Avatar Wiki
Advertisement
Avatar Wiki
Esta pagina está protegida contra movimiento Maestro Fuego EmblemaNacióndelFuego.png

La Princesa Azula es un personaje recurrente del Libro Dos: Tierra (土) y Libro Tres: Fuego (火) de la serie Avatar: La Leyenda de Aang. Es un enemigo clave del Equipo Avatar tras forjar su misión de perseguir al Avatar Aang y a su hermano desterrado en el Reino Tierra, el Príncipe Zuko; en compañía de sus dos mejores amigas y aliadas, Mai y Ty Lee. Es la Princesa de la Nación del Fuego, hija del Señor del Fuego Ozai y la Princesa Ursa, nieta de Azulon y hermana menor de el posterior Señor del Fuego Zuko, y medio-hermana de Kiyi. Es una prodigio del Fuego Control, siendo la única persona vista en poder generar llamas azules y relámpagos. Gracias a sus excelentes capacidades de estrategia, orquestó la victoria de la Nación del Fuego sobre la capital del Reino Tierra, Ba Sing Se, y detuvo la invasión en el Día del Sol Negro.


Biografía

Pasado

Azula fue la segunda hija del Príncipe Ozai y la Princesa Ursa, nacida cerca de dos años después de su hermano mayor, el Príncipe Zuko. Fue nombrada en honor a su abuelo paterno, el Señor del Fuego Azulon. Azula se crió en la riqueza y privilegio de la realeza de la Nación del Fuego. Su padre comenzó a criarla como su verdadera heredera, tomándole confianza y educándola en política. Su agudo ingenio y el hecho de que era un prodigio del Fuego Control le dieron gran atención y elogios, que rápidamente la convirtieron en la hija preferida de Ozai. Asistió a la Academia Real del Fuego para Chicas, donde conoció a Mai y Ty Lee, dos hijas de dos nobles de la Nación del Fuego.

Al principio solía llevarse bien con su hermano, e incluso con su madre. Zuko y Azula solían recrear a menudo el duelo final de Amor Entre los Dragones después de ver la obra durante sus frecuentes vacaciones en Isla Ember a forma de juego. Sin embargo, a medida que crecían, los hermanos con el tiempo se fueron separando debido a la crianza política e ideológica que imponía Ozai en Azula, mientras que por el contrario, Ursa solía ignorar a Azula. Pese a que Azula era más favorecida por su padre, ella sentía que su madre no la amaba tanto como a Zuko. Azula a menudo intentaba llamar la atención de Ursa, pero resultaba en que ella le llamara la atención. Alrededor del 94 DG, Azula paseaba junto con su madre y hermano en el jardín real. Sintiéndose abandonada y aburrida ya que Ursa sólo hablaba con Zuko, ella prendió fuego a una flor, lo que llevó a Zuko delatarla con Ursa. Ursa regañó a Azula por no respetar el jardín real, pero la princesa se defendió al decir que la flor "se lo merecía", ya que no era tan linda como las demás. En represalia por delatarla, la princesa de la Nación del Fuego luego quemó a Zuko. Sin embargo, Ursa la envió inmediatamente a su habitación con el ceño fruncido por su comportamiento. Este tipo de situaciones ocurrían de manera regular, y debido a esto, la princesa empezó a sentir hostilidad hacia su hermano y su madre.

Azula sonriendo triunfalmente sobre su hermano, mientras que es reprendido por Ozai.

Meses más tarde, Azula y su familia almorzaban juntos en el comedor del palacio. La princesa, insatisfecha con las técnicas de entrenamiento de su Maestro Fuego, le dijo alegremente a su padre que prendió fuego sus pantalones después de haber sido corregida por él. Ozai acordó que el profesor sonaba como un tonto por insistir en formas específicas, y declaró que lo enviaría a las colonias como castigo. Llena de alegría rencorosa, Azula dijo que "le haría bien" y lo llamó "tonto". Sin embargo, Zuko intentó defender al tutor, pero fue silenciado rápidamente por su padre. Ozai continuó reprendiendo a su hijo por sus habilidades de Fuego Control pobres, comparándolo con Azula y su talento natural para el arte. Incluso llegó al punto de revelar que en un principio, había pensado en exiliarlo del palacio ya que no creían que fuera un Maestro, y dijo que a diferencia de Azula, que no necesitaba de suerte, el había tenido suerte de nacer. Ante esto, Azula sonrió triunfalmente al ver a su hermano sorprendido.

Desde muy joven, Azula mostraba sus habilidades de manipulación y engaño.

Aún cuando sólo tenía nueve años de edad, Azula mostró sus talentos naturales, junto con su tendencia a la maldad y la perfección. Cuando Ty Lee logró realizar una voltereta después de que Azula fracasara al intentar hacer lo mismo, Azula respondió empujando a su amiga al suelo, por celos, y riendo alegremente. Cuando vio a una Mai de nueve años de edad, tratando de ocultar su amor por su hermano Zuko. Azula utiliza su actuación y la astucia para convencer a su madre para que Zuko jugara con ellas. Durante el juego, procedió a colocar una manzana en la cabeza de Mai y prenderla fuego, obligando a Zuko tirar a Mai a una fuente para apagar el fuego. Ella encontró el gran placer de avergonzar a los dos. Como una verdadera megalómana, Azula deseaba poder desde una edad temprana, sugiriendo que su padre sería un mejor Señor del Fuego que el heredero aparente, su tío Iroh. Se le mostró destruyendo una muñeca que su tío le había enviado como regalo del Reino Tierra. No mucho después de esto, su primo Lu Ten fue asesinado, provocando que Iroh abandonara su legendario asedio de seiscientos días en Ba Sing Se, que hizo que Azula lo calificara como "un cobarde y un perdedor". Ella incluso mostró cierta falta de respeto leve a su abuelo como cuando se le dijo que lo llamara "Señor del Fuego Azulon", ella respondió: "¿No podemos llamarle abuelo? Él no es exactamente el poderoso Maestro Fuego que solía ser".

Azula diciéndole a Zuko que su padre lo mataría por órdenes de Azulon.

Poco después de recibir esta noticia, Azula y el resto de su familia se presentó ante el Señor del Fuego Azulon, y ella hizo una exhibición espectacular de su destreza en Fuego Control. Curiosamente, en esta temprana edad ella no era capaz de controlar sus características llamas azules, utilizando en su lugar llamas naranjas, rojas o amarillas. Luego miró con aire de insuficiencia a Zuko cuando intentó la misma demostración y fracasó. Cuando Azulon envió a todos menos a Ozai fuera de la habitación, Azula agarró a su hermano y se escondieron detrás de las cortinas. Desde allí, vieron a su padre solicitándole a Azulon que le diera el derecho al trono para convertirse en Señor del Fuego en lugar de Iroh. Cuando Zuko huyó por temor de la ira del Señor del Fuego, Azula se quedó para ver con diversión. Azula luego oyó la frase de su abuelo con respecto a la muerte de su hermano, un hecho que ella no perdió el tiempo en informarle a Zuko. Ella se burló de él hasta que su madre la apartó airadamente para una conversación privada. Ella le confesó a su madre la conversación que el Señor del Fuego y su hijo habían tenido, y declaró estar muy preocupada por Zuko, pero en cuanto Ursa se retiró, sonrió maliciosamente. Azula fue vista la mañana siguiente jugando con el cuchillo que Zuko había recibido de Iroh, y fríamente anunciando que su abuelo había muerto y su madre había desaparecido. Poco después de eso, ella estaba viendo la coronación de su padre con alegría. 

Azula cuando Zuko es quemado.

No hubo desarrollo fraternal entre Azula y Zuko a lo largo de los próximos años, y Ozai aparentemente comenzó a favorecerla cada vez más por encima de su hermano durante este período. Ella, junto con Iroh y Zhao, presenciaron el Agni Kai de Zuko con su padre. Cuando Ozai quemó el rostro de su hermano, se le vio sonreír sádicamente en señal de triunfo, junto con Zhao. Luego de que Zuko fuera desterrado de la Nación del Fuego, Azula se convirtió oficialmente en la heredera de Ozai como futura Señora del Fuego. Durante los siguientes tres años, ella continuaría su formación implacable en el Fuego Control, estrategia y combate, hasta que se perfeccionó lo suficiente para servir a su padre. En ese momento, su Fuego Control había avanzado al nivel en el que su fuego era de color azul, lo que aumentaba al completo su potencia total de control e intensidad, haciendo de ella una prodigio formidable, también se volvió capaz de generar exitosamente un relámpago, una técnica especial de Fuego Control que solo podía ser utilizada por Maestros Fuego de alto nivel.

Invierno 99 DG

La nueva misión

Ozai le habla a Azula de su futura misión.

Poco después del fracasado asedio del Almirante Zhao en la Tribu Agua del Norte, Azula fue llamada por su padre a la sala del trono. Mientras ella se arrodilló ante su padre, el Señor del Fuego Ozai, comentó que Zuko era un fracaso por haber dejado escapar al Avatar en el Polo Norte y Iroh un traidor a la patria por haber defendido a Tui, el Espíritu de la Luna, de la ira de Zhao y haber conseguido que la Tribu Agua se hiciera invencible con Aang en el Estado Avatar. Enfurecido ante tales problemas en su familia, Ozai decidió que era tiempo de deshacerse de Zuko y Iroh, por lo que ordenó a Azula ir en su búsqueda al Reino Tierra, capturarlos y llevarlos ante él, donde probablemente los ejecutaría o enviaría a prisión. Azula sonrió con malicia ante la posibilidad de atacar a su hermano y su tío, a quienes odiaba, y se marchó a cumplir su misión.

