Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
Este artículo es sobre el mundo real.

"Medidas Desesperadas" es el noveno capítulo de El Ascenso de Kyoshi.

Resumen[]

Necesitando desesperadamente determinar la identidad del Avatar, Hei-Ran prueba a Kyoshi para ver si es capaz de hacer fuego control. Después de fallar la prueba de alguna manera, Kyoshi habla con Yun.

Sinopsis[]

Kyoshi se da cuenta de lo diferente que está siendo tratada en la mansión ahora que todos saben que ella es potencialmente el Avatar. Ella solía servirse un cuenco de caldo de arroz por la mañana, pero ahora le sirven el desayuno en uno de los comedores que está reservado para los invitados, donde Kyoshi bebe su sola. Dado que Jianzhu no está seguro de si Kyoshi o Yun es el Avatar, ahora los trata a ambos como nobles. La ex compañera de trabajo de Kyoshi, Rin, se dirige a ella como "Señorita" y le informa que necesita entrenar con Jianzhu en una hora. Kyoshi se siente avergonzada por el trato especial y, horrorizada de estar en exhibición, corre a esconderse en la pequeña biblioteca de la mansión y cierra la puerta detrás de ella. Ella se queda sola allí hasta que llega el momento de conocer a su maestro de tierra control.

Kyoshi llega al campo de entrenamiento desconocido y ve a Jianzhu esperándola en medio del patio de piedra. Ella se inclina como una sirvienta ante él, pero él le pide que no vuelva a hacer eso. Kyoshi lo sigue hasta un armario de suministros casi vacío, donde Hei-Ran los está esperando. Hei-Ran la saluda con amabilidad, pero Kyoshi todavía se siente fuera de lugar alrededor de la maestra de fuego control. Cuando se ofrece a ayudar a Hei-Ran de cualquier manera posible, ella se da cuenta de lo árida que es la habitación, pero el director explica que deliberadamente la vació para su ejercicio. Invitada a sentarse, Kyoshi toma una posición frente a Hei-Ran con Jianzhu mirando desde atrás.

Hei-Ran explica que realizarán una prueba tradicional de la Nación del Fuego en Kyoshi que se realiza en los recién nacidos para determinar si son capaces de hacer fuego control. Kyoshi se siente nerviosa, pero Hei-Ran le asegura que necesita hacer muy poco. Ella sostiene un pedazo de corteza de abedul triturada y algodón mezclado con algunos aceites especiales debajo de la nariz de Kyoshi y le pide que simplemente respire y sienta su calor interior, y le explica que si la yesca se enciende, ella es una maestra fuego. La maestra tierra no está segura de si funcionará, pero Hei-Ran le recuerda que se trata de una prueba destinada a los recién nacidos y dice que es esencialmente imposible que una maestra fuego verdadera no dé alguna indicación con el método. Kyoshi respira profundamente mientras su instructora le pide que se relaje.

Después de dos minutos de fracaso, Hei Ran se muestra molesta y le ruega a Kyoshi que cree incluso la más pequeña de las chispas. Pasan diez minutos más sin suerte antes de que Kyoshi se derrumbe hacia adelante tosiendo, y Hei-Ran desmenuza la yesca en su puño. La directora le dice a Jianzhu que, por lo general, los bebés tardan unos segundos en pasar la prueba en las mismas condiciones. Kyoshi les pregunta si Yun ha pasado la prueba; sin dar una respuesta, Jianzhu sale corriendo de la habitación. Frustrado, explota los discos de tierra control que estaban apilados junto a la puerta.

Más tarde, Yun encuentra a Kyoshi escondida en la biblioteca, sentada junto a un botiquín lleno de cientos de hierbas y tinturas. Yun se sienta frente a ella y bromea diciendo que el cofre está mayormente lleno de remedios para la calvicie, lo que hace que Kyoshi resopla. Su comentario la hace pensar en cómo probablemente se afeitaría la cabeza mientras entrene con los Nómadas Aire, y comienza a sentirse miserable al considerar que es posible que nunca tenga esa oportunidad gracias a ella. Yun se disculpa y dice que sabe que ella nunca tuvo la intención de que esto sucediera, pero Kyoshi menciona que Rangi no lo ve de esa manera, lo que la hace darse cuenta de que necesita a sus dos amigos para sentirse completa. Yun le asegura que Rangi finalmente se dará cuenta ya que ella es "una persona de fe", y luego comenta cómo está tratando de actuar como Jianzhu con sus sabias palabras. Recordándolo, Yun admite que actualmente está preocupado por el bienestar de Jianzhu, ya que se ha dado cuenta de que entrenar al Avatar es un "negocio despiadado".

Él explica que hay personas, como algunos sabios del Reino Tierra que solo desean usar el poder y la reputación del Avatar para beneficiarse, razón por la cual él y Jianzhu han estado trabajando tan duro, ya que cuanto más bien hacen por las cuatro naciones, menos posibilidades hay de que otro sabio intente apartarlo de su maestro. Kyoshi recuerda cómo acusó a Kelsang de aprovecharse de ella por esta misma razón y se siente culpable por ello. Kyoshi mira la mano manchada de tinta de Yun, ella trata de preguntarle qué pasaría con su trabajo si ella fuera el verdadero Avatar, sin embargo, no puede terminar de hacer su pregunta en voz alta. Yun entiende su preocupación, toma un suspiro agonizante, explicando que si Kyoshi es en realidad el Avatar, el tratado y los acuerdos de paz que él y Jianzhu han negociado quedarían nulos y sin efecto; si los líderes se enteraran de que el Avatar no fue el que previamente firmó acuerdos con ellos, el mundo podría sumirse en el caos. Kyoshi teme las consecuencias que surgirían si ella fuera el Avatar y siente una inmensa lástima por Yun, considerando lo mucho que Jianzhu significa para él.

La actitud de Yun se aclara drásticamente cuando le pregunta a Kyoshi sobre los pétalos de lirio de fuego secos en la parte superior del botiquín. Kyoshi se sonroja mientras Yun continúa burlándose de ella por las flores. Su broma interna surgió ocho meses antes cuando Kyoshi había organizado una gran cantidad de lirios de fuego que les envió un almirante de la Armada de Fuego. Mientras clasificaba las flores, había permitido que Yun se tumbara en el suelo a su lado y descansara la cabeza en su regazo, rociando de manera burlona su rostro con pétalos de flores.

El aroma de los lirios de fuego les recordaba el momento en que casi se habían besado. Yun y Kyoshi se ríen y se sonrojan mientras se burlan coquetamente entre ellos. Después de alagar su sonrisa, le dice a Kyoshi que si resulta que no es el Avatar, se alegrará de que sea ella. Yun luego le informa que Jianzhu los llevará a ambos a un viaje divertido.

Notas de la producción[]

Revelaciones de los personajes[]

  • Yun ve a Jianzhu tanto como su mentor como su familia.
  • Yun era un niño callejero de la Aldea Makapu.
Advertisement