Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki

La Crisis de Unalaq[1] se refiere a una serie de confrontaciones que ocurrieron durante la Convergencia Armónica del 171 DG entre el Avatar Korra y sus aliados y el Avatar Oscuro Unalaq y sus fuerzas. Los dos grupos lucharon en una batalla para decidir el destino del Mundo Físico y el Espiritual, que eventualmente terminó con la victoria de Korra y la muerte de Unalaq. La conclusión de estas batallas marcaron el fin de la Guerra Civil de las Tribus Agua y los Incidentes con Espíritus Oscuros.[2][3]

Historia[]

Antecedentes[]

Por varias décadas, el mundo había quedado severamente desequilibrado espiritualmente debido a los acontecimientos y secuelas de la Guerra de los Cien Años.[4] Muchas áreas espirituales en todo el planeta se habían contaminado,[5] mientras que las viejas tradiciones para apaciguar a los espíritus fueron abandonadas y olvidadas.[6] Esto enfureció a los espíritus, permitiendo que Vaatu, el espíritu de la oscuridad, se volviera cada vez más fuerte, puesto que se alimentaba de la energía negativa. A medida que la Convergencia Armónica se acercaba, la influencia de Vaatu creció al punto en el que era capaz de influenciar directamente tanto en el Mundo Espiritual como en el Mundo físico. Comenzando alrededor del 151 DG, muchos espíritus se oscurecieron y comenzaron a atacar abiertamente a la humanidad en varios lugares alrededor del mundo. El número y la agresividad de los espíritus creció dramáticamente con el paso del tiempo, especialmente alrededor del Polo Sur. El Jefe Unalaq tomó notas de esos varios ataques y usó esa oportunidad para intervenir en el Sur.[4]

Durante el Festival Glaciar de los Espíritus del 171 DG, Unalaq manipuló a Korra para ayudarlo a abrir el portal espiritual, pero después de descubrir los verdaderos objetivos de su tío, principalmente liberar a Vaatu, se negó a ayudarlo a abrir el portal del Norte. Sin embargo, cuando Unalaq capturó al espíritu de Jinora en el mundo espiritual y amenazó con destruirlo, Korra se vió obligada a abrirlo.,[7] Después de su regreso del Mundo Espiritual, Korra le informó a sus aliados los verdaderos motivos de Unalaq. Aún incapaz de convencer al Presidente Raiko para que ayude contra Unalaq y a pesar de las claras implicaciones de que el mundo se acabaría si ella fallara, partió por su cuenta junto al Equipo Avatar, Bumi, Kya y Tenzin en un acorazado que Varrick les proporcionó, para detener a Unalaq y salvar a Jinora.

Batalla[]

Batalla en el Polo Sur[]

Llegando al Polo Sur, Korra descubrió gracias a su madre que su padre había sido capturado y varios soldados rebeldes habían sido gravemente heridos. Senna también le advirtió a su hija que el portal del Sur estaba fuertemente vigilado por soldados de la Tribu Agua del Norte, además de espíritus oscuros. Sacando la idea de una de las historias de Bumi, Asami planeo un ataque aéreo. Se dividieron en grupos separados; Tenzin, Bumi y Kya viajarían con Korra en Oogi para entrar al portal mientras Bolin y Mako se unirían a Asami para crear una distracción.

Soldados del Norte defendiendo el Portal Espiritual

Soldados de la Tribu Agua del Norte defendiendo el portal espiritual del Polo Sur.

Bolin, Mako y Asami abordaron un biplano, pero a pesar de su intento de ejecutar un ataque sorpresa, el trío encontró al ejército reunido y listo para defender el portal. Asami maniobró el biplano sobre la armada mientras Mako y Bolin la cubrían bombardeando al ejército con sus poderes. Sin embargo, Desna y Eska atacaron al avión y pudieron derribarlo. El trío fue rápidamente capturado y llevado a una tienda en la que Tonraq también estaba recluido.

El segundo grupo en Oogi se acercó al portal, pero el bisonte fue en seguida atacado por numerosos espíritus oscuros, que se agarraron a él haciéndolo caer. Korra, Kya y Bumi intentaron atacar a los espíritus que llevaban a Oogi hacia abajo. Como resultado, Bumi se cae del bisonte, pero es capaz de arrastrar a un espíritu con él, mientras Oogi se estrellaba contra el suelo dejando a cada miembro del grupo inconsciente. Korra despierta en la tienda donde Tonraq estaba siendo mantenido junto al resto de los demás con quienes había intentado entrar al Mundo Espiritual. Unalaq entró a la tienda y reveló su objetivo final: fusionarse con Vaatu y convertirse en el Avatar Oscuro. A pesar de las súplicas de su hermano de no hacerlo, Unalaq continuó con la intención de llevar a cabo su plan, instruyendo a Desna y Eska para que vigilara al grupo mientras él salía.