Primavera 100 DG

Reunión familiar

Azula intentando engañar a Zuko para que vuelva a casa.

En el camino para buscar a Zuko y Iroh, Azula trabajó para perfeccionar su capacidad de crear un rayo con la ayuda de sus consejeras y maestras, Lo y Li. Azula finalmente encontró a Iroh y Zuko en un resort y trató de capturar a Zuko y Iroh, atrayendo a Zuko con la falsa promesa de ser aceptado con los brazos abiertos. Zuko creía en su hermana, pero Iroh era escéptico. Sin embargo, cuando Zuko descendía para llegar al puerto, Iroh acordó ir con él, pero se mantuvo incrédulo y vigilante. Después de que el capitán accidentalmente se refiriera a Zuko y Iroh como prisioneros, Zuko se enfureció y comenzó a luchar contra Azula. Ella evadió fácilmente sus ataques y contraatacó con insultos y ataques breves. Ella casi se las arregló para dispararle un relámpago, en un intento de acabar con él, sin embargo, Iroh intervino. Desvió el relámpago hacia un acantilado cercano, la lanzó fuera de su nave, y procedió a huir de la localidad con Zuko. Poco después, ella amenazó a los pobladores locales del Reino Tierra con un castigo cruel del Señor del Fuego si uno de ellos albergaba a los traidores.

Un nuevo objetivo

Después de haber sido informada por sus maestras gemelas que viajar con la Procesión Real no era una buena elección, ella aceptó y decidió abandonar la unidad, optando por encontrar y reclutar a sus dos amigas de la infancia. Ty Lee requirió un poco de "convencimiento" de Azula cuando expresó su renuencia a abandonar su vida en el circo. Mai, sin embargo, estaba dispuesto a dejar el aburrimiento de la ciudad conquistada de Omashu a favor de ir en una caza emocionante. Mientras que en la ciudad, Azula se reunió con Ukano para discutir asuntos de la ciudad y le reprendió por su fracaso en su tarea de gobernar la ciudad. Después de esto, ella renombró a Omashu como la ciudad de Nueva Ozai en honor de su padre.

Azula dejando Nueva Ozai con su Equipo de Élite.

Mientras que en la ciudad, Azula encontró por primera vez al Avatar, Aang. Ella y sus nuevas aliadas fueron casi capaces de derrotar a Aang y sus amigos, pero su falta de preparación general, al no ser capaz de trabajar en equipo y un movimiento de Tierra Control por parte del astuto Rey Bumi le dio al Equipo Avatar el tiempo necesario para escapar de la ciudad. Poco después de la batalla, salió de la ciudad en la que declaró al Avatar como un objetivo personal, además de la captura de su hermano y su tío.

La Princesa Azula y sus dos amigas implacablemente persiguieron al grupo del Avatar, utilizando un tren tanque muy avanzado de la Nación del Fuego y tres mangostas dragones con monturas para perseguirlos día y noche. Después de que el cuarteto se agotara, Azula decidió que deberían separarse después de descubrir el engaño de Aang para dirigir el equipo a su curso. Azula se encontró con el Avatar en una ciudad abandonada y se dispuso a pelear con él, sin embargo, fue interrumpida por su hermano Zuko que los había seguido y tenía sus propios planes para capturar a Aang. Azula luchó contra los dos muchachos y, a pesar del hecho de que la mayoría de los ataques de sus oponentes estaban concentrados en ella, ella dominó la pelea, consiguiendo darle fácilmente un golpe de gracia a Zuko y luego atrapar a Aang debajo de unos escombros caídos. La victoria se le negó, sin embargo, cuando Katara, Sokka y Toph aparecieron para rescatar a Aang, mientras Iroh llegó para ayudar a Zuko. Acorralada, ella afirmó que estaba dispuesta a ceder, diciendo que "una princesa se entrega con honor", pero para sorpresa y consternación de todos, Azula se aprovechó del momento de Iroh con la guardia baja y lo hirió gravemente con un rayo de fuego azul. Ella fue capaz de escapar de los cuatro Maestros cuando atacaron con sus respectivos elementos.

El taladro

Azula intentando detener a Aang.

Azula no fue vista de nuevo hasta que ella y sus aliadas estaban supervisando los esfuerzos de Ministro de Guerra Qin al utilizar un taladro gigante para atravesar el muro exterior de Ba Sing Se. Cuando los ingenieros informaron de un accidente de una emboscada a uno de los miembros de la tripulación, robo y sabotaje, Azula se dio cuenta de que era obra del Avatar. Al encontrar a Aang, Katara y Sokka intentando cortar los soportes del taladro, Azula forzó a Aang y su banda a huir rápidamente. Ella envió a Mai y Ty Lee tras Katara y Sokka mientras ella seguía a Aang, una vez más, reclamando propiedad personal sobre la captura del Avatar. Ella encontró a Aang intentando hacer un agujero en la parte superior del taladro y comenzaron un duelo brutal. Su Fuego Control casi abrumó al joven Avatar, pero él continuó luchando mientras el taladro se abría camino a través de la pared. La pelea terminó de una manera bastante poco digna cuando las tuberías de lodo del taladro explotaron, y Azula chocó con Aang al resbalar con el barro, ambos casi cayeron del taladro por diferentes lados. Azula trató de recuperar la ventaja, pero Aang era más rápido y en el momento en que ella se había recuperado, ya estaba en camino por la pared para destruir el taladro. Azula intento atacarlo con una llamarada, pero fue demasiado lenta. El fuerte impacto de Aang en la cuña de tierra destruyó el taladro y envió a Azula lejos, marcando la derrota de la Nación del Fuego. Ella cayó por la parte trasera del taladro, empapando a Ty Lee en lodo, mientras Mai abría una escotilla diciendo "perdimos".

Infiltráción y caida de Ba Sing Se

Azula evadiendo a Suki saltando por los aires.

Después de este incidente, Azula comenzó la caza del bisonte volador del Avatar, siguiendo su rastro de pelaje. Cuando la princesa y sus compañeras finalmente se encontraron con él, se encontraron con las Guerreras Kyoshi. Después de una charla sarcástica, Azula y sus amigas iniciaron una pelea. Azula se enfrentó uno a uno contra Suki y logró desarmarle y derribarle, sin embargo, fue distraída por otra Guerrera Kyoshi y se enfocoó en pelear con ella en su lugar. Después de acabar con la guerrera, volvió a luchar contra Suki, mientras se burlaba de ella de manera condescendiente. El equipo de Azula venció a las Las Guerreras Kyoshi, y tomaron parte de su atuendo, capturaron a sus oponentes y se disfrazaron como Guerreras Kyoshi, engañando con éxito al Rey Tierra e infiltrándose en la ciudad.

Ty Lee, Azula y Mai disfrazadas como Guerreras Kyoshi.

Poco después, el Rey Tierra reveló que él estaba teniendo una semana preocupante con Long Feng y los Dai Li planeando por tomar el control del Reino. Cuando el Rey reveló que el Reino Tierra tiene planeado invadir la Nación del Fuego en el día de un eclipse solar, Azula tomó esta información para ejecutarla próximamente. Después, ella le confió a Ty Lee y Mai que planeaba tomar el control de los Dai Li, ya quien los controlaba, controlaba a Ba Sing Se por dentro. Ella desarrolló un plan para informar a los Dai Li de su verdadera naturaleza y así difundir la palabra a su líder, Long Feng. El plan tuvo éxito y Azula fue llevada por agentes Dai Li en el medio de la noche a Long Feng, quien llegó a un acuerdo con ella. Él le dio el control de los Dai Li para derrocar al gobierno a cambio del Avatar.

Mientras tanto, Katara descubrió que Zuko y Iroh se encontraban en la ciudad y se acercó a Azula, pensando que ella era Suki, y le informó de la presencia de su hermano. Azula se reveló y antes de que Katara pudiera advertir a nadie, Ty Lee derribó a la joven Maestro Agua al atacarla con un bloqueo de chi. Azula procedió a encerrarla en las catacumbas de cristal debajo de la ciudad y tener una "reunión familiar" mediante el envío de una carta a Iroh y Zuko, diciéndoles que el Rey Tierra deseaba invitarlos para que le sirvan el té. Casi al principio del golpe de Estado, el par cayó en la trampa y se vio rodeado por agentes Dai Li. Después, Azula se presentó en la escena, ella ignoró a Iroh, no esperando que empezara a respirar fuego y confundir a todos los presentes. Iroh se las arregló para escapar al destruir una pared y saltar hacia un arbusto. Zuko, por su parte, optó por quedarse para enfrentar Azula, desafiándola a un Agni Kai. Azula rechazó la propuesta de Zuk, y lo envió a ser encarcelado en las catacumbas por los Dai Li.

