tío y le preguntó a Katara si le ayudaría a derrotar a su hermana. Cuando la Guerra de los Cien Años por fin terminó, Zuko pasó un tiempo en El Dragón Jazmín, ayudando a Iroh a servir el té a sus amigos, al igual que en los viejos tiempos.

Cuando la controversia en Yu Dao se volvió hostil, había pasado un año desde que Zuko habló por última vez con su tío. El joven Señor del Fuego quería asegurarse de que Iroh pudiera vivir una vida pacífica y tranquila después de la guerra, por lo que se negó a molestarlo en busca de consejo. Aunque después de la crisis, Iroh se preguntó por qué Zuko no había venido a él antes, dispuesto a darle apoyo como siempre. Incluso aceptó ser el Señor del Fuego temporalmente mientras Zuko iba en busca de su madre junto al Equipo Avatar.

Lu Ten[]

La relación de Zuko con Lu Ten es desconocida, aunque era evidente que se llevaban bien, como se ve cuando los dos y Iroh estaban construyendo un castillo de arena en la playa. Zuko parecía tener un gran respeto por su primo, y se mostró triste tras la noticia de la muerte de Lu Ten, e incluso regañó a su hermana por no reconocer el dolor por el cual debía estar pasando su tío Iroh.

Azula[]

"Azula siempre miente".
- Zuko repitiéndose a sí mismo.

Azula es la hermana menor de Zuko por dos años, pese a esto ella siempre demostró gusto en atormentar a su hermano. De niños, Zuko estaba celoso de ella, ya que era una prodigio en Fuego Control y la favorita de su padre, ignorando que ella estaba celosa de él por ser el favorito de su madre. Debido a la crianza y favoritismo de distintos padres, así como diferentes puntos de vista, no eran capaces de coexistir sin pelear, salvo en algunas ocasiones donde parecían dejar sus diferencias por un momento para jugar y divertirse, como cuando recreaban la escena de lucha de la obra favorita de su madre, Amor entre dragones.

Tras el fallido intento de invadir la Tribu Agua del Norte, Ozai le encargó a Azula la tarea de capturar a Iroh y Zuko, entonces considerados traidores por la Nación del Fuego . Azula trató de capturarlos, atrayendo a Zuko con la mentira de que Ozai lo quería de vuelta a casa. Sin embargo, su mentira fue descubierta, y los hermanos comenzaron a atacarse ferozmente, Azula disfrutaba torturar a su hermano con el hecho de que su padre lo culpara de la invasión fallida y que lo considerara un inútil y una vergüenza.

Zuko y Azula

Zuko encarando a su hermana por decirle a Ozai que él había matado al Avatar.

A pesar del claro desprecio entre ambos, Azula tenía una gran influencia sobre Zuko, que solo rivaliza con la de Iroh. Ya que fue capaz de convencerlo de traicionar su tío y ayudarla a conquistar Ba Sing Se. Aún así, Zuko no confiaba del todo en su hermana, conociendo su naturaleza fría y calculadora, por ello sospechó de ella cuando ésta mintió a su padre diciendo que Zuko había sido el responsable de la muerte del Avatar; al confrontarla, Azula tranquilamente le explicó que si resultaba que el Avatar estaba vivo, toda su gloria se convertiría en vergüenza. Demostrando que ella sólo se protegía a sí misma.

Durante unas breves vacaciones en la Isla Ember, los hermanos compartieron un sentimiento de nostalgia y depresión luego de visitar su antigua casa de playa. Ella le ayudó a ordenar sus dudas respecto a su ira y sentimientos conflictivos por traicionar a Iroh, aunque lo llamó patético por darle tanta importancia.

Luego de que Zuko se uniera al Equipo Avatar la rivalidad entre ellos regresó. Azula no escatimaba en usar todas sus fuerzas para atacar a su hermano, e incluso le deleitaba la idea de deshacerse de él de una vez por todas. Sin embargo, el odio Azula hacia hacia su hermano empeoró luego de que una de sus únicas amigas, Mai, se arriesgara para salvarlo y dejarlo escapar.

Cuando Azula atacó en Templo Aire del Oeste, con toda la intención de matarlo, Zuko luchó contra ella para permitir que el resto del grupo escapara. Cuando los dos trataron de dar un golpe fatal al mismo tiempo, ambos cayeron de la aeronave; Zuko pronto fue salvado, pero Azula continuó cayendo. Zuko lamentaba ver a su hermana caer hacia su muerte. Sin embargo, ella se las arregló para detener su caída impulsándose hacia un acantilado cercano.

Zuko decidió enfrentar a Azula durante la llegada del Cometa de Sozin con el fin de recuperar su derecho de nacimiento para convertirse en el Señor del Fuego. Decidida a acabar con él, Azula lo desafió a un Agni Kai. Durante el duelo , Zuko notó lo mentalmente perturbada que estaba su hermana. Con el tiempo, Azula comenzó a caer en desventaja, Zuko tomó la delantera y comenzó a burlarse de ella por no utilizar sus rayos. En su estado frenético, ella mordió el anzuelo y se preparó para disparar un rayo, mientras Zuko se preparaba para redirigirlo y poner fin a su batalla. En el último momento, ella optó por dispararle a Katara y Zuko se lanzó delante del rayo para salvarla, a pesar de que se las arregló para redirigir la mayoría del relámpago, la energía restante lo dejó incapacitado. El joven se vio obligado a ver como Azula continuaba atacando a Katara, incapaz de ayudar. La batalla terminó con la derrota de Azula cuando Katara logró encadenarla al suelo. Luego de ser curado por la maestra agua, Zuko y Katara vieron con horror y pena cómo Azula se desquiciaba completamente. Azula fue posteriormente encarcelada en un centro de salud mental, según lo ordenado por su hermano.

Un año después del encarcelamiento de Azula, una vez más, Zuko tomó la determinación de encontrar a su madre, y después de muchos intentos fallidos, llegó a la conclusión de que la única que podría convencer a Ozai de hablar era Azula. Zuko visitó personalmente Azula en el centro donde estaba siendo tratada, aún perdida en su locura. De mala gana, le pidió su ayuda para convencer a Ozai de revelar la ubicación de Ursa, y exigió saber lo que quería a cambio. Aunque loca, Azula se mantuvo condescendiente como siempre, refiriéndose a Zuko como "Zuzu" una vez más. Sin embargo, accedió a ayudarlo, confesando que también tenía curiosidad de saber qué había sido de su madre. A cambio de la cooperación de Azula en su búsqueda, Zuko ordenó su salida de la institución mental y la dejó acompañarlo a él y al Equipo Avatar. Sin embargo, se mantuvo enfocado y alerta a todos sus movimientos, incluso pidió a sus amigos mantener un ojo sobre ella en todo momento durante su viaje. Luego de haber escuchado una conferencia de filosofía del Reino Tierra sobre la familia y ver la interacción de Sokka con Katara, Zuko decidió tratar de llevarse bien con Azula, afirmando que a pesar de la crueldad de Azula, todavía era su hermana. 

La relación de los hermanos finalmente llegó a un punto que decisivo cuando Zuko se vio obligado a luchar con Azula para impedir que matara a su madre. Azula cuestionó por qué estaba luchando cuando él ni siquiera quería el trono, y por qué no la había matado cuando tuvo la oportunidad. Zuko respondió que él sabía que el trono, y las responsabilidades que conllevaba, era su destino, antes de responder que no la había matado por un simple hacho: que sin importar lo mala que fuese su relación, ella nunca dejaría de ser su hermana, y alguien que le importaba. Dándose cuenta al fin de que alguien la amaba incondicionalmente, Azula dejó caer la carta incriminatoria contra Zuko antes de huir, dejando a su madre ilesa. Zuko la persiguió, pidiendo que volviera para que pudiera ayudarla, pero ella se limitó a decir: "Aún cuando eres fuerte, eres débil...".