Bumi destruye el campamento militar de la Tribu Agua del Norte

Tras destruir el campamento, Bumi derrotó efectivamente a las fuerzas militares del Norte involucradas en la batalla.

Bumi, sin haber sido capturado, se disfraza como un soldado del Norte y entra al campamento. Él intentó calmar a los espíritus tocando su flauta luego de ver el éxito de este método en otro espíritu. En cambio, los espíritus se enojaron aún más, y comenzaron a perseguirlo y atacarlo. Bumi se escondió dentro de un meca tanque, pero los espíritus lograron entrar y tomar el control del tanque. En el caos que siguió, Bumi destrozó involuntariamente todo el campamento. Dentro de la tienda, Korra intentó razonar con sus primos diciéndoles lo que pasaría si su padre tiene éxito en su plan. Desna la denunció y defendió las intenciones de su padre. Bumi de repente llegó con Naga, la última de las cuales procedió a noquear a los dos gemelos. Él liberó al resto del grupo, permitiéndoles llegar al portal espiritual. Allí el grupo se separó nuevamente; Korra hizo que Asami llevara a Tonraq de regreso a Katara, mientras Tenzin, Bumi y Kya iban a buscar a Jinora, y a Bolin y Mako se les encomendó retener a Unalaq para darle a Korra el tiempo suficiente para ir y cerrar los portales.

Entrando al portal, el grupo fue atacado por espíritus. Korra envió a Tenzin y sus hermanos fuera para ir a buscar a Jinora, mientras ella entraba en Estado Avatar para disipar a los espíritus oscuros con una gran ráfaga de aire. Mako y Bolin retuvieron a Unalaq mientras Korra alcanzaba el portal del Sur. Durante su intento de cerrarlo, Korra fue empujada hacia atrás por un destello de energía, señalando el inicio de la Convergencia Armónica. Unalaq miraba con una sonrisa victoriosa mientras una neblina púrpura se extendía por los polos y el mundo entero. Vaatu usó la energía espiritual amplificada para liberarse de su prisión, riendo triunfante mientras se acercaba a Korra.[8]

Vaatu escapando durante la Convergencia Armónica

Vaatu escapa del Árbol del Tiempo durante la Convergencia Armónica.

Vaatu anunció la inevitabilidad de su liberación y declaró que la Convergencia Armónica había llegado una vez más. Korra decidió evitar que Vaatu se fusionara con Unalaq para crear el Avatar Oscuro, defendiéndose del espíritu oscuro con Fuego Control antes de usar Aire Control para enviar a Unalaq a través del portal espiritual hacia el Polo Sur. Ella procedió a Mako y Bolin para asegurarse de que Unalaq no vuelva a entrar al Mundo Espiritual, antes de atacar rápidamente a Vaatu una vez más. Utilizando su control de los elementos, Korra logró dar poderosos golpes al espíritu oscuro. Sin embargo, el Avatar fue sometido después de ser golpeado por el rayo de energía púrpura, quedando atrapada en unas lianas creadas por Vaatu. Korra usó su fuego control para incinerar las lianas y lanzó un ataque devastador antes de atraparlo en una esfera elemental. Antes de que pudiera encarcelarlo nuevamente en el Árbol del Tiempo, fue golpeada por Unalaq, quien había regresado a través del portal, con un tentáculo de agua, permitiendo que Vaatu saliera de la esfera elemental. Mientras intentaba tomar represalias, Korra fue golpeada nuevamente con Agua Control, incapacitándola. Mako y Bolin llegaron segundos después, sólo para encontrar a Korra en el suelo. Los dos fueron rápidamente encerrados en hielo por Desna y Eska, impidiéndoles avanzar.

El Avatar Oscuro[]

Unalaq se convierte en el Avatar Oscuro

Usando la energía espritual generada por la Convergencia Armónica, Vaatu se fusionó con Unalaq permanentemente.

