Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
Este artículo es sobre el mundo real.

"La Prueba" es el primer capítulo de El Ascenso de Kyoshi.

Resumen[]

Desesperados por encontrar al Avatar, Kelsang y Jianzhu prueban a los niños de Yokoya. Después de un día sin éxito, conocen a Kyoshi.

Sinopsis[]

Siete años después de la muerte de Kuruk, Kelsang robó las Reliquias del Avatar de los Nómadas Aire con la esperanza de que pudieran hacer lo que las formas tradicionales del Reino Tierra no habían logrado: encontrar al próximo Avatar en el ciclo de tierra. Con este fin, él y Jianzhu viajaron al remoto puerto de Yokoya para llevar a cabo su sacrílego experimento, ya que el pueblo era fácilmente pasado por alto por barcos, comerciantes, y hasta mapas, además de estar a una distancia segura de la agitación que asolaba al resto del mundo.

Jianzhu se dirige a la sala de reuniones de dos pisos al final de la avenida de Yokoya, donde se llevaría a cabo su prueba. Al entrar en el salón, el sabio de la Tierra encuentra a Kelsang organizando meticulosamente los juguetes gastados en diez largos paños amarillos extendidos por el suelo, entre los que se encuentran las cuatro reliquias de Avatar que esperaban que un niño del Reino Tierra seleccionara. Mientras el maestro aire termina, Jianzhu expresa su sorpresa por la cantidad de juguetes y le pregunta a Kelsang cómo logró convencer a Abbot Dorje de que le permitiera llevarse las reliquias. Sin detener su trabajo, el monje responde que no pidió permiso al igual que Jianzhu no había pedido la bendición de Lu Beifong para administrar la prueba de los Nómadas Aire en el ciclo de tierra.

Los dos maestros comienzan su prueba, pero pronto descubren que lo que parecía fácil en teoría puede resultar en un caos puro en la realidad, ya que los niños del Reino Tierra y sus padres se toman mal el hecho de no seleccionar las cuatro reliquias. Incluso la capitana de la aldea no logra mantener la compostura cuando se demuestra que su hija Aoma no es la próxima Avatar. A medida que la prueba avanza sin éxito, Jianzhu se ve arrastrado a una acalorada negociación con un granjero que exige que le paguen un salario si su hija Suzu es el Avatar y una pequeña tarifa mensual si no lo es. Jianzhu inicialmente se niega, pero cuando Kelsang le indica que deje de discutir, ya que Suzu ya eligió con éxito dos de las cuatro reliquias, rápidamente acepta. Los dos maestros miran con esperanza mientras la niña avanza hacia una tercera reliquia, pero encuentran su esperanza aplastada junto con la reliquia cuando la niña pisa violentamente el juguete en lugar de levantarlo.

El granjero intenta cobrar el precio negociado para cuando su hija no sea el Avatar, pero Jianzhu le grita que salga del edificio. Al salir de las instalaciones, Jianzhu descubre a una chica que había estado espiando el procedimiento desde el exterior. Al darse cuenta de su aspecto desnutrido y desaliñado, asume que la niña debe ser una huérfana cuyos padres fueron asesinados por el daofei. Kelsang se une a ellos e intenta conversar con la chica, quien se presenta como Kyoshi. A pesar de que Jianzhu cree que la chica alta es demasiado mayor, Kelsang decide dejarla hacer la prueba. A diferencia de los otros niños que se sintieron abrumados por la plétora de juguetes y la promesa de que podían seleccionar y quedarse con cuatro de ellos, Kyoshi aparentemente permanece imperturbable antes de aferrarse rápidamente al pato tortuga de arcilla, una reliquia del Avatar a la que nadie se había acercado en todo el día, volviendo a su posición junto a la puerta. Kelsang intenta convencerla de que seleccione tres más, pero Kyoshi había aprendido que la promesa de más podría ser peligrosa y llevarla a terminar sin nada en comparación con el único juguete que ya tenía. Antes de que los dos maestros pudieran hacer algo más, ella sale corriendo, desapareciendo entre dos casas con el juguete todavía firmemente agarrado.

La pérdida de la reliquia y, por lo tanto, la oportunidad de que descubran al nuevo Avatar arroja a Jianzhu a su pasado, donde se encuentra plagado por el recuerdo de estar parado en las ruinas de una aldea diezmada mientras un mensajero oficial del Reino Tierra le dice que los refuerzos no iban a llegar, antes de ser transportado a su negociación fallida con el señor pirata Tulok, quien literal y figurativamente escupió sobre el tratado que su abuelo había hecho con el Avatar Yangchen, creando una razón más por la que era imperativo encontrar al nuevo Avatar lo antes posible.

Cuando Kelsang lo trae de vuelta al presente, Jianzhu dice que necesitan ir tras Kyoshi para recuperar la reliquia, pero Kelsang decide dejarla quedársela, sintiéndose mal por posiblemente quitarle a una niña que claramente tiene tan poco en su vida, y enfrentarse él sólo a la ira de Abbot Dorje, sin ver la necesidad de que Jianzhu se implique también. Cuando Jianzhu expresa su incredulidad de que Kelsang estuviera dispuesto a arruinar la prueba de los Nómadas Aire solo para hacer feliz a una niña, Kelsang observa con optimismo que la reliquia encontraría el camino de regreso al lugar que le corresponde. Sin embargo, al echar un vistazo a la ciudad, su optimismo se resquebraja un poco y el monje agregan un dudoso "tal vez" a su declaración.

Notas de la producción[]

Continuidad de la serie[]

Revelaciones de personajes[]

Trivia[]

  • El primer capítulo de la novela describe a un mono cerdo de peluche y un pato tortuga de arcilla como dos de las cuatro reliquias del Avatar de los Nómadas Aire, mientras que el episodio "La Tormenta" y en el viejo sitio de Avatar: La Leyenda de Aang, originalmente en Nick.com, y ahora archivado en La Historia perdida del Avatar Aang - Gear: Reliquias del Avatar, muestran que el mono está hecho de madera y que la reliquia de arcilla es una flauta en forma de tortuga.
    • Cabe señalar que Kyoshi terminó destruyendo accidentalmente el pato tortuga de arcilla, que se mencionó nuevamente en La Sombra de Kyoshi como necesario para ser reemplazado, lo que indica que las reliquias fueron reemplazadas en algún momento entre el 295 AG y cuando Aang recibió los juguetes.
Advertisement