Ikem[]

Ikem es el padrastro de Zuko a través de su matrimonio con su madre, Ursa en su nueva vida como Noriko. A través de una vieja carta dirigida a Ikem de su madre, Zuko creyó por un tiempo que Ikem era su verdadero padre. Esta creencia sacudió a Zuko lo suficiente como para considerar dejar el trono.

Cuando Ikem les reveló la verdad tanto al Señor del Fuego como a Ursa, y pidió disculpas por no haber hablado antes, Zuko no le guardó ningún rencor, comprendiendo su deseo de proteger a Ursa, y a su hija Kiyi. Desde entonces los dos construyeron una relación sólida de respeto mutuo.

Kiyi[]

Kiyi es la media hermana menor de Zuko, aunque él no era consciente de esto cuando se conocieron, el muchacho se mostró amable y protector con ella, defendiéndola cuando Azula amenazó con arruinar su muñeca. Antes de irse, la pequeña preguntó si volvería a visitarlos. Cuando Zuko volvió, ella lo abrazó, llamándolo su "mejor amigo". Sin embargo, cuando de repente Zuko empezó a decir que Noriko era realmente su madre también, confundida, Kiyi abrazó a su madre con fuerza.

Durante su camino a la Ciudad Capital, ambos demostraron llevarse bien. Así como Zuko se preocupaba por la seguridad de la pequeña, Kiyi le tenía la suficiente confianza como para afirmar que estaba segura de que Zuko los mantendría a salvo a ella y a sus padres. Zuko incluso admitió que el apodo de "Zuzu" sonaba más agradeble viniendo de Kiyi que de Azula.

Izumi[]

Izumi es la hija de Zuko. Poco se ha revelado sobre la relación de Zuko con su hija hasta el momento. Pero se sabe que Zuko se preocupa por ella, especialmente cuando su vida se vio amenazada por el Loto Rojo.

Al parecer, Zuko ha educado bien a su hija sobre la historia de su Nación, pues Izumi es consciente sobre las guerras en las que ha participado la Nación del Fuego, y por tanto ella se niega a iniciar conflictos sin provocación o a menos que sea como último recurso.

Intereses Amorosos[]

Jin[]

¿Cómo estuvo tu cita, Príncipe Zuko? " 
"...Agradable"
- Zuko hablando con Iroh.

Ambos se conocieron mientras Zuko y su tío trabajaban sirviendo té en una tienda. Aunque Zuko sospechó de Jin cuando comenzó a frecuentar el local, Iroh le sugirió que simplemente estaba interesada en él. Confirmando la hipótesis del anciano, cuando Jin se acercó para pagar por su té, se dirigió a Zuko pidiéndole una cita, el joven no tuvo tiempo de contestar pues su tío aseguró que Zuko asistiría con gusto.

Jin con Zuko

Durante su cita, Zuko estuvo tímido y torpe durante toda la comida; sin embargo, Jin parecía estar disfrutando la conversación. Sin embargo, Zuko negó con vehemencia que Jin fuera su novia cuando el camarero lo sugirió. Después de la cena, Jin llevó a Zuko a su lugar favorito, la fuente de las lámparas. Pero cuando llegaron allí, encontraron las lámparas apagadas. Viendo la desilusión de Jin, Zuko le pidió que cerrara los ojos y utilizó su fuego control para encender las lámparas. Jin estaba sorprendida y algo confusa respecto a cómo las había encendido, pero Zuko sólo sonrió en respuesta.

Cuando Jin intentó besarlo, Zuko lo evitó entregándole un cupón para una taza de té gratis que su tío le había dado. Jin dijo que era dulce de su parte y lo animó a que él cerrara los ojos esta vez. Zuko así lo hizo y Jin finalmente lo besó, él incluso le correspondió pero casi inmediatamente se separó de ella, diciéndole, "Es complicado", y regresó a su apartamento, dejándola decepcionada.

De vuelta en el apartamento, Iroh le preguntó cómo había estado su noche, y Zuko en un primer momento fue a su habitación y cerró la puerta, pero después de unos momentos apareció de vuelta y simplemente respondió: "agradable".

Mai[]

"Te ves hermosa cuando odias al mundo"
"Pero a ti no te odio"
"Yo tampoco te odio"
- Zuko y Mai en una cita.

Siendo amiga de su hermana, Mai y Zuko se conocían desde niños. En ese entonces, Mai se mostraba muy tímida cuando Zuko estaba cerca. Aunque el joven príncipe no tenía interés en jugar con su hermana y sus amigas (más debido a su hermana), demostró una evidente preocupación por Mai, pues cuando la princesa ideó un plan para avergonzarlos; encendiendo una manzana sobre la cabeza de Mai, Zuko sin dudar se apresuró intentar ayudar a Mai, pero al querer arrojar la manzana en llamas a la fuente cercana, tropezó y ambos terminaron cayendo al agua. Ante esto Ty Lee comentó que "se veían lindos juntos".

En el comic "A casa otra vez", Azula planeó "reencontrarlos" para convencer a Zuko de regresar a la Nación del Fuego. Pero la "cita" resultó un desastre y los dos jóvenes decidieron salir a dar un paseo por la ciudad. Fue entonces cuando Mai avergonzó a Zuko delante de Jin, llevándolo a caer en una fuente. Zuko se molestó por la broma, pero comentó que extrañaba ver ese lado alegre de Mai, a lo que ella le respondió que muchas cosas habían cambiado, pero no todo. Acto seguido, ambos compartieron su primer beso. 

Su relación se volvió algo tensa durante unas breves vacaciones en la Isla Ember, como cuando Zuko intentó regalarle a Mai una caracola, solo para recibir una respuesta negativa de que "solo a las chicas tontas les interesaban cosas así". Durante la fiesta de Chan, Zuko finalmente perdió los estribos cuando vio a Mai hablando con Roun Jian, expresando su molestia por naturaleza estoica de Mai. Antes de salir de la fiesta, Mai le respondió que "se había acabado". Más tarde, Zuko se reunió con Azula, Ty Lee y Mai en la playa, donde los cuatro hablaron abiertamente de sus problemas alrededor de una fogata. Zuko admitió molestarle que Mai mantuviera sus sentimientos reprimidos, aún frente a las críticas de otros, y que a veces quisiera verla más feliz. Luego de que Zuko admitiera estar confundido y molesto consigo mismo, Mai reconoció que él le importaba y ambos se reconciliaron con un beso.  

En los días previos al eclipse, Zuko pasaba el tiempo con Mai en su casa, dando órdenes a algunos sirvientes, e incluso en un momento hablando sobre sus preocupaciones. Mai trató de animarlo cuando este se enteró de una reunión de guerra de la cual nadie le había informado. Antes de irse para unirse al Equipo Avatar, Zuko le dejó una carta de despedida. Cuando Sokka le preguntó si había alguien a quien extrañaba luego de haber dejado su hogar, Zuko reconoció a Mai como la única que le importaba, y le preocupaba que lo viera como un traidor, refiriéndose a ella como su novia.  

En la Roca Hirviente, Zuko fue confrontado por Mai en una celda de la prisión. Ella expresó su dolor y resentimiento por que Zuko no habló con ella directamente, pese a los intentos del joven de explicarle que se había ido para ayudar a su nación. Cuando se produjo un motín como parte del plan de escape, Zuko comentó con orgullo que ella no necesitaba protección, reconociendo las habilidades de Mai. Aun así, la encerró en la celda para mantenerla a salvo. Para su sorpresa, Mai se liberó y sometió a todos los guardias de la prisión que estaban obstaculizando el esfuerzo de escape del grupo, traicionando a Azula, y reconociendo que amaba a Zuko más de lo que le temía a Azula, llegando tan lejos como para batirse a duelo con la princesa. 