Incapaz de actuar lo suficiente rápido, Korra observó impotente como Vaatu y Unalaq se fusionaban. Rápidamente se dirigió a uno de los portales espirituales, y usando la energía espiritual, Vaatu y Unalaq se fusionaron de manera permanente creando al Avatar Oscuro. Anunciando su fusión, Unalaq declaró el inicio de una nueva era para espíritus y humanos que sería guiada por él como el nuevo Avatar. Korra denunció su declaración al reclamar su posición como la antigua Avatar, afirmando que su era aún no había terminado, e hizo cumplir su declaración entrando al Estado Avatar. Los dos rápidamente se enfrentaron en una batalla que decidiría el destino del mundo.

Saliendo del Mundo de los Espíritus, Korra y Unalaq continuaron su batalla alrededor del portal espiritual del Sur. Unalaq había logrado despojar a Korra de su sostén de Aire Control y la había atrapado en una grieta en el suelo, y comenzó a aplastarla declarando que su vida había terminado. Raava le exigió a Korra que no se rindiera a 10 mil años de oscuridad, inspirando al Avatar a salir de la grieta al conectarse directamente con la esencia de Raava. Los dos reanudaron su batalla, con Korra insistiendo en la inevitable derrota de Unalaq.

Luego de ser liberados por Desna y Eska, Mako y Bolin salieron por el portal espiritual del Sur para ver a Korra y Unalaq continuar luchando entre sí. Korra pudo derribar a Unalaq, pero antes de que pudiera someterlo, Vaatu salió de Unalaq y rápidamente se aferró a Korra. Él procedió a separar a Raava de Korra, provocando que Korra se desvanezca en el suelo. Unalaq rápidamente atrapó a Raava en una esfera de agua mientras Vaatu volvía a unirse con él.

Raava muere

Raava fue destruida por Unalaq, terminando el Ciclo Avatar y destruyendo la conexión de Korra con sus vidas pasadas.

A pesar de sus esfuerzos para salvar a Raava y Korra, Mako y Bolin fueron abrumados por el Agua Control de Unalaq y quedaron inconscientes. Korra, todavía tirada en el suelo, observó impotente como Unalaq golpeaba a Raava contra una roca. Rápidamente comenzó a golpeear al espíritu con Agua Control. Cuando Korra intentó levantarse, sintió el efecto del impacto cuando el espíritu de Aang desapareció. Mientras Unalaq continuaba golpeando brutalmente a Raava con su Agua Control, los espíritus de los Avatares anteriores comenzaron a desaparecer a un ritmo cada vez mayor. Finalmente, Unalaq le dió el golpe final a Raava con un torrente de agua. Mientras Korra extendía débilmente su mano hacia Raava, vio con horror cómo el último impacto destruía tanto al espíritu de la luz como la conexión con el primer Avatar, Wan. Consecuentemente, Korra perdió la consciencia, mientras que el Avatar Oscuro ascendía a una forma masiva con características tanto de Vaatu como de Unalaq, mientras que Mako, Bolin, Desna y Eska observaban en estado de shock. El Avatar Oscuro anunció el comienzo de diez mil años de oscuridad, antes de usar las luces espirituales para transportarse hacia Ciudad República.[2]

Luz contra oscuridad[]

Barcos de las Fuerzas Unidas atacando

Las Fuerzas Unidas atacaron en vano a el Avatar Oscuro Unalaq durante el comienzo de su ataque a Ciudad República.

Tras llegar a Ciudad República con una luz cegadora, el Avatar Oscuro arribó en la Bahía Yue. Casi de inmediato, fue bombardeado por una flota de las Fuerzas Unidas bajo el comando del General Iroh. El Avatar Oscuro caminó hacia la flota, sin inmutarse por los golpes. Posteriormente levantó un gran muro de agua y lo lanzó hacia adelante, destruyendo la armada. Al ver la Isla Memorial de Aang, se dirigió hacia ella y arrancó la estatua de Aang de su base, arrojándola a la Bahía. También derribó la aeronave que transportaba al Presidente Raiko y Lin Beifong con un masivo rayo de energía y llenó la ciudad de gigantes lianas destructivas.

Mientras tanto, Tenzin, Kya y Bumi encontraron a Korra, Mako y Bolin inconscientes y los llevaron de vuelta al Mundo Espiritual para ser curados en un estanque de agua. Cuando despertaron, Korra reveló que Unalaq había destruido a Raava, cortando su conexión con sus vidas pasadas y convirtiéndola en el último Avatar. Mientras Korra se lamentaba por la pérdida de la sabiduría de sus vidas pasadas, Tenzin usó las enseñanzas que Aang le dejó de dejar ir su apego a una percepción errónea de sí mismo y la alentó al afirmar que ella tenía un poder más allá del Espíritu Avatar.