Golpe de Estado

Por último, Azula desató su golpe sobre la ciudad y los Dai Li detuvieron a todo el Consejo de los Cinco, los mayores generales de clasificación del Rey Tierra, mientras que ella personalmente capturó al Rey Tierra. Sokka y Toph fueron detenidos y al intentar advertir al Rey Tierra del peligro y Azula los envió al calabozo donde antes había estado Long Feng. Acto seguido, Long Feng llegó al lugar y ordenó a los Dai Li el arresto de Azula, con aire de suficiencia proclamando una traición. El triunfo, sin embargo, era de Azula, ya que ella alegremente explicó que los Dai Li quedaron tan impresionados por ella que ya no sabían a quién seguir. De hecho, un agente Dai Li había comentado con anterioridad a Long Feng que Azula era un "tanto aterradora e inspiradora al mismo tiempo", un perfecto ejemplo de su talento maquiavélico. En un discurso petulante y detallado que asustó al Gran Secretario, ella lo denunció por su falta de derecho divino para gobernar, algo que ella poseía y él no. Ella terminó ordenando a Long Feng que se inclinara ante ella ya que no podía competir con alguien nacido para gobernar. A regañadientes y obligado, le dijo que ella le había ganado en su propio juego. Ella replicó mordazmente que él no era "ni siquiera un jugador"

Batalla en las Catacumbas de Cristal

Azula usando su Fuego Control para impulsarse.

Azula apareció más tarde en las catacumbas después que Aang y Iroh encontraran a Zuko y Katara. Aang y Katara se habían retirado por el consejo de Iroh para encontrar a Sokka y Toph mientras que él se quedó un momento con Zuko. Una vez a solas, trató de persuadir a Zuko de seguir su ejemplo y elegir el bien. Sin embargo, su elección no estaría completa sin el diablo en su hombro y Azula estaba más que dispuesta a interpretar ese papel. Usando a los Dai Li para inmovilizar Iroh, puso su habilidad de manipulación e ingenio a una prueba definitiva, con la promesa de que su padre restauraría el honor de Zuko y que ella lo necesitaba, le prometió todo si él la ayudaba. Cerró la discusión al dejar que él elija su propio destino y se fue a luchar contra Katara y el Avatar. Sin embargo, las cosas no iban a su favor desde el comienzo de la batalla, ya que sus ataques no pudieron romper sus defensas y se encontró rodeada por ambos lados por Aang y Katara. Justo cuando parecía que ella podría perder la batalla, su trabajo brindó frutos. Zuko llegó y tras un momento de reflexión, decidió atacar al Avatar. Una larga batalla siguió y Katara atacó a Azula, llegando nuevamente a una situación extrema con una pierna y un brazo inmovilizados en el agua. Azula fue salvada por la oportuna intervención de Zuko y en realidad le dio una mirada de aprobación antes de proceder a combatir al Avatar. Después de lograr incapacitar a Aang, Azula fue a poner fin al conflicto entre su hermano y Katara. Juntos, ella y Zuko fácilmente abrumaron a la Maestro Agua. El Dai Li se unió a ellos en algunos momentos y Azula y su hermano se volvieron imparables.

Aang luego se encierra en una cámara de cristal, y el resto de la habitación se quedó quieta al verlo entrar en Estado Avatar. Sin embargo, Azula se colocó detrás de él y utilizó su relámpago para atacarlo en la espalda antes de que pudiera dar rienda suelta a su poder. Se habría cortado con éxito el ciclo de Avatar de no ser por la oportuna recuperación de Katara y el uso de su poderosa Agua Control. A pesar de esto, el Avatar era incapaz de luchar, Azula y Zuko eran sin duda los vencedores. Mientras los hermanos se acercaban al dúo derrotado, fueron bloqueados por la oportuna aparición de Iroh. Él mantiene temporalmente al límite a Azula, Zuko y los Dai Li, dejándose capturar una vez que Katara había hecho su escape con Aang. Más tarde, en la sala del trono del Rey Tierra, Azula aseguró a un preocupado Zuko que había restaurado su honor al unirse a ella, y que Iroh había sido quien lo había traicionado a él, no al revés. Su honor fue restaurado, explicó, ya que después de cien años, ella y Zuko habían conquistado finalmente la ciudad capital del Reino Tierra, Ba Sing Se.

Verano 100 DG

Dejando Ba Sing Se

Después de la caída de Ba Sing Se, Azula hizo los arreglos para que ella y Zuko regresaran a la Nación del Fuego. Un acuerdo de este tipo que pasaba su posición como gobernante de Ba Sing Se a Joo Dee, a quien ella veía como la persona perfecta para dejar en su lugar, proclamado a la anterior guía de Ba Sing Se como la Suprema Administradora Burocrática de la ciudad. Azula le negó a un reacio Zuko la opción de permanecer en Ba Sing Se. Reuniendo a Ty Lee, la Princesa planeó utilizar a Mai y su atracción mutua de la infancia con Zuko para manipular la decisión de su hermano. Con el informe falso de una reunión con un almirante, Liang, puso a los dos en una cita con una cena típica de la Nación del Fuego, con los agentes Dai Li actuando como camareros. Sin embargo, la treta fue descubierta por casualidad cuando Zuko escuchó a Azula y a Ty Lee riendo en los arbustos cercanos. La Princesa trató de engañarlo, declarando que ella le estaba diciendo a Ty Lee que dejara de jugar alrededor de los arbustos. Pero ni Zuko ni Mai creyeron la historia y dejaron el lugar para dar un paseo privado en torno a Ba Sing Se.

Al día siguiente, al embarcar en las naves, Azula miró a Zuko y Mai hablando cariñosamente entre sí y llegó a la conclusión de que su plan parecía haber tenido bastante éxito después de todo. Luego se volvió hacia su tío encadenado y preguntó en voz alta si el prisionero siquiera sobreviviría el viaje a casa. Mientras ella saludaba a su hermano, Zuko de repente decidió ir con ellas de nuevo a la Nación del Fuego. Azula astutamente le dijo a su hermano que hiciera lo que quisiera, ya que era su decisión.

Regreso a la Nación del Fuego

Azula burlándose implícitamente de Zuko del porqué le había dejado la gloria.

Azula y Zuko volvieron a casa y ambos fueron recibidos con los brazos abiertos por las personas durante una manifestación que se celebraba en su honor, alabando sus esfuerzos exitosos en la capital del Reino Tierra. Más tarde, en el viejo estanque de tortugas pato, Azula y Zuko conversaron largamente esperado la reunión de su hermano con su padre. Zuko estaba ansioso no sólo de la audiencia próxima, sino también de que tenía que volver ante su padre sin el Avatar. Azula se encogió de hombros, una vez más reiterarando su posición de que la deuda fue cancelada ya que el Avatar estaba muerto. Zuko momentáneamente dudó en ponerse de acuerdo sobre la supuesta de la muerte de Aang. Azula, sin embargo, parecía no tenerla en cuenta y simplemente se alejó.

Cuando Zuko se reencontró con su padre, se reveló que Azula había mal informado a Ozai de manera que había sido Zuko quien mató al Avatar y no Azula como ocurrió en realidad. Zuko se dirigió inmediatamente a la habitación de Azula a cuestionarle el por qué le había mentido a su padre. Azula respondió con que solo fue "gesto generoso" al ver lo mucho que Zuko se había preocupado por recuperar su honor, sin embargo, Zuko no cree nada de lo que dice y la acusa de tener otro motivo. Ella con indiferencia solo le dice que le dejó el crédito a él por si acaso el Avatar regresa, puesto que en ese caso, la gloria de Zuko se convertiría en fracaso. Aún así, ella le asegura a Zuko que no tiene nada de que preocuparse, ya que no había forma de que el Avatar pudiera haber sobrevivido. Con eso, ella ofreció las buenas noches a su profundamente indignado hermano.

Mientras estaban en un picnic romántico juntos, Zuko y Mai se vieron interrumpidos abruptamente por Azula que quería hablar con su hermano en privado. A pesar de la primera negativa de la pareja, ella alejó a Mai de la escena diciéndole que Ty Lee necesitaba ayuda con su trenza; Mai dejó a los dos solos, pero fue vista disparando una mirada venenosa a la Princesa mientras se alejaba. Cuando estuvieron solos, Azula le dijo a Zuko de que sabía que él había ido a ver al tío Iroh, tildado de traidor, en su celda de la prisión. Zuko se defendió diciendo que el guardia le había contado, pero ella le respondió que en realidad había sido él cuando habló del guardia. Ella le advirtió que sus visitas podrían levantar sospechas entre la población civil y casualmente le dijo que cuidara sus acciones.

Vacaciones en la Isla Ember

El comportamiento obsesivo de Azula se extiende hasta sus ratos de ocio.

Azula, Mai, Ty Lee y Zuko viajaron a la Isla Ember para unas breves vacaciones, mientras que el Señor del Fuego consultaba con sus asesores en privado. Azula aprovechó de esta oportunidad para experimentar la vida como una persona normal, por primera vez, optando por mantener su verdadera identidad y la de Zuko en secreto. En la playa, Chan y su amigo, Ruon-Jian, quedaron impresionados por Ty Lee y Mai y decidieron invitarlas a ambas a una fiesta en la casa de Chan. Azula luego los interrumpió, insistiendo en que ella y Zuko fueran invitados también, a lo que Chan aceptó de mala gana. Cuando Azula y los demás llegaron a su casa, Azula mencionó lo "afilado" que era su colgante, tan afilado que podía "perforar el casco de un buque de guerra imperial, dejando a miles de muertos en el mar". Este "elogio" fue extraño para Chan y torpemente le dio las gracias.