Cuando la Guerra de los Cien Años terminó y la coronación de Zuko estaba a punto de empezar, Mai le ayudó a vestirse y reavivaron su relación con un abrazo y un beso apasionado. Zuko y Mai se mantuvieron cerca después de la guerra, pero a medida que el proceso de paz comenzó a desintegrarse un año después, la tensión entre ellos regresó. Zuko sufría de estrés severo e insomnio después de varios atentados contra su vida, y luego de un ataque, perpetrado por Kori Morishita, Zuko se aventuró hacia la colonia de Yu Dao para enfrentar a los colonos, sin informarle a Mai de su partida. Mai se enteró de su partida por lo edictos oficiales publicadas por la ciudad, y al regreso de Zuko, lo enfrentó expresando su preocupación por su seguridad. Mai le recordó que podía confiar en ella, y Zuko se disculpó por haberle causado preocupación.

Mai estaba profundamente preocupada por el estrés y la falta de sueño que Zuko había estado sufriendo, y durante su ausencia contactó a las Guerreras Kyoshi y su amiga Ty Lee para actuar como sus guardaespaldas, creyendo que los Guardias Imperiales eran unos incompetentes. Zuko aceptó la protección adicional.

La relación de Zuko y Mai finalmente obtuvo al menos un fin temporal cuando Mai se enteró de las visitas secretas de Zuko a su padre en la prisión. Afirmando que Zuko amaba sus secretos más que a ella, Mai abandonó el palacio.

Aliados[]

Aang[]

Originalmente, como el Avatar, Aang era el mayor rival de Zuko y su premio largamente buscado. A lo largo de la mayor parte de la serie, el enfoque principal de Zuko era capturar a Aang, viendo la captura y entrega del Avatar al Señor del Fuego Ozai como la única manera de restaurar su honor perdido; yendo tan lejos como para pelear con rivales de su propia nación.

En una ocasión, Zuko tomó la identidad del Espíritu Azul, un vigilante enmascarado, con el fin de secuestrar a Aang de la fortaleza donde estaba siendo mantenida por el almirante Zhao, que había logrado capturarlo. Zuko logró escapar de la fortaleza junto con Aang, pero una vez afuera, fue noqueado por una flecha de un arquero Yuyan. Aang desenmascaró a su "salvador", llevándose una gran sorpresa al descubrir que se trataba de Zuko. Sabiendo que no podía dejarlo en manos de Zhao, Aang usó sus poderes de aire control para huir del lugar junto con Zuko. Cuando el príncipe despertó, Aang le habló con nostalgia de Kuzon, un chico de la Nación del Fuego, que solía ser su amigo antes de la guerra. Aang le preguntó inocentemente, si ambos hubieran podido ser amigos, si se hubieran conocido en otras circunstancias. Pero Zuko le respondió disparando una ráfaga de fuego; dejándolo escapar a través de los árboles. 

A pesar de su rivalidad, las historias de Aang y Zuko a menudo eran una paralela en la estructura narrativa de la historia. Como los flashbacks de los incidentes que cambiaron sus respectivas vidas para siempre: en el caso de Aang, el momento en el que huyó del Templo Aire, en un intento de evadir sus responsabilidades como Avatar. Y en el caso de Zuko: el Agni Kai contra su padre, causante de su cicatriz y pérdida de su honor. En cierta forma, ambos estaban marcados, con Aang con sus tatuajes en forma de flechas, mientras que Zuko tenía una gran cicatriz en su ojo izquierdo. 

Cuando Zuko capturó a Aang durante el Asedio del Norte, a pesar de que el Avatar no podía oirlo, habló con él sobre su filosofía de vida, cómo siembre había tenido que luchar por todo, mientras que su hermana Azula siempre había sido una prodigio y la favorita de su padre. Una vez que los amigos de Aang llegaron a rescatarlo, Aang una vez más optó por salvar la vida de Zuko, en vez de dejarlo inconsciente en una tormenta de nieve. 

Después de Zuko fue declarado traidor de la Nación del Fuego, todavía se empeñaba en capturar a Aang, a pesar de su falta de recursos. Cuando Zuko confrontó tanto a Aang como a Azula en un pueblo fantasma del Reino Tierra, al principio el duelo entre los tres fue reñido, hasta que Iroh y los amigos de Aang aparecieron; dando lugar a que se unieran para acorralar a Azula. Cuando Azula atacó a Iroh por sorpresa y escapó, no permitió que el Avatar o sus amigos se acercaran a él.

Durante su tiempo como refugiado en Ba Sing Se, por insistencia de su tío, Zuko estuvo considerando la idea de olvidar capturar al Avatar y empezar una nueva vida; idea que se puso a prueba cuando descubrió que Aang estaba e la ciudad, y que estaba buscando a Appa. Pero en vez de utilizar a bisonte como carnada, lo liberó de la prisión de los Dai Lee. Pero cuando Azula le ofreció la oportunidad de recuperar su honor y su derecho de nacimiento, Zuko traicionó al Equipo Avatar, y a su propio tío. E incluso contrató a un asesino a sueldo para asegurar que el Avatar permaneciera muerto. Con el tiempo, a Zuko le fue rebelado por su tío Iroh que el abuelo de su madre Ursa, era nada menos que el Avatar Roku, por tanto Aang era la reencarnación de su bisabuelo; dando lugar a la razón del conflicto entre el bien y el mal dentro de Zuko.

Luego de confrontar a su padre Ozai y declarar que ayudaría al Avatar a derrotarlo, Zuko siguió a Aang y a sus amigos hasta uno de los templos aire; recordando la última vez que había estado ahí hace tres años, cuando apenas iniciaba su búsqueda del Avatar. Sabiendo que había hecho cosas atroces en el pasado, y que seguramente no sería bienvenido por el grupo, aun así Zuko se esforzó por ser sincero y ofreció enseñarle a Aang Fuego Control. Al principio, Aang se negó a permitir que Zuko se uniese al grupo, a pesar de que Toph aseguraba que el príncipe decía la verdad, y que realmente había liberado a Appa en Ba Sing Se. Sin embargo, cedió después de que Zuko ayudó al grupo a derrotar al Hombre Combustión. Y se sintió identificado con él cuando expresó la prudencia que requería el fuego control; ya que Aang había herido accidentalmente a Katana la primera vez que había intentado hacer Fuego Control sin cuidado. A partir de entonces, Zuko se convirtió en profesor de fuego control de Aang.

Aang parecía ser más amable hacia Zuko que el resto del grupo; además de Toph. El Avatar nunca hizo comentarios sarcásticos o poco amistosos hacia él. Incluso trató de ayudarlo cuando Zuko aparentemente había perdido su fuego control. La amistad y confianza entre ambos creció luego de una expedición a las ruinas de la civilización de Los Guerreros del Sol, durante la cual Zuko animó a Aang a no rendirse y dando lugar a que el niño superara su miedo al fuego control.

Durante su estancia en la Isla Ember, cuando Aang y sus los demás decidieron tomarse un descanso. Zuko se enojó y atacó a Aang como un entrenamiento, exigiendo que luchara en lugar de tratar de evitar el conflicto. Cuando se enteró de que Aang pensaba enfrentar a Ozai después del Cometa de Sozin, Zuko les informó del plan de Ozai de destruir el Reino Tierra. En preparación, Zuko le enseñó a Aang cómo redirigir un rayo; sabiendo que le sería de utilidad contra Ozai.

Cuando Aang desapareció luego de una discusión respecto a qué debería hacer cuando enfrentara al Señor del Fuego, Zuko estaba genuinamente preocupado por su desaparición, confesándole a Katara que su preocupación por Aang era mayor que tener que luchar contra Azula.