Llevándola al Árbol del Tiempo, Tenzin le explicó que antes de ser la cárcel de Vaatu, su propósito era ser el lugar en dónde los antiguos meditaban para conectarse con la energía cósmica del universo. Dentro, Korra vio sus recuerdos retratados por el poder del árbol. Tenzin continuó diciendo que el árbol "recuerda todo", que se decía que sus raíces unían al Mundo Espiritual con el Mundo Físico y le dijo a Korra que ella no estaba definida por Raava, pero por su "espíritu interior", haciendo referencia a su personalidad fuerte e inflexible. El árbol proyectó imágenes del Avatar Wan, a quién Tenzin señaló ser sólo una persona normal antes de fusionarse con Raava y declaró que Wan se convirtió en una leyenda porque era una persona compasiva y valiente, no sólo por la influencia de Raava. Al ver una imagen de Unalaq atacando Ciudad República, Tenzin alentó a Korra a conectarse con la energía cósmica controlando la energía dentro de sí misma.

Korra consecuentemente vió un recuerdo de Raava explicándole a Wan sobre la naturaleza de la luz y la oscuridad: ninguno puede existir sin el otro y si uno de ellos fuera "destruido", cualquiera de los espíritus se regeneraría gradualmente y renacería dentro del otro. Usando este conocimiento, Korra decidió meditar dentro del Árbol del Tiempo. Ella se conectó con la energía cósmica dentro de ella y usó su Energía Control para generar una Proyección Astral de ella. La proyección salió del hueco del árbol y usó las luces espirituales para dirigirse a Ciudad República en busca del Avatar Oscuro.

El Espiritu del Avatar Korra

Tras meditar dentro del Árbol del Tiempo, Korra logró conectarse con la energía cósmica del universo, que se manifestó como una gran proyección de ella misma.

De vuelta en Ciudad República, el Avatar Oscuro estaba cerca de la victoria, pero el espíritu de Korra apareció desde el cielo y lo embistió, arrojándolo a la bahía. Este luego se levantó y lanzó un rayo de energía; sin embargo, Korra lanzó un rayo propio que lo superó y venció. El Avatar Oscuro intentó someter a Korra con sus tentáculos, pero Korra pudo agarrarlos y tomar la delantera, posteriormente golpeando al Avatar Oscuro contra una montaña cercana. Reteniendo a su enemigo, Korra buscó frenéticamente a Raava dentro del cuerpo de su enemigo, pero fue en vano. Korra se desanimó, dándole al Avatar Oscuro la oportunidad de enredarla con sus tentáculos, proclamando que el espíritu de la luz que estaba buscando había sido destruido, antes de golpearla con un corto rayo de energía.

Mientras tanto, en el Mundo Espiritual, los aliados de Korra confrontaron a una gran horda de espíritus oscuros avanzando hacia el Árbol del Tiempo. Tras darse cuenta que venían tras el cuerpo de Korra, los cuatro maestros atacaron con sus respectivos elementos a los espíritus oscuros para defender al Avatar. Eventualmente, Desna y Eska, después de haber decidido traicionar a su padre y proclamarse a sí mismos "hartos con los espíritus", se unieron a la batalla, llegando justo a tiempo para salvar a Bolin.

De vuelta en Ciudad República, el Avatar Oscuro fue capaz de someter a la proyección astral de Korra y comenzó a usar Agua Control para dominar su espíritu y destruirla. Justo cuando estaba a punto de lograrlo, proclamando que una vez que ella desapareciese él se convertiría en el único y verdadero Avatar, la proyección espiritual de Jinora descendió del cielo en una luz cegadora. Llevando un pequeño orbe de luz, lo liberó, bañando sus alrededores con un resplandor brillante, rompiendo la concentración del Avatar Oscuro, liberando así al Espíritu de Korra e iluminando un pequeño foco de luz en el interior del Avatar Oscuro.

Korra intenta agarrar a Raava

Korra arrancó a Raava desde el interior del Avatar Oscuro.