Azula matando el ambiente romántico.

Tras haber insultado a Ty Lee y decirle que ella no era un desafío para los muchachos, se disculpó, declarándole a su vieja amiga que estaba celosa de toda la atención de la que estaba recibiendo y le dijo que necesitaba ayuda con los muchachos. Después de una lección muy incómoda y breve, Azula le insistió a Chan en que le mostrara la casa, dejando un vaso en la cabeza de la chica con la que él estaba hablando antes de que Azula se entrometiera. Él la llevó a la terraza y comenzó a hacer un par de chistes de los cuales Azula se rió, siguiendo el consejo de Ty Lee. Ella luego le hizo un cumplido, y entonces Chan se acercó y besó a Azula, llamándola hermosa a lo que ella respondió: "Juntos, tu y yo seríamos la pareja más poderosa en el mundo entero. ¡Vamos a dominar la tierra!" Esta declaración fue acompañada de una pequeña muestra de sus únicas llamas azules. Chan inventó una excusa para salir, lo que dejó a Azula decepcionada.

Ella encontró a Zuko en la casa de playa de su padre, y le pidió que la acompañara. Más tarde, Azula hizo el papel de intérprete cuando el grupo se turnaba para contar historias que proporcionan una visión profunda sobre cómo habían sido sus vidas. Cuando llegó su turno, Azula dijo que ella no tenía una patética "triste historia". Sin embargo, ella admitió en voz baja que estaba consciente de que su madre amaba más a Zuko y pensaba que era un monstruo. Tras un momento de silencio, ella cruelmente agregó que aunque su madre tenía razón, todavía dolía. Se dio a entender después que Azula albergaba sentimientos reprimidos de ira hacia su madre por esto. Por primera vez, se le vio como alguien casi completamente vulnerable y resignado a ser, como creía que Ursa la veía. Como prueba de su día especial, Azula procedió a llevar a los otros a interrumpir la fiesta y destrozar la casa de Chan.

Azula pasó gran parte del resto del fin de semana en la Isla Ember en un salón de juegos, superando a niños más pequeños luchando contra ellos en un nuevo juego mecánico. Cuando Zuko y Mai pasaban por el lugar, Azula arrastró a su hermano a jugar, activando un movimiento secreto en su figura usando Fuego Control. Cuando Zuko intentó el mismo truco, terminó exagerando y destruyó el juego, obligando a los cuatro jóvenes a encontrar alguna otra forma de entretenimiento y dejando al propietario del juego horrorizado.

Un llamado a la destrucción

Azula, junto con su padre, su hermano, y todos los oficiales militares de alto rango de la Nación del Fuego, asistieron a una importante reunión de guerra de todo el día. Más tarde se reveló que en esa reunión, Azula fue quien sugirió la quema el Reino Tierra usando el poder del Cometa de Sozin, un plan que Ozai fácilmente adoptó, para gran consternación de Zuko.

El Día del Sol Negro

Azula presentando su as bajo la manga.

Pocos minutos después del comienzo del eclipse solar, cuando el Avatar, Toph y Sokka lograron localizar y entrar en sala subterránea del Señor del Fuego, se vieron confundidos por encontrar a Azula en su lugar. Ella reveló que había sabido acerca de la invasión por meses y estaba totalmente preparada para enfrentar y retrasar a los atacantes. Azula mandó a dos agentes Dai Li que había traído de Ba Sing Se a atacar mientras que huía del trío, perseguida de cerca por Aang, Sokka y Toph. Una vez que los agentes habían sido derrotados y Azula estaba acorralada, Sokka se dio cuenta de que sólo estaba perdiendo tiempo. Instó a los otros para que la olvidaran para buscar a Ozai. Cuando empezaron a irse, Azula le mencionó a Suki a Sokka, afirmando que ella había abandonado la esperanza de que alguna vez él la rescatara de su encarcelamiento. Esta revelación hizo que Sokka quisiera atacarla con furia ciega. Azula sacó un shuriken, pero Toph lo percibió y la inmovilizó contra la pared. Sokka furiosamente exigió saber dónde estaba Suki mientras que Azula simplemente guardaba silencio. Cuando terminó el eclipse, Azula rompió sus ataduras y tímidamente informó al trío de la ubicación exacta de Ozai antes de correr por el pasillo. A medida que la invasión llegaba a su fin, la Princesa se mostró observando al Avatar y sus amigos huír a bordo de Appa desde su aeronave. Sin embargo, ella optó por no perseguirlos, a sabiendas de que eran demasiado rápido y que tarde o temprano, volverían. Durante el enfrentamiento de Azula con el grupo, Zuko se enfrentó a su padre, Ozai y le dijo que Azula le había mentido al decir que Zuko mató al Avatar, cuando en realidad Azula lo hirió. Reveló que el Avatar logró sobrevivir al final. Irónicamente, Ozai parecía haber perdonado a su hija por estos crímenes ya que ella no mostró evidencia de haber enfrentado ningún castigo. Azula puede haberlo manipulado una vez más para perdonarle el posible castigo que hubiera recibido.

Traicionada

Azula llegó a la prisión Roca Hirviente con Ty Lee y Mai, quien no la estaba acompañando, sino que estaba visitando a Zuko. La Princesa interrumpió el interrogatorio del guardián de un guardia que había sido acusado de haber participado en un fallido intento de escape de la cárcel, sólo para informarle de su error: el guardia no era parte del grupo responsable. Ella tenía sus propias sospechas sobre quién había sido el responsable del plan de escape: el Equipo Avatar. Al descubrir el intento de fuga, Ty Lee empezó a correr por una de las líneas de las góndolas, mientras que Azula tomó un juego de esposas de un guardia y usó su Fuego Control para impulsarse hacía la línea. Al llegar a la góndola, Ella y Ty Lee lucharon contra Sokka, Suki y Zuko en una de las góndolas de la prisión. Mientras que Ty Lee luchaba con Suki, Zuko y Sokka y Zuko tomaron a Azula logrando bloquear sus explosiones de fuego, mientras que Sokka intentaba golpearla con la espada. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, ni Zuko ni Sokka lograron derrotarla. Cuando los guardias empezaron a cortar las líneas planeando dejar caer la góndola en el lago hirviendo, ella y Ty Lee saltaron hacia otra góndola. Para su consternación, descubrieron a su amiga, Mai, derrotando a los guardias para salvar a Zuko y sus amigos.

Azula hirviendo en rabia por la traición de sus amigas.

Después de la batalla, le dijo a Mai que no debería haber salvado Zuko, ya que sabía las consecuencias. Sin embargo, Mai le dijo que ella había calculado mal y ahora amaba a Zuko más de lo que temía a Azula. La idea de una emoción que nunca había experimentado plenamente, al ser más fuerte que su capacidad de infundir miedo y control, la llevó al límite. A medida que la tensión aumentaba, Azula y Mai se dispusieron a luchar, el intento de Azula por atacar a Mai se interrumpió cuando Ty Lee bloqueó súbitamente dos de sus caminos chi y la paralizó, para sorpresa de las tres de las chicas. Los guardias vinieron a la ayuda de Azula y ella les dijo que pusiera a Ty Lee y Mai donde nunca pudiera ver sus caras de nuevo y que las dejaran que se pudran.

Esto marcó un importante punto de inflexión en su vida porque, después de la traición de sus amigas, Mai y Ty Lee, ella nunca mostró su precisión fría y despiadada claridad de mente otra vez.

Persiguiendo a Zuko

Azula liderando el ataque al Templo Aire del Oeste

Pocos días después de su derrota en la Roca Hirviente, Azula siguió a Zuko y Sokka hasta el Templo Aire del Oeste. Ella atacó con una completa flota de aeronaves, con la intención de matar a Zuko y le pregunta que estaba haciendo ahí, contestándole "que acaso todavía no te queda claro pronto voy a celebrar que me convertiré en hija única". Zuko ataca, creando una distracción mientras Aang y los otros escaparon. Mientras la batalla progresaba, Zuko y Azula parecía muy igualados hasta que la pelea terminó abruptamente cuando sus puños llameantes se chocaron, dando lugar a una explosión. Ambos fueron lanzados hacia los costados de la aeronave. Zuko se salvó de caer a su muerte por Appa y el Equipo Avatar y Azula lo hizo al impulsarse con Fuego Control hacia una pared del acantilado y aferrándose a ella con un gancho de su broche para el cabello.

Los actores de la Isla Ember

En la obra, "El Muchacho en el Iceberg", su personaje no daba muestras de crueldad. Muchas de sus características fueron demasiado exageradas, como las uñas y el maquillaje. Sin embargo, al final de la obra, su personaje mató al personaje de Zuko, acción que fue acompañada por gritos salvajes de los espectadores, que dejaron al verdadero Zuko desconcertado.

Frágil estado mental

Azula alucinando una confrontación con su madre.