En su coronación como el Señor del Fuego, Zuko expresó orgullo por el éxito de Aang, y los dos se abrazaron, demostrando que oficialmente eran amigos. Y juntos le prometieron al mundo que trabajarían juntos para restaurar a las naciones devastadas por la guerra.

Durante la celebración del fin de la guerra, en Ba Sing Se, Zuko le pidió a Aang que prometiera, como Avatar, ponerle fin a su vida si mostraba signos de estarse convirtiendo en alguien como su padre, Ozai. Promesa que Aang aceptó, aunque vacilante.

Zuko y Aang

Un año más tarde, su amistad se tornó algo tensa cuando Zuko retiró su apoyo del Movimiento de Restauración de la Armonía; preocupado por las personas que abitaban en las colonias, mientras que Aang argumentaba que las naciones debían permanecer separadas. El altercado finalmente terminó cuando Aang, con algo de ayuda de Katara, se dio cuenta de que el mundo había cambiado desde el tiempo del Avatar Roku, y que las naciones no necesitaban estar separadas para estar en paz.

Tras la revelación de que Zuko era bisnieto del Avatar Roku, Aang comenzó a ver a Zuko como familia.

Al crecer, Aang acudía a Zuko en busca de consejo. De acuerdo con su nieto Iroh, Zuko siempre confió en el instinto del Avatar.

Appa[]

" A Appa parece agradarle"
- Toph hablando de Zuko.

Como un enemigo del Equipo Avatar, Zuko era originalmente un enemigo de Appa también. En Ba Sing Se, Zuko liberó a Appa de la prisión de los Dai Li , ganando el respeto del bisonte. Semanas después en el Templo Aire del Oeste, Appa fue el primero en aceptar a Zuko como amigo, demostrándolo con una lamida, este hecho fue una de las razones por las que Aang y Toph consideraron posible que Zuko realmente había cambiado y era sincero respecto a sus intenciones de unirse a su grupo. 

La primera vez que Zuko montó en Appa, afirmó: "pensé que esto sería mucho más rápido", a lo que el bisonte simplemente respondió (según Aang): que en su grupo iniciaban las misiones con más optimismo. Antes de la llegada del Cometa de Sozin, Appa tenía la suficiente confianza como para permitir que Zuko lo dirigiera.

Momo[]

Aunque Zuko fue originalmente enemigo del Equipo Avatar, rápidamente mostró aceptación cuando Zuko admitió haber tenido un cambio de corazón y expresó su deseo de unirse al grupo. El lémur también se mostró triste después de que Zuko fue rechazado por el grupo.

Durante una de las lecciones de fuego control de Aang, Momo se escondió detrás de Zuko, lo que implica que confiaba en él al igual que todos los demás.

Katara[]

Gracias, Katara. " 
"Creo que soy la que debería agradecerte'"
- Zuko y Katara después de que ella sanó su herida desde la protección de ella.

Siendo una amiga cercana de Aang y firme defensora, por asociación, Katara era una enemiga de Zuko.

Ambos tuvieron su primer interacción directa cuando Zuko capturó a Katara con la ayuda de una banda de piratas. Zuko intentó utilizar el collar que Katara había perdido (el último recuerdo de su madre) como un soborno para forzarla a traicionar a Aang, pero ella se negó. Más tarde, Zuko empleó a la cazarecompensas, June y su shirshu, utilizando el collar para rastrear a Katara, y de este modo encontrar a Aang. Sin embargo, el collar fue recuperado por el Avatar y devuelto a Katara.

Durante el asedio del Polo Norte, después de que Zuko había hecho su camino hacia el Espíritu Oasis de la Tribu Agua del Norte, Katara fue la única que le impedía secuestrar a Aang, quien se encontraba en fuga meditativa mientras trataba de solicitar la ayuda de los espíritus para derrotar a la flota de Zhao. Gracias al intenso entrenamiento entregado por Pakku, un maestro de agua control, y con ella en su faceta más poderosa durante la Luna Creciente, debido a la poderosa influencia de la Luna sobre el Agua Control, Katara era una gran rival para Zuko, e inicialmente le sometió. Sin embargo, cuando salió el sol, lo que disminuye su poder como maestra agua, y aumenta el de él como maestro fuego, él la dominó, la dejó fuera de combate, y escapó con Aang. Más tarde, Katara derrotó a Zuko cuando ella, Sokka, y la Princesa Yue fueron a rescatar a Aang.

Katara amenaza a Zuko

Katara, junto con Toph, Sokka y Aang, atacaron la Princesa Azula al unísono con Zuko en Tu Zin. Una vez que Azula había desaparecido, Katara trató de decirle a Zuko que ella podría ayudar a Iroh, quien resultó herido en la batalla, con sus habilidades curativas, pero se fue con sus compañeros cuando Zuko violentamente exigió que le dejaran solo a él y su tío.

Él y Katara fueron encarcelados en una cueva de cristal debajo del palacio del rey de la tierra. Katara inicialmente gritó a Zuko, culpándolo a él de la guerra iniciada por la Nación del Fuego. Zuko parecía comprensivo después de que Katara confesó que la guerra le quitó a su madre, pues decidió contarle que las acciones de la Nación del Fuego también le habían arrebatado a su madre, Ursa. También le confesó a Katara que solía pensar que su cicatriz lo marcaba y lo hacía diferente, pero ahora él cree que ya no la necesitaba para determinar su destino. Katara le ofrece intentar curar su cicatriz con agua del Oasis de los Espíritus, del Polo Norte. Justo antes de tomar cualquier acción, Iroh y Aang encontraron la prisión y a ellos. A pesar de la simpatía que cada uno mostró hacia el otro, Zuko se unió a Azula en tratar de capturar al Avatar poco después, y los hermanos lucharon juntos contra Katara y Aang, lo que causó resentimiento por parte de Katara hacia él.

Zuko recordaba la oferta de Katara para curar su cicatriz con el agua sagrada del espíritu oasis de la Tribu del Norte. Sospechaba que Katara había usado el agua especial para salvar a Aang, y dedujo que el Avatar podría estar vivo, a pesar de ser golpeado por un rayo mortal. Sin embargo, optó por ocultar esta información a su hermana.

Katara era quien más se oponía del grupo cuando Zuko pidió unirse. Más tarde, en privado, Katara habló con Zuko, diciéndole que si siquiera le dirigía una mirada maliciosa, cruzaba la raya, o le daba una sola razón para pensar que podría lastimar a Aang, ella personalmente lo mataría.

Katara perdonando a Zuko

A pesar de esto, Katara parecía confiar en Zuko en algún nivel, pues ella no protestó cuando él y Aang se fueron solos a la ciudad de Los Guerreros del Sol. Parecía haberse acostumbrado tanto a su presencia en el tiempo, si no otra cosa, sólo ligeramente burlándose de su broma. Ella volvió a mostrar confianza en Zuko, cuando él y Sokka se fueron en su "viaje de pesca" que resultó ser un plan de rescate de su padre, Hakoda, y Suki, la guerrera Kiyoshi.

Zuko enfrentó Katara sobre por qué ella no confiaba en él. Katara le gritó a Zuko, diciendo que ella fue la primera persona a confiar en él en Ba Sing Se, y él la traicionó, al tiempo que Zuko parecía decepcionado de sí mismo por sus acciones anteriores. Después de aquella discusión, Sokka le contó a Zuko sobre los soldados que mataron a su madre, cuando eran niños. Zuko reconoció quiénes eran, y más tarde dijo a Katara que conocía al soldado responsable del asesinato de su madre, un hombre con el nombre de Yon Rha. Viajaron juntos para atraparlo.

A pesar de la animosidad persistente, Katara y Zuko pudieron trabajar increíblemente bien en la búsqueda del soldado, y cuando lo hicieron, Zuko obligó al soldado a recordar el rostro de Katara. Katara casi mata a Yon Rha, pero al final se detuvo. Al regresar al campamento de la banda, Katara finalmente perdonó a Zuko y lo abrazó calurosamente, a sabiendas de que era digno de su confianza.

