FANDOM


CandadoVerde MundoReal
"Mi nombre es Wan, y te mostrare cómo me convertí en el primer Avatar."
Wan a Korra.

Comienzos, Primera Parte (Beginnings, Part 1 en su versión original) es el de Libro Dos: Espíritus. Los episodios detallan el origen del ciclo Avatar explorando cómo un hombre llamado Wan se convirtió en el primer Avatar cuando trataba de llevar la paz y el equilibrio entre la humanidad y los espíritus. El ambiente tomara lugar diez mil años antes de la época del Avatar Korra, pero se unirá a la trama principal de la temporada, lo que también implica espíritus del mundo de los espíritus.[1] Estos episodios serán el séptimo y octavo del Libro Dos: Espíritus de La Leyenda de Korra, y los episodios 19 y 20 de la serie en general. La primera parte saldrá al aire en Nickelodeon el 18 de octubre de 2013, y la segunda parte el 25 de octubre.

Sinopsis Editar

Chaman Fuego Control

Mujer Chamán utilizando su Fuego Control para curar a Korra.

Después de caer inconsciente en la playa, los Sabios del Fuego llevan a Korra a los templos de donde provienen. Allí, la chamán utiliza fuego control para leer la energía de Korra, y llega a la conclusión de que está infectada con un espíritu oscuro que consumiría el Espíritu Avatar si no es limpiado a tiempo. El chamán ordena a los sabios bajar a Korra en las aguas espirituales subterráneas, donde se reencuentra con el estado Avatar, así como con cuatro de sus vidas pasadas: Aang, Roku, Kyoshi y Kuruk. Estos  últimos Avatares tratan de recordarle quién es ella y le dicen que tiene que encontrar al espíritu Raava, pero ella no es capaz de recordar nada, lo que llevó a un joven a aparecer detrás de ella en un orbe de luz dorada. Ella le pregunta si él era el espíritu Raava, el cual le dijeron que debia encontrar, el hombre dijo que no era, pero le asegura a Korra que él puede ayudarla a encontrar a Raava, antes de presentarse como Wan, y le muestra cómo se convirtió en el primer Avatar.

Wan muestra a Korra su vida, empezando por el robando comida de los hermanos Chou para alimentar a sí mismo y a sus amigos. Él evade con éxito a sus perseguidores por un tiempo, pero los hermanos finalmente logran atraparlo y, posteriormente, lo arrojan a un corral con cerdos híbridos. Wan regresa a su casa en el árbol, y comparte la poca comida que logró conservar con Yao y Jaya. Él se lamenta por su estilo de vida pobre, deseando poder vivir como los Chous. Jaya le advierte en contra de robarles a los Chous otra vez, temiendo que podría terminar muerto, o más bien desterrado de la ciudad león tortuga. A pesar del intento de Jaya de convencer a Wan de que algunas personas, como ellos, nacen simplemente sin poder, Wan sólo parece aún más animado a desarrollar un plan para obtener el poder.

En la ciudad, hay un grupo de cazadores preparados para viajar en el Bosque de los Espíritus con el fin de recoger alimentos, sabiendo que el león tortuga les concedería el elemento del fuego para protegerse de los espíritus salvajes. Wan inmediatamente se ofrece de voluntario, sin embargo, después de recibir la capacidad de fuego control, finge miedo y se le dice que regrese y devuelva el poder de fuego al león tortuga antes de regresar a la ciudad. Wan vuelve a la ciudad sin tener que regresar el poder del elemento, y muestra su habilidad recién adquirida a Yao y Jaya de vuelta en la casa del árbol.

Capturado por los hermanos Chou Editar

Los hermanos Chou Wan son arrestados para asaltar su finca y robar su comida. Esa noche, Wan lleva a Jaya y varios otros ciudadanos en una redada a la finca Chou. Para dar a los demás tiempo suficiente para escapar, Wan pelea contra los hermanos Chou y los guardias del palacio, y es desenmascarado durante el altercado por uno de los Chous. Dudando de matar al más pequeño de los hermanos Chou, Wan es aprehendido y llevado ante la tortuga león. Al negarse a revelar los nombres de los involucrados en el ataque, el Viejo Chou Wan lo destierra al Bosque de los Espíritus y le ordena devolver la capacidad de dominar el fuego al  león tortuga. Sin embargo, Wan le ruega a la tortuga león y convence a la bestia gigante que le permita mantener su fuego control con el fin de sobrevivir en la selva.