Retrocediendo, el Avatar Oscuro se sorprendió al darse cuenta que una luz se había formado dentro de él. Dándose cuenta que la luz era Raava, la proyección de Korra se lanzó sobre el Avatar Oscuro y lo golpeó hasta someterlo, permitiéndole arrancar a Raava desde su interior. Ella rápidamente usó su Agua Control para purificar el espíritu del Avatar Oscuro, causando que este se disipe y desaparezca. Raava consecuentemente le informó a Korra que debían volver al Mundo de los Espíritus para reunificarse, ya que la Convergencia Armónica estaba llegando a su fin. Usando las luces espirituales, Korra regresó al Mundo Espiritual.

En el Mundo Espiritual, los aliados de Korra continuaron atacando vanamente a la gigante horda de espíritus oscuros para proteger el cuerpo de Korra, siendo empujados hacia dentro del Árbol del Tiempo. Justo cuando estaban a punto de ser abrumados, la proyección astral de Korra regresó, y su impacto eliminó instantáneamente a los espíritus oscuros. Al salir del hueco del árbol, fueron recibidos por la proyección astral de Korra, que liberó al espíritu de Raava y Jinora de sus manos. El espíritu de Jinora saludó a su padre antes de regresar a su cuerpo físico. La proyección astral de Korra posteriormente se disipó y regresó a su cuerpo físico. Ella volvió a despertar y fue recogida por Raava, dónde volaron hacia los portales espirituales superpuestos. Allí, usando la energía espiritual, reconstituyeron el Espíritu Avatar justo cuando terminó la Convergencia Armónica. Posteriormente descendió hacia sus amigos, que la felicitaron por su logro.[3]

Secuelas[]

Korra deja el portal abierto

Korra decide dejar los portales abiertos.

Tras derrotar tanto a Unalaq como a Vaatu, Korra efectivamente terminó con cualquier plan que tenían guardado para el destino del mundo. También eliminó la posibilidad de que cualquier otra persona se fusionara con Vaatu, y tras purificar al Avatar Oscuro, le puso fin al ciclo que podría haber comenzado, evitando así la posibilidad de que otro Avatar Oscuro reencarnara en el mundo. La desaparición de Vaatu y la muerte de Unalaq pusieron fin tanto a los incidentes con espíritus oscuros como a la Guerra Civil de las Tribus Agua, respectivamente. Sin embargo, dado que Raava fue separada de Korra y destruida, Korra perdió todas sus conexiones y posible sabiduría de los Avatares anteriores. Además, el ataque del Avatar Oscuro a Ciudad República causó una cantidad daños sin precedentes a la metrópolis entera, con un gran número de lianas y enredaderas espirituales alrededor de los diversos edificios y rascacielos de la ciudad, así como la estatua del Avatar Aang que fue desprendida y arrojada al fondo de la Bahía Yue. Sin embargo, Korra tuvo éxito en evitar que el mundo fuera sumido en diez mil años de oscuridad y decidió que, por primera vez en diez milenios, los portales espirituales quedarían abiertos, permitiendo que los humanos y los espíritus se movieran libremente entre los dos mundos.[3]

Referencias[]

  1. "Una Bocanada de Aire Fresco". La Leyenda de Korra. Temporada 3. Episodio 1. (Junio 27, 2014). Nickelodeon. Tim Hedrick, Joshua Hamilton (escritores) & Colin Heck, Melchior Zwyer (directores).
  2. 2,0 2,1 "Cae la Oscuridad". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 13. (Noviembre 22, 2013). Nickelodeon. Joshua Hamilton (escritor) & Colin Heck (director).
  3. 3,0 3,1 3,2 "La Luz en la Oscuridad". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 14. (Noviembre 22, 2013). Nickelodeon. Michael Dante DiMartino (escritor) & Ian Graham (director).
  4. 4,0 4,1 "Luces del Sur". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 2. (Septiembre 13, 2013). Nickelodeon. Joshua Hamilton (escritor) & Ian Graham (director).
  5. "La Guía". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 9. (Noviembre 1, 2013). Nickelodeon. Joshua Hamilton (escritor) & Colin Heck (director).
  6. "Espíritu Rebelde". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 1. (Septiembre 13, 2013). Nickelodeon. Tim Hedrick (escritor) & Colin Heck (director).
  7. "Una Nueva Era Espiritual". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 10. (Noviembre 8, 2013). Nickelodeon. Tim Hedrick (escritor) & Ian Graham (director).
  8. "Convergencia Armónica". La Leyenda de Korra. Temporada 2. Episodio 12. (Noviembre 15, 2013). Nickelodeon. Tim Hedrick (escritor) & Ian Graham (director).
Advertisement