Zuko y Katara se llevaban mucho mejor después de su aventura, en la medida en que esta última tomó el gusto a las burlas del príncipe. En la obra que observaron en la Isla Ember, sus personajes tenían una relación romántica. Un poco nerviosos y avergonzados, Katara y Zuko se alejaron el uno del otro en sus asientos. Cuando June se refirió a Katara como la novia de Zuko, ambos reaccionaron nerviosos, lo negaron y quedaron avergonzados. Antes de la llegada del Cometa de Sozin, Zuko ayudó Katara en la búsqueda de Aang, que había desaparecido cuando se había aventurado a la isla tortuga-león en un trance. Posteriormente, Zuko se enfrentó a su tío Iroh, el nuevo líder de la Orden del Loto Blanco. Katara le aseguró que Iroh perdonaría sus errores del pasado, porque su tío le quería.

Cuando Zuko se dio cuenta de que tenía que derrotar a Azula y tomar su lugar legítimo como el Señor del Fuego, le pidió a Katara que le ayudará a enfrentarla, lo que ella aceptó de buen gusto. Cuando llegaron, Zuko le pidió a Katara dar un paso atrás, no estaba dispuesto a que resultara herida. Cuando Azula trató de matar a Katara con un rayo, Zuko abandonó su posición de defensa y optó por proteger a Katara, por lo cual resultó gravemente herido al recibir el ataque del rayo. Katara derrotó a Azula, y luego se apresuró para curar las heridas de Zuko. Zuko le dio las gracias por su gesto, pero Katara le aseguró que ella era la que debería estar dándole las gracias a él.

Los dos siguieron siendo amigos después de la batalla, y celebraron el fin de la guerra en Ba Sing Se junto con el resto del equipo Avatar.

Sin embargo, su amistad sufrió un tirón cuando Zuko detuvo a Katara de atacar a sus guardias, con Katara alegando que Zuko estaba dañándola. En cualquier caso, era Katara quien sugirió una reunión con el rey de la tierra para aliviar las tensiones entre Zuko y Aang.

Toph[]

¡Ay! ¿Por qué me pegas? " 
'"Así demuestro el afecto
"
- Zuko y Toph después de que ella le dio un puñetazo en el brazo.

Aparte de Appa, Toph fue probablemente la primera y única en quien confiar Zuko después le propuso unirse al grupo. Usando su sentido sísmica , se las arregló para percibir la sinceridad de Zuko. Su falta de la historia, el hecho de que ella entendía la vida familiar de Zuko, y su relación con Iroh también podrían haber sido factores. Zuko quemó accidentalmente pies de Toph cuando ella le hizo una visita sorpresa en el medio de la noche. Ella se redujo a gatear y sentir las vibraciones de la tierra a través de sus manos. El ataque no fue a propósito, sin embargo, como no se dio cuenta que era ella en ese momento. Después, él humildemente disculpas por atacar a ella y la quema de sus pies, reconociendo que debe tener cuidado al doblar un elemento tan salvaje y peligroso, que era la razón Aang decidió que era un maestro digno. Ella así lo perdonó, afirmando que unirse a él le daría la oportunidad de vengar a sus pies, aunque sea en forma de broma. Cuando Zuko y Aang no fueron capaces de crear fuego, Toph no se burlan de Zuko como Katara y Sokka hicieron . En cambio, se les aconsejó que encontrar y aprender de nuevo las raíces originales de fuego control, sobre la que Zuko respondió amargamente de que los maestros fuego originalesestaban todos muertos. Durante el juego de la Isla Ember, Toph lo consoló cuando el juego le recordó sus terribles errores, y le dio un puñetazo en el brazo, indicando que era la forma en que ella mostró afecto.

Cuando Aang desapareció antes de la llegada del cometa, Toph abrazó el brazo de Zuko e insistió en que se unió a Zuko durante su búsqueda de él, declarando que era su turno para un "viaje de estudios", en relación con la forma en todo el mundo fue en un cambio de vida aventura con él, por lo que Zuko rubor en el acto repentino. Ella y Zuko habló de sus malas relaciones familiares y Toph expresó la falta de amor que recibió de sus padres. Cuando Zuko le disparó abajo debido a su búsqueda, Toph se sintió ofendido. Sin embargo, se hizo casi de inmediato y se han mantenido amigos.

Sokka[]

Lo sé, tuve la misma reacción. Después de todo lo que ha hecho que era difícil confiar en él. Pero él está realmente probado a sí mismo y nunca te habría encontrado sin su ayuda. "
- Sokka con Hakoda sobre Zuko.

Zuko y Sokka nunca tuvieron mucha interacción social con los demás en un primer momento. Su primer encuentro fue un breve enfrentamiento uno contra el otro en la Tribu Agua del Sur, durante el cual Zuko atacó a su pueblo mientras Sokka celosamente defendió. Zuko fue el claro ganador, a pesar de la persistencia de Sokka. Se conocieron en otras batallas después de eso, todo como enemigos, con la única excepción de cuando Zuko se asoció con Sokka y el resto del grupo contra Azula en un Tu Zin. Aparte de eso, Sokka había constantemente ha opuesto a ayudar a Zuko cuando Aang lo sugirió, lo que indica claramente lo poco Sokka confiaba en él.

Durante la invasión de la Nación del Fuego, Zuko y Sokka fueron acompañadas por primera vez. Zuko se enteró de que su madre todavía puede estar vivo y Sokka aprendido que Suki fue encarcelado por Azula. Estos descubrimientos se produjo al mismo tiempo y cosecharon reacciones similares.

Los dos fueron introducidos correctamente en el Templo Aire del Oeste. Sokka todavía no confiaba Zuko después de su historia, incluso yendo tan lejos como hipótesis que Zuko se cubrió de miel para Appa a él, una señal de afecto por parte de los bisontes lamer. A pesar de su desconfianza hacia Zuko, Sokka hizo confiar Aang y Zuko reconoció a dejar unirse al grupo cuando Aang sintió que era el mejor curso de acción. Más tarde, Sokka mostró Zuko a su habitación. Sokka era un poco incómodo, pero Zuko le sonrió, dando a entender que no tenía la hostilidad hacia el otro. Sokka dijo a Aang que escoltar a su antiguo enemigo era "muy raro". Más tarde, Sokka era mucho más cómodo en atormentar a Zuko, yendo tan lejos como para burlarse y hacer comentarios sarcásticos, como preguntar si él y Aang pudo ver práctica "jerkbending" y literalmente pinchar Zuko con su meteoro espada , tratando de frustrar lo suficiente para conseguir su fuego control espalda. Aunque él se burló de Zuko, que parecía ser en forma de broma en vez de una señal de verdadera hostilidad a diferencia de su hermana.

Sokka llegó a confiar Zuko aún más durante su aventura en la Roca Hirviente, que sirvió como punto de unión para los dos, tan solo Zuko y Sokka intentaron rescatar a las fuerzas de invasión de la prisión. Durante el viaje, Sokka declaró que creía Iroh estaba orgulloso de Zuko, y le felicitó por tomar la decisión de dejar todo para el que había trabajado tan duro para ayudar a Aang. Mientras hablaba con su padre, Sokka dijo que mientras él fue desconfiar de Zuko en un principio, se había demostrado a sí mismo en varias ocasiones y era muy digno de confianza.