Mientras pasea por el Bosque de los Espíritus, Wan se encuentra con varios espíritus hostiles, lo que le obligan a permanecer despierto hasta que finalmente se derrumba de agotamiento. Sin embargo, las lianas brotan de la tierra debajo de él y empieza a tirar de ellas Antes de ser engullido por completo, Wan utiliza su curvatura para impulsarse de nuevo a la superficie. Aunque agotado, decide aventurarse mas adelante, hasta que se encuentra con un árbol que lleva una fruta extraña. Arranca una de las frutas y en el intento de comer, se sorprendió al encontrar que la fruta es en realidad un enjambre de avispas que le atacan con prontitud. En su intento de huir del enjambre, Wan inadvertidamente cae por un precipicio.

Wan viviendo con los espiritus

Espíritus amigables

Cuando aterriza , se encuentra mirando un oasis con árboles frutales reales. Aún con hambre, Wan se acerca a la isla, pero antes de que pudiera llegar a él, un espíritu aparece y le dice que, al ser un humano, no es bienvenido en el oasis. Wan trata de razonar con el espíritu, diciéndole que tenía hambre y necesitaba dormir. El espíritu se negó a escuchar, lo que provocó a Wan intentar fuego control para forzar el espíritu a un lado. El espíritu fácilmente evadió el ataque de teletransportarse detrás de él y lo empujó a un arbusto cercano. Después, una multitud de espíritus se acercó al oasis. En un último intento de entrar en el oasis, Wan se disfraza como un espíritu arbusto y brevemente se las arregla para engañar al cuidador del oasis, pero es detenido por el espíritu, que reconoce su olor humano distinto. El espíritu guardián ordena a Wan volver a casa una vez más, y revela que fue desterrado, causando que uno de los espíritus le sugiriera trasladarse a otra ciudad  león tortuga. Wan expresa su incredulidad ante la idea de otras Ciudades León tortuga, y se pregunta dónde iba a encontrar una. El espíritu se niega a ayudarlo y Wan sale fuera en su frustración.

Mientras viaja a través de la selva, vio a un gato ciervo atrapado en una red. Inicialmente decide atrapar a la criatura para cenarla, pero en última instancia, decide ayudarla déjandola libre. Antes de que pudiera liberar al animal de sus limitaciones, el grupo de cazadores sorprende a Wan y le ordenan que deje a ese animal que será su cena. Para proteger al gato ciervo, Wan lucha contra los cazadores y los lleva lejos de la criatura, usando los propios peligros del bosque para su beneficio. A pesar de que logra detener a dos de sus perseguidores, Wan es eventualmente perseguido. Antes de que pudiera ser detenido, sin embargo, el espíritu aye-aye aparece y posee a uno de los cazadores, lo que llevó al otro a huir por temor. El espíritu aye-aye lleva a Wan al oasis, y permite que las aguas espirituales sanen sus lesiones. La decisión de Wan es que él ya a tenido suficiente de los seres humanos, Wan decide por permanecer en las tierras salvajes y de aprender los caminos de los espíritus.

Wan practica la danza del Dragón danzarín con el dragón blanco

Wan dominando el Fuego Control.

A medida que pasaba el tiempo, Wan se hace amigo de los espíritus y aprende fuego control de la forma del dragón blanco un baile que es una técnica de combate, el logra dominar el arte hasta el punto donde el fuego se convirtió en una extensión de su propio cuerpo. Al hacerlo, él mejoró dramáticamente sus habilidades de fuego control y logró ahuyentar a todos los cazadores que molestaban a los espíritus. Con el tiempo cada vez más inquieto, Wan decide abandonar el oasis con la compañía de su gato ciervo Mula, con el fin de viajar por el mundo y encontrar las otras ciudades León Tortuga.

Raava peleando contra Vaatu

Raava y Vaatu

Después de vagar a través de muchos terrenos diferentes, Wan y Mula se encuentra con un gran grupo de espíritus que huyen de los espíritus todopoderosos, Raava y Vaatu, que están luchando en un valle cercano. Wan va a investigar, y en su intentos de detener la lucha para proteger a los espíritus y los animales en el bosque circundante. Vaatu manipula a Wan y le engaña para que lo liberara de Raava. Wan cae en el engaño y ataca a Raava logrando separarla de Vaatu. Raava informa entonces a Wan de su error, diciéndole que Vaatu es el espíritu de la oscuridad y el caos, y ella como el espíritu de la luz y de la paz, lo había mantenido bajo control durante los últimos diez mil años. Wan también descubre que los reinos humanos y espirituales están dirigidos hacia la aniquilación debido a su error. De vuelta al presente, Korra dice que por fin ha encontrado a Raava.