Cuando Ozai se coronó a sí mismo Rey Fénix, nombró a Azula como el nuevo Señor del Fuego tras un breve debate en el que Azula sentía que estaba siendo tratada de la misma manera que lo hizo con Zuko. Azula, sin embargo, ya había comenzado a perder el contacto con la realidad y el hecho de que su padre no la quisiera con él sólo empeoró las cosas. Ella comenzó a desterrar sus súbditos por miedo y paranoia, incluyendo a una sirviente por no sacar el corazón de una de sus cerezas, que ella tomó como un crimen contra la vida. Más tarde desterró a los Dai Li por tomar cinco minutos en llegar después de haber sido convocados y a los Maestros Fuego imperiales por su potencial para traicionarla. Cuando Lo y Li confrontaron a la Princesa por su bienestar, ella se enfureció y, luego de fracasar en averiguar quién dijo la última "ofensa", ordenó a las gemelas a combatir en un Agni Kai. Cuando Lo y Li dijeron que no podían porque no eran Maestros Fuego, Azula desterró a Lo señalando a Li, y dejando a Li quedarse señalando a Lo, confundiéndolas acerca de quién había sido desterrada.  Además, parecía que ella no estaba durmiendo bien ya que tenía círculos oscuros bajo los ojos en este punto, posiblemente asustada por el hecho de que alguien pudiera intentar asesinarla mientras dormía.

Con todos sus súbditos desterrados, intentó arreglarse el cabello ella misma. En su lugar, sin embargo, terminó cortando una gran parte de su cabello. Mientras reía salvajemente del corte mal hecho, fue acechada por una alucinación de su madre, Ursa, diciéndole con pesar que tenía un cabello hermoso y que era una lástima. Azula, enfadada, le exigió que no actuara, ya que sabía que la creía un monstruo. La alucinación respondió que siempre intentaba asustar a la gente por no dejar al descubierto sus sentimientos, como ocurrió con Mai y Ty Lee. Azula, dándose vuelta para mirar directamente a la alucinación de su madre, lanzó un discurso sobre como los sentimientos eran para tontos, y que era mejor que todos le temieran, afirmando que incluso ella, su madre, le temía. Ursa comenzó a decir "No, yo te amo...", hasta que Azula, desquiciada, destrozó el espejo en el que se reflejaba su madre. Al descubrir que todo era una alucinación, Azula se echó a llorar en el suelo.

A raíz de la alucinación, Azula albergó la idea de que era su madre quien estaba contratando o convenciendo gente de arruinar su vida. Con esa idea desquiciada, a partir de entonces, preguntaría a quien le hablara si fue "enviado por ella para destruirme".

Duelo con Zuko y derrota

Azula disparándole un relámpago a Katara.

Cuando estaba a punto de ser coronada, Zuko interrumpe el evento y se declara como el verdadero Señor del Fuego. Azula reta a su hermano a un Agni Kai final. Zuko acepta y nota que Azula estaba actuando de forma sospechosa, ya que anteriormente era ella quien rechazaba sus retos de Agni Kai. Katara intenta convencerle de que no pelee con Azula de forma precipitada, pero Zuko denota que hay algo extraño con Azula y que no está en un buen estado mental. En el comienzo del duelo, ambos hermanos estaban en el mismo nivel, pero posteriormente Zuko logra derribar a Azula, quien termina cayendo de espaldas. En un intento de acabar con Azula de forma rápida, Zuko le reta a que lanze un relámpago, para que así el pueda redigirlo hacia ella. Azula accede y empieza a generar un potente rayo, mientras que Zuko se preparaba para redirigirlo. Sin embargo, Azula apunta hacia Katara, que estaba metros detrás de Zuko y totalmente indefensa ante sus ataques, por lo que Zuko interviene e intenta redirigir el rayo, aunque recibe parte de la electricidad en parte de su estómago, por lo que queda totalmente sin fuerzas para seguir luchando.

El colapso mental de Azula al perder.

Inmediatamente, Azula se enfocó en atacar a Katara, que estaba desconcertada por la lesión de Zuko. Azula hizo todo lo posible para mantener a Katara lejos de cualquier fuente de agua y frecuentemente se burlaba del dúo, refiriéndose a Katara como "sucia campesina" y se burlaba de su Zuko por haber quedado sin fuerzas para luchaa. Katara finalmente la inmovilizó con agua congelada de un canal subterráneo del castillo y aprovechó la oportunidad para encadenarla al suelo. Cuando Azula vio a su hermano de pie después de la curación de Katara, se enfureció, ahora que su plan había fallado. Azula empieza a respirar fuego azul, mientras llora de ira y frustración, para finalmente caer al suelo. Katara observa con empatía y tristeza el desenlace de Azula, mientras que Zuko solo se queda observando sin ningún tipo de emoción.

Después de la Guerra de los Cien Años

Tiempo internada

Azula aceptando ayudar a Zuko.

Después de su Agni Kai con Zuko, Azula fue trasladada a un centro de salud mental en una isla cercana, donde fue monitoreada continuamente. Alrededor de un año más tarde, recibió la visita de su hermano, quien le dijo que había visitado numerosas veces a Ozai y había tratado constantemente de obtener información sobre el paradero de su madre, aunque esto había sido en vano. Respondiendo a su petición de ayuda, Azula le dijo que ella no necesitaba nada a cambio de su ayuda, ya que el mero conocimiento de estar al servicio del Señor del Fuego sería suficiente satisfacción. También dijo que ella había estado preguntándose todos los días desde que notó la reflexión de Ursa en el espejo mientras se preparaba para ser coronada, qué le había pasado a su madre hacía tantos años.

La colocaron en celdas contiguas con su padre, aunque no se hablaron durante media hora. Cuando Zuko se dio cuenta de eso, él fue a servirles té, en un intento de hacer que la situación fuera más agradable. Azula, malinterpretando el gesto, agarró la bandeja con los dientes, y posteriormente hizo caer a Zuko. Ella airadamente le acusó de querer ofrecerle la bebida como un animal, ya que no habría tenido ninguna otra manera de hacerlo mientras estaba restringida en una camisa de fuerza. Su exabrupto le costó que su chi fuera bloqueado por Ty Lee. Al ver a su vieja amiga, su estado mental le hizo hacerle la pregunta a la chica en cuanto a cómo "ella", en referencia a Ursa, había logrado derrocar el miedo que ella solía sentir por Azula. Antes de que la situación pudiera llegar más lejos, Zuko intervino y declaró que él no había querido hacer nada malo y sólo quería facilitar la conversación con Ozai. Después de haber sido colocada en la silla de nuevo, Azula con el chi bloqueado y arrogancia declaró que si su hermano quería a ella y su padre para tener una conversación digna, debe dejarlos solos, cosa que hizo.

Búsqueda de Ursa

Azula quemando las cartas antes de que Zuko las lea.

Cuando Zuko estaba llevándola de vuelta a su vieja habitación en el palacio donde ella iba a estar a partir de entonces, él le preguntó si había sido capaz de convencer a Ozai de proveer la información necesaria sobre el paradero de Ursa. Azula esquivó la pregunta y preguntó a su vez si no había experimentado nunca la sensación de tener el chi bloqueado. Cuando Zuko dijo que no, ella procedió a describir minuciosamente la sensación, mencionando que uno se hace extremadamente flexible antes de recuperar el control total. Para demostrar sus palabras, ella torció el brazo fuera de su camisa de fuerza y le disparó un rayo a su hermano. En la escaramuza que siguió, se las arregló para liberarse por completo y se dirigió hacia un edificio cercano. A través de un pasadizo secreto, se dirigió a una de las cámaras secretas de Ozai donde recuperó una carta de la pila de cartas que Ursa había escrito, aunque nunca fueron entregadas a su ciudad natal. Antes de que Zuko pudiera tomarla, las quemó después de haberlas leído. Sin embargo, ella ocultó una, a pesar de que su hermano creía que todo se había perdido. A cambio del conocimiento acerca de lo que había leído en las cartas presuntamente quemadas, solicitó que se le permitiera ir con él en la búsqueda de su madre.

Cumpliendo con la solicitud, Zuko la dio de alta en el hospital mental y le permitió que lo acompañara, sin ataduras y con dignidad. Sin embargo, cuando ella se mostró ante el Equipo Avatar, fue atacada inmediatamente por Katara. Ella esquivó fácilmente sus ataques, y procedió a insultar a Sokka. No llegó a una pelea hasta el día siguiente, en la que Azula terminó dándole un pequeño golpe con su rayo, después que la amenazara con su boomerang. El resto del equipo inmediatamente intervino y la inmovilizó con sus poderes. Después de su liberación, ella declaró que todos ellos sólo se mantuvieran alejados de ella, y se llevarían perfectamente.

Azula era incapaz de hacer frente al hecho de que Ursa la amaba.