Los dos mostraron ser capaces de trabajar juntos bastante bien; Zuko, el combatiente superior, de los dos, con frecuencia dejó de pensar las cosas, como cuando, mientras se mantiene atento a Sokka cuando visitó la celda de Suki, fue interrogado por uno de los guardias y de inmediato recurrió a atacar al guardia, que llevó a su captura. Sokka, por otro lado, pueden haber tenido menos capacidad de lucha, pero era un excelente estratega y mantuvo la cabeza fría en situaciones tensas.Sokka menudo dependía de Zuko para ejecutar sus planes en la Roca Hirviente, como cuando Zuko comenzó una pelea con Chit Sang, desenrosca el refrigerador, y metió los controles de la góndola. Más tarde, Sokka y Zuko lucharon Azula en la parte superior de la góndola: Zuko defendió Sokka y desvían los ataques de Azula mientras Sokka se produjo a Azula con su espada.

Después de los acontecimientos en la Roca Hirviente su relación estaba en mucho mejor forma de lo que nunca había sido. Después de escapar del ataque de Azula en el Templo Aire del Oeste, Sokka tostado Zuko como héroe del grupo para ayudar a mantener a raya las aeronaves la Nación del Fuego y Azula. Más tarde Zuko preguntó Sokka sobre la muerte de su madre. A pesar de la evidente incomodidad de Sokka con el tema, que confiaba Zuko suficiente para contar la historia. Esta información, a su vez ayudó a Zuko a hacer las paces con Katara, que todavía lo odiaba en ese momento.

Cuando terminó la guerra, él y Sokka estaban siendo amigos, ya que fueron vistos disfrutando en la casa de té. Cabe señalar que Zuko y Sokka comparten algunas similitudes que pueden haber tenido algún impacto indirecto sobre la forma en que se llevaban. Ambos eran los hijos mayores en sus respectivas familias y ambos tenían hermanas menores a los que se han sentido inferiores a en algún momento, Zuko no haber sobresalido en fuego control tan pronto como Azula y no tener la aprobación de su padre, y Sokka no siendo un doblador en absoluto. Ambos habían perdido también sus madres y ambos eran diestros en el uso de algún tipo de armamento con álabes. También fueron los más cercanos en edad entre los principales los niños, aparte de Aang y Toph.

Zuko siquiera miró a relación de hermanos de Sokka con Katara como un ejemplo de cómo la familia debe respetarse mutuamente. Sokka se mantuvo amigo de Zuko y aliado de muchos años después de la guerra, y, junto con Tenzin yTonraq , ayudó a derrotar y encarcelar Zaheer , Ghazan , Ming-Hua , y P'Li.

Hakoda[]

¿Seguro que quiere ir? Tú eres el que dijo que quería redimirse. Canjea tu honor. Rescatando tu padre es tu oportunidad. "
- Zuko a Sokka sobre Hakoda.

Después de Zuko se enteró de que su amigo del padre de Sokka Hakoda fue capturado entre las tropas hechos prisioneros después de la fallida invasión de la Nación del Fuego y que Sokka necesitaba saber lo que él había puesto su padre a través de, Zuko estaba angustiada por la condición de su amigo y lamentable de la situación de Hakoda . Sin embargo, con tristeza, le dijo a Sokka que el lugar más probable Hakoda fue llevada a ebullición era del rock. Cuando Sokka preguntó dónde estaba la Roca Hirviente, Zuko era curioso en cuanto a por qué tenía que saber y lo que planeaba al principio, pero pronto se divulgó la respuesta. Cuando Sokka trató de escabullirse en Appa para salvar Hakoda, Zuko le pilló in fraganti.

Sokka declaró cómo el plan de invasión fue idea suya y que era su decisión de quedarse cuando las cosas iban mal, porque era su trabajo para arreglar su error y recuperar su honor. Zuko entiende completamente la condición de Sokka y acompañó a su amigo en la misión de rescatar a Hakoda. Después de Sokka se le ordenó escoltar Chit Sang en el refrigerador y le dijo a Zuko a su encuentro de vuelta en una hora donde estaban ahora, Zuko tomó sin vacilar la molestia de averiguar si los prisioneros de guerra se llevarán a cabo en la Roca Hirviente y estaba desesperado sorprendió cuando se encontraron que no había presos de la Tribu Agua, lo que significaba Hakoda no estaba preso en la Roca Hirviente. Más tarde, los dos muchachos aéreas que algunos ladrones, traidores, prisioneros de guerra, y un pirata que tendría lugar en la Roca Hirviente al amanecer y estaba muy preocupado de que Hakoda fue uno de los dichos prisioneros de guerra. Cuando los niños y su partido intentaron salir del Roca Hirviente, Zuko recordó Sokka que rescatar Hakoda era su oportunidad si se quedaba en la Roca Hirviente al amanecer.

Hakoda y Zuko

Fue con el consejo de Zuko que Sokka decidió quedarse en la posibilidad de que Hakoda aparecería. Suki no se iría sin Sokka y Zuko se alojaban también, preocuparse sólo como Suki era. Cuando los prisioneros hicieron llegar, Zuko confundió Hakoda como un hombre corpulento con el pelo largo peludo, barba larga, un anillo en la nariz, y un tatuaje en el brazo, sólo me dijeron que Hakoda no tenía un anillo en la nariz. Hakoda fue uno de los recién llegados a la Roca Hirviente, aunque él era el único de ellos que era un prisionero de guerra. Mismo Hakoda sabía de Zuko como hijo de Señor del Fuego Ozai. Cuando Sokka mencionó a su padre que Zuko estaba en la Roca Hirviente, Hakoda al principio lo veía como un problema importante. Cuando le dijeron que Zuko había cambiado su forma y reformado del mal, Hakoda era escéptico al principio, hasta que Sokka mismo admitió haber tenido la misma reacción. Él continuó diciendo, sin embargo, que Zuko había demostrado ser digno de confianza y que fue sólo con la ayuda de Zuko que Hakoda jamás se había encontrado, ganando la confianza de Hakoda de Zuko.

Al llevar a cabo su plan de escape, Zuko casi sacrificó a sí mismo tratando de salvar Hakoda y sus compañeros al detener al final de la plataforma, mientras que el resto subió a la góndola y empujando hacia abajo la palanca para que la góndola lentamente se alejó. Esto dejó detrás Zuko quien rompió con éxito la palanca antes de correr hacia la góndola de partir. Zuko voló encima de la verja con bolas de fuego se lanzaron contra él por los guardias de abajo. Sokka llamó Zuko quien había asegurado de que los guardias de ebullición Roca no podían detener la góndola, a riesgo de su propia vida. Cuando Azula y sus aeronaves atacaron el Templo Aire del Oeste, Zuko era todo corazón dispuesto a mantener a raya a su hermana y sus hombres, por medio de dar a sus amigos, entre ellos Hakoda, el tiempo suficiente para escapar. Después del fin de la guerra, Hakoda llegó a la Capital de la Nación del Fuego para la coronación de Zuko.

Song[]

Está bien. A mí también me lo hicieron"
- Song hablándole a Zuko sobre la cicatriz de su pierna.

Song era una joven herborista que atendió a Iroh cuando este erróneamente elaboró un te con la hoja de un arbusto venenoso de jade blanco . Al ver que estaban agotados por su viaje, Song los invitó a su casa para la cena. Zuko se negó inicialmente, pues no quería familiarizase con los nativos del Reino Tierra en el momento. Sin embargo, su respuesta fue anulada por Iroh quien aceptó la invitación amigablemente. A medida que la noche avanzaba, Song siguió tratando de llegar a Zuko, asumiendo que había recibido su cicatriz de la mano de un soldado de la Nación del Fuego, pero todos sus intentos fueron en vano hasta que ella reveló la cicatriz que había recibido el día que su padre fue tomado prisionero durante una redada por los soldados de la Nación del Fuego. Fue en este momento que Zuko parecía sorprendido por la crueldad de la que su nación era capaz. Perturbado por sus sentimientos respecto al sufrimiento de Song, Zuko trató de irse de inmediato y robó un Caballo Avestruz, a pesar de las protestas de Iroh. Song fue testigo del robo, pero se limitó a observar en silencio, decepcionada y triste.

