Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
EmblemaNacióndelFuego

Las Catacumbas del Hueso del Dragón son una serie de cámaras y pasadizos que se encuentran debajo del Templo Mayor, que sirven principalmente como cementerio para los Señores del Fuego pasados. También presenta una serie de murales que representan la historia, los mitos y las leyendas de la Nación del Fuego, junto con un archivo de pergaminos históricos que pertenecen a puntos específicos del pasado de la nación.[2]

Historia[]

Las Catacumbas del Hueso del Dragón fueron construidas debajo del Templo Mayor en algún momento después de la unificación de las Islas del Fuego. Fueron creadas para servir como el lugar de enterramiento de todos los Señores del Fuego en la historia de la nación, incluyendo el primer Señor del Fuego quien asumió el poder luego de la caída del régimen de los señores de la guerra en las disgregadas Islas del Fuego. Las catacumbas fueron periódicamente expandidas para alojar a las tumbas de cada Señor del Fuego sucesivo, y las paredes fueron pintadas con un mural cada vez mayor que representa la historia de la nación, con sus mitos y leyendas.[2]

Tras el estallido de la Guerra de los Cien Años, el Señor del Fuego Sozin ordenó el cierre de los pasadizos que conducen a las tumbas de los gobernantes que lo precedieron, para dar la impresión que la historia de la Nación del Fuego comenzó con su régimen.[2] Las catacumbas también fueron nombradas por los cráneos de los dragones muertos que se alineaban en el pasillo principal poco después de que Sozin popularizara la caza de dragones para demostrar tu poder como maestro fuego.[3]

Zuko buscando respuestas

El Príncipe Zuko visitó la tumba del Señor del Fuego Sozin y leyó su testamento final en el 100 DG para aprender más sobre el pasado de su familia.

En 100 DG, el Príncipe Heredero Zuko siguió a un Sabio del Fuego hacia las catacumbas para conocer la historia de la Nación del Fuego. Con este fin, él leyó con el testamento final de Sozin, aprendiendo sobre la amistad del Señor del Fuego con el Avatar Roku y su fracaso en la búsqueda de la próxima reencarnación del Avatar.[1]

Después de ascender al trono de la Nación del Fuego, Zuko visitaba las catacumbas de vez en cuando para leer pergaminos históricos y familiarizarse con el pasado de la nación. Regresó en el 102 DG con el Avatar Aang, Mai y Kei Lo en un intento de encontrar cualquier información pertinente sobre los Kemurikage, quienes se creía que eran responsables del secuestro de Tom-Tom en la Capital de la Nación del Fuego. Ellos obtuvieron acceso más allá del corredor sellado después de que Kei Lo y Mai abrieron los mecanismos dentro de las cabezas de los dragones de metal que adornaban las puertas, y finalmente se encontraron con un mural que representaba al Kemurikage.

Mai encontró un pergamino cerca que acompañaba la ilustración y procedió a leer el origen del Kemurikage, haciendo que una voluta de humo apareciera en la pared. Intrigado, el grupo siguió el humo y fue conducido a una pared con otra cabeza de dragón de metal, que Kei Lo examinó rápidamente en busca de un candado. Después de desbloquear el mecanismo, acompañó a Aang por unas escaleras hasta una cripta, dejando a Mai y Zuko atrás para discutir su relación fallida. Después de entrar en la cámara, la voluta de humo se transformó en uno de los Kemurikage originales y reveló que la tumba era el lugar de descanso del primer Señor del Fuego. Ella relató que el líder llevó a los señores de la guerra ante la justicia y unificó las Islas del Fuego, lo que permitió que la tristeza de los espíritus desapareciera. Debido a esto, los Kemurikage afirmaron que dejaron de perseguir a la humanidad, lo que llevó a Aang a concluir que los ataques en la capital fueron de impostores.[2]

Descripción[]

Las catacumbas están ubicadas debajo del Templo Mayor y se accede a ellas abriendo un círculo de metal adornado con Fuego Control. Cuentan con numerosos pasillos oscuros y retorcidos que conducen a diferentes cámaras dedicadas a los reinados de los antiguos Señores del Fuego, así como a diferentes aspectos de la historia de la Nación del Fuego. El pasillo principal está revestido con cráneos de dragones e iluminado a ambos lados por una serie de antorchas, mientras que el resto de los pasillos presenta elaborados murales en las paredes y permanece escasamente iluminado.[2]

Tumba de Sozin

La tumba del Señor del Fuego Sozin es una pequeña habitación circular que contiene cinco volúmenes de su testamento final.

El pasillo principal conduce a las cámaras que representan la historia posterior al reinado de Sozin y culmina con la tumba del Señor del Fuego, que se encuentra detrás de una puerta de metal ornamentada con su figura. Esta puerta solo se puede abrir con Fuego Control. La tumba en sí es una sala redonda, llena de grandes urnas funerarias. A ambos lados de la puerta hay estatuas de dragones erguidos sobre sus patas traseras. La habitación está centrada en un enorme dragón de piedra enrollado, que se envuelve de manera protectora alrededor de una pequeña urna. Frente a esto hay una mesa de madera en la que se encuentran los cinco volúmenes del testamento final del Señor del Fuego Sozin.[1]

Otro pasillo conduce a una gran puerta de metal ornamentada, que sella las secciones de las catacumbas que representan la historia anterior al reinado de Sozin. La puerta lleva la insignia de la Nación del Fuego y está adornada por cuatro grandes cabezas de dragón, cada una de las cuales contiene un intrincado mecanismo de bloqueo. La activación simultánea de estos mecanismos hace que la puerta se abra, lo que conduce a un largo pasillo con tapices de los antiguos Señores del Fuego y elaborados murales que representan la historia, los mitos y las leyendas de la nación. Los montajes de madera están colocados cerca de ciertas partes del mural y contienen pergaminos que pertenecen a varias secciones determinadas del pasado de la Nación del Fuego.

Cerca del final del corredor hay un mural que representa la leyenda del Kemurikage y la unificación de las Islas del Fuego. El pasillo continúa más allá y conduce a una gran puerta de piedra con un dragón de metal, en la que hay otro intrincado mecanismo de bloqueo. Detrás de la puerta hay un tramo de escaleras que conducen a la cripta del primer Señor del Fuego.[2]

Señores del Fuego conocidos enterrados en las Catacumbas[]

  • Primer Señor del Fuego
  • Abuelo de Sozin
  • Padre de Sozin (fallecido en el 58 AG)
  • Sozin (fallecido en el 20 DG)

Curiosidades[]

  • Aang es la única persona conocida de fuera de la Nación del Fuego que ha visitado las catacumbas.
  • Las Catacumbas del Hueso del Dragón son el único depósito conocido de pergaminos que detallan la historia de la Nación del Fuego, ya que Zhao destruyó todo el ala de la Biblioteca de Wan Shi Tong dedicada a la Nación del Fuego.[4]

Referencias[]

Véase también[]

Advertisement