Ella viajó a Hira'a en Appa con el Equipo Avatar para encontrar a su madre, pero su estado de ánimo era errático e impredecible, y se caracterizaba por tener síntomas de brotes repentinos, ya que constantemente se preguntaba cómo "ella" había contactado con el Equipo Avatar, refiriéndose a su madre. Al casi llegar a Hira'a, intentó escapar saltando de Appa. Cuando Aang se abalanzó y la salvó de una muerte inminente, quemó parte de su planeador, lo que los hizo chocar contra el suelo y asegurar su propia escapada. Se escapó, pero se detuvo mientras se acercaba a un arroyo y oyó la voz de su madre que venía del agua. Discutió con el reflejo, acusando a Ursa de haberla querido arruinar desde el día en que nació, y todo porque estaba celosa de su poder. Sin embargo, ella triunfalmente declaró que gracias a la carta de Ursa, ahora tenía todas las pruebas que necesitaba para tomar el trono de Zuko, si no fuera por las interferencias constantes de Ursa y sus conspiraciones. Ella revela así sus propios planes para encontrar y matar a Ursa por sí misma para detenerla una vez por todas. Ella dejó escapar un grito emocional cuando la alucinación de su madre confirmó su amor por ella, y disparó un rayo en el espejismo, indicando que la declaración de amor no era nada más que un último intento traidor de Ursa para que su propia mente este contra ella.

Azula salvando al Equipo Avatar de las polillas avipas.

En ese momento, Zuko se presentó y le preguntó sobre con quién estaba hablando. Como reacción agresiva, quiso atacar a su hermano, pero fue encerrada en hielo por Katara en su lugar. Mientras la Maestra Agua se acercaba a ella, ella la culpó de ser uno de los conspiradores de Ursa, aunque su declaración fue interrumpida cuando un espíritu lobo apareció y atacó al grupo. Cuando estaban siendo dominados por las avispas polilla tosiendo, Azula le pidió a Zuko que la liberara para que pudiera ayudar, convenciéndolo de que ella no podía hacer las cosas peor para ellos y diciendo que si él ni siquiera podía confiar en su propia familia, no había nadie a quien confiar. Él derritió sus ataduras de hielo, y manteniéndose fiel a su palabra, creó un enorme rayo que disparó lejos del grupo, aprovechando dirección del rayo las polillas avispa siguieron el rayo y el espíritu lobo salió tras ellas.

Esa noche, Azula estaba hablando dormida y temblando de frío, pero Zuko le llevó una manta después de ver cómo Sokka hacía lo mismo con su hermana.

Al día siguiente la princesa se despertó por otra alucinación de Ursa. Su madre le instó a que dejara de hacer lo que estaba haciendo, ya que Ursa creía que no era el destino de Azula tomar el trono. Sin embargo, Azula tenía la intención de dispararle a su madre con un rayo, pero Ursa sólo instó a Azula a encontrar su verdadero destino. La alucinación de Azula terminó con su mano agarrando el brazo de Katara. Sokka preparó su boomerang, pero Katara calmó a la Maestra Fuego inestable. Azula descubrió que su hermano había tomado la carta y amenazó a los hermanos con fuego para revelar su ubicación. Ella quemó algunos de los árboles y arbustos cercanos, y se dirigió con su hermano.

Azula exigiéndole a Zuko que revelara dónde estaba el mensaje de Ursa, creyendo que era la llave al trono de la Nación del Fuego.

Azula encontró a su hermano sentado con Aang en el extremo de un acantilado. Frustrada, disparo ráfagas de fuego a Zuko y un duelo estalló. Aang se fue con su planeador para buscar a Sokka y Katara y trató de apagar el fuego. Azula fue agarrada por Zuko y la mantuvo sostenida solo por su brazo sobre precipicio del acantilado mientras ella acusaba a su madre de haberle avisado a Zuko de la ubicación de la carta, antes de saber que la había guardado durante toda la noche. Zuko le pidió a Azula que deje de luchar, a lo que Azula estuvo de acuerdo, y ambos volvieron con el equipo. Después de que el resto del equipo apagó el fuego, el grupo continuó su viaje a Hira'a.

Llegaron a la frontera de Hira'a y el Equipo Avatar se disfrazó con ropa de la Nación del Fuego, aunque Azula era la única que seguía llevando su propia ropa. El grupo llegó justo cuando una actuación de Amor Entre los Dragones estaba terminando. Azula y Zuko recordaron las veces que veían la obra y la forma en que actuaban la escena de la batalla, Azula se jactó de que hacía a un mejor emperador dragón, por lo que ella tomaba el papel de entre ellos dos. La obra terminó y Azula siguió a los otros. Ellos se reunieron con el líder del grupo de actuación de Hira'a, Noren, quien les ofreció información sobre Ursa, además de una invitación de tomar té. Azula y Zuko hablaron con la hija de la pareja, Kiyi, sobre su muñeca. La princesa mencionó que solía "cortarle las cabezas" a sus muñecas en lugar de cortarles el pelo, ofreciendo hacer lo mismo con la muñeca de Kiyi, que asustó a la joven y causó que Zuko regañara a su hermana. Después, la Maestra Fuego comentó que "fue tentada para quemar toda la casa, pero se resistió por Zuko". La idea provocó la ira de Katara, haciendo que hubiera tensión entre las dos chicas. Las tensiones crecían entre Katara y Azula y resultaron en declarar que el Valle Olvidadizo sería la última parada del viaje.

Azula salvando a Sokka del ataque de Misu.

A su llegada, Azula empezó quemando el valle para hacer un camino. Cuando Aang encontró un murciélago mariposa que lo llevó a un estanque, Azula y los otros los siguieron allí. El Avatar dijo que era un lugar espiritual y exhortó a todos a respetarlo, pero Azula vio una vez más una alucinación de Ursa instando a que dejara la misión. La princesa olvidó con prontitud las palabras de Aang y disparó un relámpago al estanque, y le gritó a Aang que Ursa le había dicho que la llevara allí. Katara estaba a punto de congelarla en el lugar, pero una lluvia de flores de loto afiladas comenzaron a atacar al equipo y las plantas cercanas comenzaron a enredar al equipo uno a uno. Azula salvó a Sokka, con el argumento de que con un "campesino" más en la escena, tenía más oportunidad de sobrevivir. Katara entonces dedujo que se trataba de un Maestro Agua atacando, usó Planta Control y ordenó a quien estaba atacando que se revelara.

Rafa y Misu, hermano y hermana, emergieron de entre la vegetación, y terminaron acampando con el grupo. Misu les advirtió que los estanques del Valle Olvidadizo necesitaban permanecer tranquilos. Ella y su historia de Rafa que le contó al equipo, remarcando el vínculo entre hermanos, dio lugar a miradas inciertas de Azula y su hermano. La princesa cortó el relato y le preguntó acerca de Ursa, a lo que Misu respondió que ni ella ni Rafa la habían visto. Mientras Aang se preparaba para cruzar hacia el Mundo de los Espíritus para buscar al espíritu lobo, Azula se alejó, y cuando se enfrentó a Zuko, le preguntó si realmente iban a encontrar a su madre o ayudar a "un par de vagabundos". Zuko le dijo que era el deber de Aang ayudar a la gente, y Azula acusó al Señor del Fuego de no querer mantenerse en el trono, y que prefería en su lugar viajar con el Equipo Avatar para ayudar a la gente. Su mente se movió con rapidez, una vez más acusó a Ursa de mandar a Rafa y Misu para alejarlos de ella, y se preparó para disparar un rayo a los hermanos, y le advirtió a su madre que sus planes podrían fracasar. En un intento por salvarlos, Zuko se atravesó en el camino justo cuando Azula disparó, evitando que el rayo llegara a los hermanos, y redirigiéndolo.

Enojada por esto, Azula inició una pelea con Zuko, pero sus pies fueron rápidamente congelados por Katara. Antes de que la pelea pudiera seguir, Aang llegó, junto a un espíritu muy poderoso, la Madre de las caras. Azula presenció como el deseo de encontrar a su madre casi se hacía realidad, pero cuando Zuko dejó que Rafa y Misu tomaran el lugar para darle un nuevo rostro a Rafa, ella enloqueció, se liberó de la trampa de hielo, y le exigió al espíritu saber dónde estaba su madre. La Madre de los Rostros le explicó que recordaba a Ursa, una mujer de increíble belleza, que había elegido cambiar su rostro, por uno mucho más simple, mostrándole el rostro de Noriko. Sin perder tiempo, Azula salió corriendo por el bosque, intentando sacarle ventaja a su hermano.

Desaparición

Azula queriendo vengarse de Noriko.

Sin embargo, al llegar a la casa de Noren y Noriko, ella descubrió a Sokka esperándolo, e iniciaron una pelea en el techo de la casa, hasta que este cedió. Ambos cayeron al salón donde la familia había estado comiendo. Al ver a Noriko, Azula declaró que por fin podría completar su destino, pero se distrajo al escuchar a Kiyi gritando por su madre. Viendo esto, Azula le exigió a su madre saber si había tenido que tener otra hija porque la primera era un monstruo, pero antes que algo pudiera pasar, Sokka le dijo que se detuviera. Tomando esto en gracia, Azula le preguntó donde estaba su juguete, y cuando Sokka señaló que estaba tras ella, su boomerang la golpeó en la nuca, distrayéndola lo suficiente como para que Noren y Kiyi pudieran escapar. Aunque antes que Noriko pudiera alejarse lo suficiente, Azula la atrapó contra la pared, y gritó que todo terminaba en ese momento. Cuando Noriko le confesó no saber nada de lo que la princesa estaba diciendo, ella le espetó que seguramente debería haber estado imaginando como su madre había intentado destruirla desde el momento en que había nacido. Y al ver como su madre la tomaba por la mejilla, y se disculpaba por todo a pesar de no recordar, sobre todo, por no amarla lo suficiente, Azula se emocionó hasta las lágrimas, permitiéndole a Zuko intervenir y separarlas. Enojada por la interrupción, Azula empezó a luchar contra su hermano, y cuando ella le disparó con un relámpago, Zuko lo redirigió directo hacia ella, el cual la golpeó y la derribó.