Aunque su relación no se ha profundizado, el impacto que Song dejó en Zuko fue considerado como el inicio de su viaje excepcionalmente gradual hacia la redención.

Suki[]

" Nos conocemos hace mucho tiempo
"¿En serio...?"
"Sí, tú... fuiste el que quemó mi aldéa"
"Oh ... lo lamento mucho"
- Suki y Zuko.

Zuko y Suki extraoficialmente conocieron cuando Zuko atacó la Isla Kyoshi en un intento de capturar a Aang. Suki y su equipo de guerreros lucharon para detener el alboroto de Zuko como su fuego control estaba destruyendo su aldea. Ellos eran irremediablemente superados y finalmente derrotado por Zuko, pero compraron Aang y sus amigos el tiempo que necesitaban para escapar, pero no antes de Aang extinguieron las llamas con la ayuda del Unagi. El ataque de Zuko era parte de la razón Suki se fue de casa para ayudar al Reino de la Tierra en su esfuerzo de guerra.

Suki y Zuko finalmente se conocieron entre sí correctamente en la cárcel. En este punto, Suki había sido encarcelado en la Roca Hirviente por Azula y Zuko había reformado y se unió a la banda del Avatar. Mientras estaban sirviendo dificultades, Suki no dudó en recordar a Zuko sobre su ataque a su pueblo muchos meses antes. Zuko recuerda este evento y se disculpó por sus malas acciones. A pesar de la animosidad evidente entre los dos, Suki cooperó con Zuko y Sokka en escapar de la prisión y liberar al padre de Sokka, Hakoda.

Después de su exitoso escape y una breve interacción humorística noche fuera de la tienda de Sokka, Suki y Zuko estaban en condiciones mucho mejores. Al final de la guerra, se la vio salir con Zuko y la pandilla en la tienda de té de Iroh en Ba Sing Se.

Un año más tarde, como el Movimiento de Restauración Harmony se derrumbó y la vida de Zuko fue amenazado por numerosos intentos de asesinato, Mai pidió que Suki y las Guerreras Kyoshi vuelven al Palacio Real para servir como sus guardaespaldas, dada su condición de guerreros de élite. Suki aceptó y llevó a su equipo, incluyendo a Ty Lee, para proteger Zuko durante las horas nocturnas.Suki parecía especialmente preocupado por el bienestar de Zuko, aun cuando trataba de asegurarle que estaba bien a pesar de su creciente estrés.

Ty Lee[]

Si te conozco" 
"¡No me conoces! ¡Estás encerrada en tu pequeño mundo en el que todo es perfecto!"
- Ty Lee y Zuko.

Zuko y Ty Lee rara vez se muestran interactuando entre sí, aunque Ty Lee pareció considerar Zuko como un amigo y, posiblemente, un flechazo. Cuando los dos eran más jóvenes, Ty Lee voluntariamente cooperó con Azula para jugar una broma a él y Mai para avergonzar a los dos, que revela el alcance de su amistad donde se sentía lo suficientemente cómodo para burlarse de él. Cuando Zuko comenzó a poner su brazo alrededor de Mai, preguntando "¿Tienes frío?", Mai le dejó de lado, y Ty Lee dijo: "Yo estoy congelanda". Cuando Zuko se limitó a afirmar que encendería una fogata, Ty Lee parecía decepcionada.Comentario de Mai sobre su necesidad de tener "diez novios" implicaba que ella estaba enamorada de casi todos los niños.

Ty Lee apareció molesto cuando ella y Azula dejó en el segundo góndola de nuevo a la Roca Hirviente después de su pelea con Zuko, Sokka y Suki, posiblemente triste para Zuko, ya que los dos lo había dejado ahogarse en el lago hirviendo. Después, cuando Azula enfrentó Mai, ella golpeó Azula abajo, para salvar a Mai y al hacerlo, Zuko.

Ty Lee se unió a las Guerreras Kyoshi después de la Guerra de los Cien Años. En el año siguiente, como la vida de Zuko fue amenazado en varias ocasiones por diversos asesinos del Reino de la Tierra y en otros lugares, Ty Lee y el resto de los Guerreros Kyoshi aceptaron la petición de Mai que servir como guardaespaldas personales de Zuko en la ciudad real. Ty Lee parecía más que feliz de ver a Zuko de nuevo, y el Señor del Fuego, a su vez agradeció su contribución a la protección contra los asesinos.

Korra[]

A menudo me estaba consejo de Aang y me encantaría ser el suyo. "
- Zuko a Korra.

Zuko está en términos amistosos con Avatar Korra y ayudó Tenzin , Tonraq , ySokka rescatarla del Loto Rojo cuando ella tenía cinco años. Después reacquainting con sus trece años después en el Oasis Misty Palms , Zuko estaba feliz de retomar su papel como asesor del Avatar cuando le pidió ayuda por Korra. Dado que ya no podía ponerse en contacto con Aang, ella considera Zuko, como el mejor amigo de Aang, que es la persona mejor situada para decirle lo que su predecesor hubiera hecho en su situación. Él transmitió el hecho de que Aang sabía mejor que nadie que en tiempos de crisis, el mundo necesita su Avatar de la mayoría.

Enemigos[]

Hombre Combustión[]

He oído hablar de usted. Dicen que eres bueno en lo que haces ... y aún mejor para guardar secretos. El Avatar está vivo. Quiero que lo encuentren, y lo termina. "
- Zuko a combustión hombre.

Zuko contrató combustión hombre para asesinar a Aang. Al intentar unirse al grupo en el Templo Aire del Oeste, el príncipe dejó accidentalmente deslizamiento de ese hecho; También reveló que el nombre de "Hombre combustion" por el que el equipo se refirió al asesino no era su verdadero nombre, y negó la acusación de Sokka que eran amigos. Hombre Combustion rastreó al grupo en el Templo Aire del Oeste y estaba dispuesto a matarlos. Zuko intentó conseguir que cesen sus ataques, primero por lo que el acuerdo estaba apagado y luego ofreciendo una paga más alta si se detendría diciendo, sin embargo,El Hombre Combustion atacó a Zuko y le despegó el lado del edificio. Zuko se aferró a una liana, apenas escapando por poco de la muerte. Aunque su intento de obstaculizar las acciones del asesino falló, le dio Sokka tiempo suficiente para golpear combustión hombre en el ojo tatuaje, bloqueando así su chi y causar posterior ataque del asesino para dar lugar a una explosión fatal.

Jet[]

No creo que me quieras en tu grupo"
- Zuko a Jet .

Zuko conoció a Jet cuando ambos estaban viajando en el transbordador a Ba Sing Se. Jet se acercó a Zuko después de escucharlo quejarse sobre la mala calidad de la comida y le sugirió que lo ayudara a él y a su pandilla a robar la comida del capitán. Zuko aceptó la oferta y los cuatro trabajaron muy bien juntos para completar su misión y entregar la comida a todos los pasajeros del ferry. Durante la cena Jet les rebeló a Iroh y Zuko que iba a Ba Sing Se buscando enmendar acciones pasadas de las cuales no estaba orgulloso. Iroh declaró que creía en que las personas merecían una segunda oportunidad y que podrían cambiar su vida si querían, lo que era también un mensaje indirecto para Zuko.

A su llegada a Ba Sing Se, Jet observaba Zuko y Iroh desde lejos, y dijo Smellerbee y Longshot que pensaba "Lee", que era alias elegido de Zuko, haría un buen combatiente de la libertad . Mientras los otros insistieron en que apenas si lo conocían, Jet replicó, tomando nota de que Lee no consiguió su cicatriz de una maestra agua. Más tarde, se acercó a Zuko y le pidió que se uniera a su grupo. Zuko lo rechazó, y Jet parecía decepcionado. Sin embargo, por el rabillo del ojo, vio el té antes frío de Iroh fue repentinamente caliente y rápidamente dedujo que Zuko y Iroh eran maestros fuego. A partir de entonces, decidió reunir pruebas contra ellos, y los convierten en las autoridades.

