Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
Este artículo es sobre el mundo real.

"La Introducción" es el decimocuarto capítulo de El Ascenso de Kyoshi.

Resumen[]

Kyoshi y Rangi se encuentran con un grupo de daofei en su base en el Puerto de Bahía Camaleón.

Sinopsis[]

En un sueño, mientras Kyoshi lucha por abrir una pequeña caja de metal, sus padres están allí hablando con ella. Después de que su madre amablemente le de un consejo sobre cómo abrirla, la caja se calienta repentinamente cuando la cara de su padre cambia a la de Jianzhu. Kyoshi, enojada, intenta cargar contra él, pero no puede moverse. Su madre se divierte con su impotencia y le guiña un ojo a Kyoshi mientras su ojo se hincha en un globo ocular gigante, lo que hace que la niña se agite de terror. Jianzhu declara que nunca la abandonarán y que siempre estarán ahí para ella.

Rangi despierta a Kyoshi de su pesadilla y le dice que han llegado a Bahía Camaleón. Ambas vuelan sobre el Puerto de Bahía Camaleón en Pengpeng, en busca de la casa de té de Madame Qiji. Kyoshi lo ve, lo que le permite a Rangi aterrizar a Pengpeng en una arboleda en las afueras de la ciudad. Puerto Bahía Camaleón es una ciudad polvorienta y miserable llena de enfermedades y desnutrición. Rangi dice que la gente no debería tener que vivir con una calidad de vida tan pobre, y Kyoshi explica que "pueden y lo hacen". Rangi admite que sabe del tiempo que Kyoshi pasó en las calles de Yokoya y se siente muy mal por lo que tuvo que soportar; Rangi también revela que esa es la razón por la que siempre está presionando a Kyoshi para que se defienda. Kyoshi, quien culpa a sus padres por su sufrimiento en lugar de a los Yokoyanos, se ríe amargamente y pregunta qué más se suponía que debía hacer. Ella también le pregunta a Rangi si la riqueza en la Nación del Fuego es compartida perfectamente entre todos los ciudadanos. Rangi lo niega y dice que espera que algún día pueda ser así.

El dúo se abre paso por las retorcidas calles de la ciudad, rodeado de tiendas que cierran y perros ciervos. Eventualmente ingresan al barrio de chabolas y finalmente llegan a la casa de té, que es más encantadora que los edificios a su alrededor. Kyoshi y Rangi se acercan con cautela a un hombre mayor que bloquea la puerta principal de la casa de té y le pregunta quiénes son. Al notar que le temblaban las manos, por lo que ella asumía que era hambre, Kyoshi saca algunas piezas de cobre de los bolsillos de su vestido y las deja en el porche frente al hombre. Ella le dice que coma algo, lo que lo hace sonreír. Él se sorprende cuando Rangi agrega una pieza de plata a la pila. Kyoshi la mira, pero Rangi justifica su generosidad diciendo que acababan de hablar de compartir su riqueza con los menos afortunados.

Rangi y Kyoshi entran a la extraña casa de té a medio terminar y se sientan en el medio del lugar, junto a una mesa de Pai Sho de construcción pesada, que le recuerda a Yun y Kelsang. Según el diario de su madre, están en el lugar correcto. Después de lo que parece una eternidad, un joven que lleva un pañuelo en la cabeza típico de las tribus del desierto de Si Wong se acerca a ellos. Él les pregunta por su orden y Kyoshi solicita un tipo particular de té de jazmín. Él le pregunta entonces de qué color quiere las flores. Diciendo la contraseña correcta, Kyoshi pide flores rojas y blancas. Frustrado, el camarero le grita a Lao Ge, el hombre mayor, por no haber vigilado la puerta correctamente. Lao Ge defiende sus acciones, mostrando el dinero que le habían dado para comprar bebidas, lo que provoca que el camarero del desierto de Si Wong se marche con resentimiento.

Rangi escanea la habitación, y luego le susurra a Kyoshi que a pesar de que ya se lo había explicado todo antes, todavía no puede creer que tengan acceso al daofei a través de su código. Kyoshi le dice que no es demasiado tarde para que la maestra fuego se vaya con su honor intacto, a lo que Rangi responde que no está preocupada por su propio honor sino por el de Kyoshi.

El chico de Si Wong regresa a su mesa y coloca el té frente a los tres mientras se sienta tranquilamente frente a ellas. Un hombre grande de unos treinta años actúa como respaldo del adolescente. Una mujer joven vestida con ropa del Reino Tierra pero con ojos azules brillantes de la Tribu Agua baja suavemente los tres metros y medio de una de las puertas inusuales. Kyoshi se sorprende al darse cuenta de que no le teme a un "equipo callejero de daofei" y explica que ahora están obligados a apoyarla a ella y a Rangi porque han cumplido con el código secreto del daofei. El chico de Si Wong se burla de que solo hayan hecho un antiguo código como si hubieran aprendido a hacerlo con un manual de instrucciones. Luego agrega que Rangi parece una magnífica "mocosa del ejército", lo que le hace pensar que son hombres de la ley. Cuando Kyoshi le asegura que no son respetuosos de la ley, tres clientes aleatorios de la casa de té se apresuran a salir por la puerta.