Azula desapareciendo en el bosque.

Aún desparramada contra un mueble, Azula intentó convencer a su hermano de que sin su madre, ambos serían libres. Zuko sería libre de dejar el trono, y ella estaría libre de escuchar todos los regaños en su cabeza. A pesar de que Zuko intentó contradecirla, ella sacó la carta, y le recordó que aquel día en el acantilado, él podría haberla tirado, pero que no lo había hecho, porque necesitaba la ayuda de ella para ser libre. Sin embargo, el Señor del Fuego la contradijo, sabiendo que el trono siempre había sabido que el trono sería su destino, y le explicó que no la había arrojado por el acantilado, porque a pesar de lo disfuncional y arruinada que estuviera su relación, aún eran hermanos. Azula volvió a disparar una ráfaga de fuego, dejó la carta en el piso, y aprovechó para escapar corriendo de la casa. A pesar de los gritos de su hermano diciendo que quería ayudarla, Azula solo se dio vuelta una vez, para decirle a su hermano que a pesar de ser fuerte, aún era débil, y corrió hacia el valle, desapareciendo entre la vegetación.

Humo y Sombra

En algún momento durante su desaparición, Azula empezó a creer que su destino era manipular y convertir a Zuko en un Señor del Fuego que gobernara por el miedo, similar a Ozai. Con esta meta, sus alucinaciones cesaron. Recordando cómo Mai habló de Kemurikage en el sueño de una fiesta de pijamas de cuando eran niños, Azula se inspiró en la imagen de los espíritus míticos de la venganza para sus planes. Azula luego salió del Valle Olvidadizo y ayudó a sus amigos a escapar de la institución mental. Con su disfraz de Kemurikage, Azula visitó a Ukano, ahora líder de la Sociedad Nueva Ozai, y lo amenazó con hacerle daño si no iba contra Zuko inmediatamente. Cuando Ukano fracasó en esto, Azula se enfrentó a él para hacer valer su promesa. Un Ukano aterrado pidió un mes para deponer a Zuko. En algún momento, Azula reveló su identidad a Ukano, que vació su cuenta bancaria para la construcción de una prisión bajo el cementerio de la familia real. En el próximo mes, Azula y sus seguidores comenzaron a secuestrar a los niños de la capital, incluyendo a Tom-Tom.

Algún tiempo después, Azula secuestro a Kiyi, pero fue descubierto por Zuko, Aang, Ty Lee y Suki. En la lucha que siguió, Azula se reveló al disparar un rayo. Zuko lo redirigido hacia ella, pero Azula lo volvió a redirigir hacia él. Azula y sus compañeros luego consiguieron con éxito escapar con Kiyi a través de un pasadizo secreto. Después de cerrar a su media hermana con los otros niños, sus compañeros estaban empezando a ser muy impacientes con Azula, tratando de mantener a los niños por mucho tiempo. Sin embargo, Azula los calmo pidiendo paciencia, ya que tenía un plan. Azula y Ukano discutieron sobre que mantener a los niños no llevaba a ninguna parte y Ukano revelo que él está molesto por mantener a Tom-Tom como un prisionero. Azula ordenó Ukano para usar su Sociedad de una Nación Segura para iniciar disturbios en las calles, aunque Ukano no entendía cómo esto ayudará a que Ozai se convirtiera en el Señor del Fuego, Azula dijo en voz baja que su padre no entraba en el plan.

Más tarde, después de los disturbios, le dijo a Ukano que su revuelta todavía no estaba dando ningún fruto, pero señaló que él hizo todo lo que pidió y se mostró dispuesta a cumplir su palabra de liberar a los niños. Aun así, Azula se retractó de su promesa, razonando que si los niños están libres, acabaran diciéndoles a sus padres y Zuko donde los habían mantenido, y por lo tanto ella mantuvo la llave de su celda.

Más tarde, Azula y sus compañeras se enfrentaron a su hermano, Aang, sus antiguos amigos y a Mai. Cuando se enfrentaron entre sí, cuchillos de Mai cortan la capucha de Azula. Azula se burló de ella acerca de sus habilidades de lanzar cuchillos y atacó a su antigua amiga una vez más. Azula explicó cómo se enteró de la Kemurikage cuando se encontraban en una fiesta de pijamas en Mai, después de haberla oído murmurando acerca de los espíritus en sus sueños. Mientras reanuda su ataque, dio las gracias a Mai por haberle dado la inspiración para su mascarada. Cuando Kei Lo golpeó repentinamente a Azula por atrás, ella rápidamente lo agarró y, amenazado a Kei Lo, también se burló de Mai acerca de su gusto por los hombres. Zuko estaba junto a intervenir, pidiendole con firmeza a Azula para que liberara a Kei Lo, a lo que Azula se burlo, diciendo que era un intento barato de recuperar a Mai.

Después de intercambiar una ráfaga de fuego con su hermano, Azula salió corriendo hacia la tumba de su abuelo lejano. Cuando Zuko fue atrapado, Azula le explicó que estaban en la tumba de consejero más grande del primer Señor del Fuego. Cuando Zuko le preguntó por su mejoría emocional, Azula le atacó de nuevo, y cuando ella lo superó, reveló que las voces en su cabeza se detuvieron una vez que se dieron cuenta de su verdadero destino: no iba a convertirse en el Señor del Fuego en sí misma, sino que le daría forma a Zuko en un despiadado líder que gobierne a través del miedo. Aunque Zuko señala que ella ha perdido ahora que sus amigos han liberado con éxito a todos los niños que había secuestrado, Azula respondió que ella ya había ganado, ya que logró hacer a Zuko más dictatorial durante el curso de sus acciones. Antes de que pudiera ser capturada, desapareció en el humo.

Cuando Zuko se dirigió a sus ciudadanos, Azula y sus compañeros, todos haciéndose pasar aun por el Kemurikage, observan su discurso desde la distancia. Al oír que Zuko pide comprensión y paciencia a sus ciudadanos, mientras buscaba una manera de ser un mejor líder, Azula solo se burló de él y desapareció una vez más.

Doblaje

Avatar: La Leyenda de Aang (2005)

Inglés Latinoamérica
Grey DeLisle Yaninna Quiróz

Características

Personalidad

Azula es exigente, totalmente leal a la Nación del Fuego, y dispuesta a cumplir sus objetivos sin ningún tipo de dificultad o queja. Es poco impresionable con las cosas, y al principio, gran parte de su personalidad y emociones eran todo un enigma. Azula afirma haber nacido con el"derecho divino de gobernar, y que eso era lo que hacía fuerte. Ella no tenía ni piedad ni misericordia sobre los que marcaba como traidores o inferiores.

Incluso en situaciones que amenazan su vida, Azula se mantuvo enfocada y mortal.

Azula es reconocida por sus métodos firmes de liderazgo, acompañado de su frialdad. Desde pequeña siempre fue apática con sus seres queridos, siendo hostil y condescenciente. A pesar de que mostraba simpatía hacia sus amigas, nunca se preocupaba por sus sentimientos y las manipulaba como ella creyera conveniente, como cuando ella empujó a Ty Lee a abandonar el circo y unirse a su causa. Azula era vista como sospechosa por otros miembros de su familia. Su madre Ursa solía llamarle la atención, diciendo "¿Qué le pasa a esa niña?" después de observar sus crueldades ocasionales. Otra ocasión donde fue apática e insensible durante su infancia, fue su reacción ante la noticia de la muerte de su primo, Lu Ten, el hijo de Iroh, puesto que lo primero que hizo fue preguntarse si esto ahora hacía a su padre el heredero al trono. Más tarde tildó a Iroh de cobarde y un perdedor cuando se enteró que había terminado su Asedio de 600 años en Ba Sing Se por la muerte de su hijo. Ella ansiosamente esperaba que Azulon proclamara un castigo a Ozai por tratar de reclamar el trono y sonrió maliciosamente cuando Zuko fue quemado y marcado por su padre. Tampoco pareció importarle cuando su madre desapareció o cuando su abuelo murió. Su crueldad era al parecer infame y extrema. Cuando Iroh accidentalmente ingirió una flor venenosa de jade blanco, tanto él como Zuko rápidamente decidieron que preferían ir a buscar ayuda del Reino Tierra y enfrentar una muerte casi segura que pedir ayuda a la Nación del Fuego y ser entregados a Azula.

Incluso en juegos simples como pelota Kuai, Azula piensa en nada menos que la victoria absoluta.