Jet espió a Zuko y Iroh, tratando de encontrar la prueba de que eran maestros fuego. Los siguió en la ciudad, así como a sus nuevos puestos de trabajo en la tienda de té. Smellerbee se opuso a esta acción, diciendo que Jet no tenía ninguna prueba real de que los dos eran maestros fuego y que, incluso si lo fueran, no había nada que pudieran hacer. Jet, sin embargo, presiona con su investigación. Él se metió en su apartamento y le robaron sus piedras de chispa, un movimiento que esperaba que obligaría a uno de ellos a firebend. Este plan fue frustrado, sin embargo, cuando Iroh simplemente prestado piedras de chispa de su vecino. Más tarde, Jet discutió con Longshot y Smellerbee sobre el tema fuera de la tienda de té. Jet les recordó cómo la Nación del Fuego dejó sin hogar, y por qué era tan importante para luchar contra ellos.

Finalmente, cansado de esperar, Jet irrumpió en la tienda, sus espadas de gancho dibujados, proclamando Zuko y Iroh ser maestros fuego. Mientras que los oficiales de policía en la tienda trataron de calmarlo, Jet insistió en que se detuvo a los dos camareros. Cuando se acercó amenazadoramente hacia Jet Iroh, Zuko agarró un par de espadas de un oficial y los dos comenzaron a pelear. La lucha se los llevó fuera de la tienda y en la calle, con Jet tratando de incitar a Zuko en fuego control todo el tiempo. La pelea fue interrumpida por el Dai Li, que arrestó a Jet basado en las palabras de Iroh, el dueño de la tienda, y los soldados que vieron la pelea.

Zuko no estaba al tanto de que no volvería a ver de nuevo Jet, ya que el joven guerrero fue asesinado en Lago Laogaipor Long Feng , mientras que la lucha contra el Dai Li.

Zuko observó una obra sobre el Avatar en la Isla Ember. Cuando vio el segmento de la muerte de Jet, se sorprendió y preguntó a Sokka: "¿Quiere decir... que murió?" a lo que Sokka respondió "Bueno, en realidad no sabemos" (aunque en el audio original, Sokka responde que es claro que Jet falleció).

Loto Rojo[]

¿Tiene usted alguna idea de la potencia de estos criminales poseen? Individualmente, pueden acabar con cualquier doblador. Póngalos juntos, podrían acabar con el mundo entero. "
- Zuko a un centinela del loto blanco sobre el Lotus Rojo.

El Lotus Red consta de cuatro poderosos criminales que fueron encarcelados durante trece años siguientes un intento fallido de secuestrar Avatar Korra . El grupo habría tenido éxito en el secuestro si no hubiera sido por los esfuerzos de Zuko, Sokka, Tonraq, y Tenzin, que derrotaron a los criminales y los presos en instalaciones diseñadas para perjudicar sus capacidades. Trece años más tarde, Señor Zuko recibió información de un centinela White Lotus que Zaheer había adquirido Aire Control y gestionado de volver a escuchar a sus aliados, Gha y Ming-Hua. A sabiendas de que el grupo se dirigía hacia el Polo Norte de volver a escuchar su cuarto y último aliado, P'Li, Zuko montó en su dragón Druk y viajó a la Tribu Agua del Norte , y juntos, con el esfuerzo de Tonraq y Desna y Eska , preparado aprehender el Lotus Rojo. A pesar de su edad y el ambiente helado, Zuko luchó bien, aunque fue rápidamente abrumado por tierra control de Gha, y el Loto Rojo fue capaz de escapar. Zuko tomó la amenaza del Loto Rojo plantea seriamente, optando por regresar a la Nación del Fuego con el fin de salvaguardar la vida de su hija en caso de que la organización decidió ir tras ella al lado, en lugar de viajar con el Equipo Avatar al Templo Northern Air para salvar la Nación del Aire. Incluso después de su derrota, él permaneció cansado sobre la posibilidad de más miembros siguen al acecho.

Zhao[]

La próxima vez que te metes en mi camino, te prometo que no voy a detener ... "
- Zuko a Zhao .

Zhao fue un oficial de alto rango y ambicioso en la Armada de Fuego y principal rival de Zuko en sus intentos de capturar Avatar Aang. Zhao y Zuko eran constantemente en desacuerdo en su intento de mantenerse un paso por delante de unos a otros en su búsqueda del Avatar. Su enemistad parecía provenir de un estado anterior sin embargo, como se vio Zhao en la audiencia de de Zuko Agni Kai con su padre, sonriendo mientras Zuko fue quemado.

Zuko intentó retener la información que el Avatar había regresado de Zhao, pero Zhao descubrió la verdad de todos modos y decidió detener a Zuko para que él sería incapaz de capturar al Avatar primero. Esto enfureció a Zuko y en su argumento posterior Zhao burló difícil situación de Zuko, diciéndole que su padre en realidad no lo quieren de vuelta en absoluto. Zuko desafió a Zhao a un Agni Kai en la que derrotó a Zhao mediante la utilización de una base sólida en los fundamentos de fuego control que ha despedido. Zuko, sin embargo, optó por no dejar cicatrices o matar a Zhao en su victoria, y mientras se alejaba, este último intentó un ataque deshonrosa que fue bloqueado por Iroh.

Zuko corrió un bloqueo de los buques de Zhao y entró en aguas Nación del Fuego en la búsqueda del Avatar, violando así los términos de su exilio. Zhao le permitió pasar, sin embargo, con el fin de seguir a Zuko a la ubicación del Avatar y, una vez allí, planeaba arrestar al príncipe también. Iroh advirtió Zuko sobre el plan de Zhao, lo que llevó al príncipe persiguiendo Aang en un barco más pequeño mientras Iroh y su tripulación llevaron Zhao fuera de curso. Zhao, sin embargo, no se deje engañar y rastreado Zuko al Templo del Fuego . Allí lo sorprendió, pero Zuko escapó cuando Roku comenzó a destruir el templo.

Zuko tomó el disfraz del Espíritu Azul, un enmascarado, vigilante de doble dao-manejo, primero para espiar a Zhao y más tarde para liberar el Avatar de la custodia de Zhao. Zhao se dio cuenta más tarde que se trataba de identidad alternativa de Zuko cuando vino para comandar la tripulación de Zuko con el fin de invadir la Tribu Agua del Norte y espadas duales observado en los trimestres del príncipe. Zhao contrató a los piratas con los que Zuko había tenido malos tratos en la laguna de la cascada para asesinarlo por la voladura de su nave. Sin embargo, sobrevivió y Zuko polizón en uno de los barcos de Zhao, que pretende ser un soldado, y luego mantuvo Zhao en una batalla en represalia por el intento del almirante matarlo. Durante este combate, Zuko mantenido que él no tuvo otra opción que la de actuar como el Espíritu Azul, mientras que Zhao insistió en que debería haber sólo aceptado su fracaso con honor. Su batalla, sin embargo, fue interrumpido cuando el Océano Espíritu vengativo, molesto porque Zhao mató a su contraparte, el Espíritu de la Luna, se manifestó un apéndice en forma de mano de agua y arrastró Zhao distancia. Zuko extendió una mano a Zhao en un intento por ayudarlo. Aunque Zhao inicialmente trató de llegar a su lado, él se negó a aceptar su ayuda. Fue arrastrado hacia abajo en el agua y asesinado por el Espíritu del Océano, La , después de que el Espíritu de la Luna, Tui, fue revivido por el sacrificio de la princesa Yue. Zuko fue el único testigo de la caída de Zhao como resultado.

Advertisement