El chico de Si Wong coloca una piedra lisa y alargada sobre la mesa y luego continúa acusándolas de ser agentes encubiertos. Él amenaza con terminarles su vida, pero Kyoshi intenta convencerlo de que no son detectives. El niño, enojado, voltea la mesa con la rodilla, y Kyoshi impulsivamente hace que toda la base de la casa de té rebote media pulgada, haciendo que todos se tambaleen. Enfurecida, ella condena a los daofei, alegando despreciar a los de su clase, lo que hace que Rangi se preocupe por su acercamiento. Sin embargo, Kyoshi termina sus comentarios afirmando que no importa lo que piense del daofei, porque ella hizo su código y están obligados por tradición a aceptarla y darle todo lo que ella exige. Mientras el Avatar alcanza su cinturón, el daofei se prepara para atacar y Rangi deja su asiento. Cuando Kyoshi golpea la mesa con un abanico de guerra del pecho de su madre, la maestra agua y el tipo grande se detienen en seco, mientras que el niño muestra una completa conmoción. Lao Ge, aparentemente saliendo de la nada, exclama que pertenecía a "Jesa" y logra acercarse al objeto para examinar sus detalles. El niño le pregunta a Kyoshi de dónde sacó el arma, a lo que ella admite que la heredó de sus padres. La chica de la Tribu Agua mira a Kyoshi y le pregunta si Hark y Jesa eran sus padres, lo que el Avatar confirma, y luego afirma que ellos son los que fundaron su grupo de daofei. Lao Ge exclama que deberían beber por el regreso de Kyoshi, pero el chico de Si Wong dice que su grupo necesita un momento para hablar en privado y le sugiere a Kyoshi que aclare su historia mientras tanto. Rangi, que está molesta con ella, está de acuerdo en que su amiga tiene mucho que explicar.

El grupo de daofei se dirige a la cocina para charlar en privado, dejando a Lao Ge en la esquina de la tienda de té con su bebida. Bajo la mirada juzgadora de Rangi, Kyoshi le explica que todo ha ido según el plan y que este es el primer paso para acceder a este mundo. Agrega que le había dicho a Rangi que sus padres eran daofei de antemano y que a sabiendas había aceptado acompañarla. La maestra fuego responde que la familia de Kyoshi no es el problema, sino la agresión con la que ella había actuado hacia el daofei. Kyoshi justifica su comportamiento explicando que así era como tenía que ganarse el respeto entre estas personas. Sin estar convencida, Rangi dice que Kyoshi se veía más como si estuviera rogando que la mataran. Ella coloca su mano sobre la rodilla de Kyoshi para evitar que tiemble y le pide que tenga más cuidado, a lo que el Avatar se disculpa, lo que lleva a Rangi a dejar de lado el problema.

Los tres miembros del daofei regresan a la mesa y se presentan formalmente como "Gorrión Revoloteador Wong", Kirima y "Lek Bala". Kyoshi se presenta a sí misma y a Rangi como su asociada. Kirima, la mujer de la Tribu Agua, le pregunta a Kyoshi cómo logró encontrarlos. Kyoshi explica al grupo lo poco que recuerda de sus padres y que la habían abandonado en Yokoya cuando tenía cinco o seis años. Lek argumenta que Hark y Jesa eran líderes leales que nunca le harían eso a su familia, pero Kirima le dice al chico que se calle y deje que Kyoshi termine. Con la ira aumentando, el Avatar explica brevemente que terminó en Bahía Camaleón porque necesita los recursos de sus padres para vengarse de los que ha perdido. Lek revela solemnemente que han fallecido, y Kyoshi miente diciendo que no le importa lo que les haya pasado a sus padres, lo que hace que Lek se enfurezca con ella. Kyoshi dice que no está aquí para confrontar a sus padres, sino para buscar lo que se le debe por los lazos de sangre, y una vez más pide los vastos recursos de sus padres, enfatizando su deseo de doblar el entrenamiento, para ayudarla a vengarse de su "enemigo", aunque nunca menciona el nombre de Jianzhu. Hay un silencio incómodo hasta que Kirima se ríe de que la casa de té es ahora la única base y red del grupo.

Kyoshi recuerda lo cansada que estaba cuando era una niña abandonada, arrastrando el baúl que su madre le había dejado; ella siente un nivel similar de cansancio cuando escucha a los daofei explicar que su grupo ha atravesado tiempos difíciles y ya no tiene una influencia o territorio real. Lek adivina que el diario de Kyoshi tiene al menos una década, con entradas que se remontan más atrás. Cuando Rangi intenta que Kyoshi siga adelante, regresen a Pengpeng y vuelen a otro lugar, el grupo de repente se interesa en lo que Rangi quiere decir con "volar" y le preguntan si tiene un bisonte volador. Kirima dice que, siendo la hija de Jesa y Hark, el grupo está obligado a mantener a Kyoshi a salvo de cualquier daño, pero eso no significa que seguirán sus órdenes o la ayudarán en una búsqueda personal de venganza; si quiere ese nivel de compromiso, Kyoshi necesita hacerles una oferta. Rangi, creyendo que la pandilla quiere al bisonte, se niega a hacer ningún tipo de trato, pero la chica de la Tribu Agua explica que simplemente está sugiriendo una asociación y que, si Kyoshi los lleva a un pueblo más afortunado, le enseñarán a hacer tierra control en el camino. Rangi se opone a la sugerencia y dice que es demasiado arriesgado. Mientras Lek discute con Rangi sobre la validez de su operación, Kyoshi esconde su rostro entre sus manos. Lao Ge interrumpe a Kyoshi para advertirle que no deben demorarse demasiado, ya que la policía está en camino.

Notas de la producción[]

Revelaciones de los personajes[]

Trivia[]

  • Este capítulo marca la primera aparición de Kirima, Lao Geo, Lek y Wong.
Advertisement