Notas de Producción Editar

Continuidad de la serie Editar

Errores Editar

  • Cuando Wan está vertiendo el té en su casa en el árbol, recoge la única taza en la mesa junto a él, pero otra aparece cuando la tabla se muestra desde un ángulo diferente.
  • Cuando los espíritus entran en el oasis, los espíritus amables se muestran en el agua. Sin embargo, cuando se descubrió el disfraz de Wan y él es empujado fuera del puente, los espíritus amables se muestran caminando de nuevo al oasis.
  • Mientras Wan está sentado en el oasis y Mula lo conforta, las patas del gato ciervo alternan entre estar en el agua cuando son vistas desde una perspectiva frontal y en la orilla cuando se ve de lado.
  • Cuando el espíritu Aye-Aye nombra a Wan "Apestoso", sus marcas de los ojos desaparecen y vuelven a aparecer en la misma escena.

Curiosidades Editar

  • La historia de Wan, había sido pensanda mucho antes del Libro Dos: Espíritus de la Leyenda de Korra por los productores Bryan Konietzko y Michael Dante DiMartino, tenia pensado realizarse en el Libro dos de Avatar: El último maestro Aire, pero no se llevo acabo hasta la segunda temporada de la Leyenda de Korra.
  • Con el fin de hacer hincapié en que los episodios se encuentran en un período de tiempo muy antiguo, se incluyo un estilo artístico único utilizado para modificar la apariencia y la estética del entorno. El diseño está inspirado en las antiguas pinturas de lavado de tinta y grabados en madera del este de Asia, y se logrará el cambio de la paleta de colores, lo que reduce los efectos de iluminación, y el aumento de estilización. Sin embargo, la base para el diseño de personajes se mantendrán sin cambios.
  • Avatar Yangchen es la única Avatar conocida que no se muestra ante Korra .
  • Los tres Avatares precedentes a Aang que aparecieron ante Korra son de los pocos personajes del programa en conservar sus actores de voz de la serie original.
  • Aye-Aye dice a Wan que los demás leones tortuga están del otro lado del Valle "a ti que te importan".
  • El intento de Korra volver a conectar con su Espíritu Avatar conectando con sus vidas pasadas se asemeja de Aang intento similar después de ser alcanzado por un rayo de Azula.
  • Este episodio tiene una serie de homenajes a las películas de Hayao Miyazaki, de los cuales los creadores de la serie se profesaban fans.
  • La historia de Wan antes de tener el fuego, es una clara referencia a la historia de Aladdin, en el cual un joven vivía de robar comida a los ricos, finalmente, llegaba a dársela a quienes necesitaban más que él. Además de que su personalidad al escaparse de los problemas se asemeja mucho a la de Aladdin.
  • La escena con la procesión espíritu a través del puente al Oasis de los Espíritus recuerda mucho a una escena similar en la película de anime El Viaje de Chihiro (Sen to Chihiro no Kamikakushi). Del mismo modo, los seres humanos tienen un aroma distintivo, considerado desagradable por los espíritus, el cual es un punto clave en la película. Además, el espíritu Aye-Aye, el líder del Oasis de los Espíritus, tiene la voz de Jason Marsden, el actor que interpretó a Haku en el doblaje inglés de esa película.
  • Mula es una reminiscencia de Red Elk Yakul en la película de anime La Princesa Mononoke (Mononoke-Hime), que también se ocupa de los conflictos entre los humanos y los espíritus del bosque. El alce similar sirve como medio para el protagonista; el desterrado príncipe Ashitaka. Además, en esta película también hay un oasis con propiedades curativas, pero era exclusivo para espíritus, hasta que llega el protagonista.
  • La adquisición de Wan del fuego a través del engaño encaja con el robo del fuego en muchas mitologías, en el que un individuo roba el fuego para el beneficio de la humanidad. En este caso, adquisición de Wan de Fuego Control indirectamente ayudó a traer el equilibrio a ambos mundos; físico y espiritual.

Referencias Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.