Irónicamente, a pesar de su evidente orgullo, Azula conservaba cierta inseguridad por dentro. Como resultado de su vida encerrada en la realeza, había desarrollado una considerable cantidad de ineptitud social, haciendo de ella una persona considerablemente incómoda a la hora de socializar. También demuestra ser una persona competitiva y celosa, al tomarse demasiado en serio un simple juego de Kuai y posteriormente, sentir celos al ver que Ty Lee socializaba mejor con los muchachos de la playa.. Episodios después, Azula comenzó a dar muestras de una mentalidad frágil, generado al ser traicionada por Ty Lee y Mai. Al enterarse de que Mai desobedició sus órdenes porque prefirió a Zuko y no dejó cegarse por su intimidación, Azula se enfurece y le reitera que debería temerle más. Después de ser paralizada por Ty Lee para defender a Mai, Azula, enfurecida, ordenó entonces que sus dos ex-amigas fueran encerradas. A pesar de que era evidente que Azula tenía alta estima por sus amigas, su traición súbita la llevó hasta el límite de la locura por un instante, haciendo alusión a lo inestable que más tarde resultaría estar.

Por un momento fugaz, Azula se abre y revela el dolor y resentimiento tras su apariencia de sangre fría.

El punto de inflexión de Azula se produjo durante la coronación de su padre como El Rey Fénix, donde le dijo a Azula que no podría ayudar en el ataque contra el Reino Tierra, decisión que genera la angustia de Azula, que no quería ser dejada atrás. En sus propias palabras, no quería ser "tratada como Zuko", cuando ella había apoyado la causa de su padre desde el inicio, además de haber planeado gran parte de sus misiones . Ozai respondió que Azula sería coronada como el nuevo Señor del Fuego para gobernar sobre la Nación del Fuego en su ausencia temporal, satisfaciendo su deseo de poder. Aunque al princpio parecía estar de acuerdo, sintió una profunda frustración al no ser incluida por su propio padre en la victoria, quién además le había dejado claro que no quería nada que ver con ella.

El porte impecable de Azula es roto por la traición inesperada de Mai.

En el día de su coronación, Azula se volvió excesivamente paranoica y escéptica, desterrando a todos sus súbditos por delitos menores o sospechas, creyendo que todos eran su enemigo y querían lastimarla, visto cuando acusó a su sirvienta de dejar a propósito el carozo en una cereza para que se ahogara o cuando se enojó con los Dai Li por tardarse cinco minutos en responder a su llamada, sugiriendo que en ese momento un asesino podría colarse, matarla, y salirse con la suya. Ella sugirió entonces que los Dai Li podían traicionarla, y los desterró. Debido a su frustación y pésimo estado mental, actuó de manera imprudente a la hora de arreglar parte de su peinado, el cual terminó cortando de mala gana al no poder estilizarlo bien. Luego, en la misma escena, termina rompiendo el espejo a pedazos después de presenciar una aparente alucinación de su madre.

Azula teniendo una alucinación de su madre.

Debido a su estado mental, Azula perdió su sentido de la realidad, lo que la hizo actuar imprudentemente.

Un año más tarde, una claramente inestable Azula aceptó la tarea de persuadir a Ozai de revelarle el paradero de Ursa a Zuko, afirmando que ni un día había pasado en el que ella no se preguntara qué había sido de su madre. En cambio, ella le pidió permiso para unirse con su hermano en su búsqueda y que se le permitiría viajar sin ataduras y con dignidad. El Señor del Fuego aceptó y Azula fue liberada. Se había recuperado gran parte de su comportamiento anterior, ya que ella con altivez mandaba a la gente para atender a sus necesidades y con fuerza reaccionaba a situaciones irritantes, aunque de vez en cuando, ella sufría de episodios paranoicos, pensando que todos a su alrededor conspiraban con su madre para para derrocarla. Sin embargo, tenía la intención de encontrar y matar Ursa con el fin de que dejara de interferir con sus planes de volver a tomar el trono de Zuko. Al final, con la declaración de Zuko de que él siempre sería su hermano y con la disculpa de su madre, Azula derramó lágrimas y decidió correr, abandonado a posta la carta que podía acabar con la carrera de Zuko y dejando viva a Ursa.

Posteriormente, Azula experimentó una fase que luego describió cómo encontrar su "destino". Descartando muchos de sus viejos deseos, incluida la búsqueda del poder total, superó varias de sus inseguridades. Aunque todavía algo desquiciada y obsesionada con gobernar infundiendo miedo, Azula se dio cuenta de que podía gobernar a través de Zuko y así compartir la carga de ser el Señor del Fuego. Esto resultó en que se sintiera más libre que nunca. Además, se permitió abrirse más a los demás que nunca, describiendo a sus nuevas compañeras como "hermanas" y contándole abiertamente a Zuko sus planes. Por extensión, su opinión sobre Zuko había mejorado mucho: Aunque seguía siendo cruel y mordaz, insistió en que él tenía las habilidades para ser "fuerte" como ella, aunque sigue llamándole "Zuzu".

Diseño de personaje

Azula lleva el traje nacional del ejército de la Nación del fuego, que consiste de un atuendo rojo con mangas abultadas, hombreras prominentes y pantalones holgados. Azula utiliza una hebilla para el cabello, que tiene diseño de flama, mientras que su cabello está amarrado en un moño y posee un flequillo separado que expone su frente. Es vista usando labial rojo en todas sus apariciones actuales, salvo cuando está en su dormitorio. En distintas ocasiones, es vista usando una capa negra. Sus zapatos poseen un tipo de suela estilizado, que permite que ella pueda deslizarse con facilidad.

En el episodio "La Playa", es vista usando dos tipos de atuendos de playa. Al principio, usa un bañador rojo con una falda roja. Cuando asiste a la fiesta de Chan, utiliza una camisa crop top de color rojo, una falda marrón rojiza y lleva su cabello suelto. Durante el Agni Kai Final, Azula es vista con el cabello desaliñado, mal estilizado por ella misma y posee unas aparentes bolsas en sus ojos, por aparente falta de sueño o demasiado cansancio.

En su infancia solía utilizar el mismo uniforme y peinado. En una ocasión fue vista usando el mismo uniforme, pero de color blanco.

Habilidades

Fuego Control

Azula muestra su Fuego Control ante su abuelo.

Azula fue uno de los Maestros Fuego más hábiles de su tiempo, reconocida como un prodigio tanto por Ozai y Zuko. La característica más notable del Control de la Princesa Azula fue su capacidad de crear sus características llamas azules, que eran mucho más intensas que el fuego rojo, naranja y amarillo normalmente usado por Maestros Fuego. Azula fue vista controlando fuego normal durante su infancia (y en la secuencia inicial). Azula también usó sus llamas en formas nunca antes vistas, como para propulsarse y espadas de fuego. A menudo usaba Fuego Control utilizando sólo dos dedos, en lugar de un puño cerrado o mano abierta común a otros Maestros Fuego. También fue notable su capacidad de producir una mayor cantidad de llamas que la mayoría de los Maestros Fuego sin cansarse, ya que ha demostrado ser capaz de mantener asaltos sucesivos por períodos largos de tiempo.

Ella también había demostrado la habilidad de condensar sus llamas, lo que permite que su fuego pueda cortar a través de diversos objetos. Cuando formaba en bolas de fuego, las llamas provocaban bastante conmoción, capaz de pulverizar firmemente objetos tales como piedras. Azula fue capaz de generar poderosos escudos de remolinos de llamas que pudieron soportar el peso de cuatro ataques simultáneos elementales (y un boomerang). Ella era incluso capaz de cargar su fuego antes de soltarlo, como se vio durante su lucha con Aang. Azula también era capaz de luchar contra varias Guerreras Kyoshi, utilizando tanto técnicas de Fuego Control y mano a mano. El resultado de esta lucha no se muestra, pero que el hecho de Azula, Mai y Ty Lee infiltradas en Ba Sing Se haciéndose pasar por los Guerreros Kyoshi reveló que Azula había ganado. Azula indicó más adelante que Suki era su prisionera favorita, además reveló que ella había ganado el duelo contra Suki.

El Fuego Control avanzado de Azula.

La profundidad del potencial de Azula llegó, hasta donde fue visto, mostrando el uso de técnicas muy avanzadas, creando explosiones grandes de llamas, evaporación de una ola de agua que Katara lanzó hacia ella, impulsándose hacia adelante como un cohete, y la producción de un rayo. Si bien poco de su Fuego Control se observó en las primeras etapas del Libro 3, ella demostró sus poderes varias veces. Ella también había utilizado su Fuego Control para dar propulsión extra a una pelota en un juego de pelota kuai, creando una explosión y quemando la red. Ella también había utilizado su Fuego Control para liberarse de sus grilletes, y atacó brevemente a Sokka, Aang y Toph. Azula iniciando una batalla campal con Zuko y Sokka, donde todavía era capaz de luchar en igualdad de condiciones con ellos a pesar de su ser superada en número. Además de crear sus bolas de fuego potentes, ella fue capaz de disparar sus llamas detrás de ella para impulsarse a través del aire en la góndola.

Azula fue uno de los Maestros Fuego más poderosos de su tiempo. Sólo Iroh y Ozai eran claramente más poderosos que ella, aunque Zuko demostró estar aproximadamente a su nivel hacia el fin inmediato de la guerra. Los poderes Fuego Control de Azula y habilidad prodigiosa le permitió defenderse de muchos atacantes con poco esfuerzo, y derrotar a un solo Maestro talentoso como Aang.

Azula era experta en la técnica de la generación de relámpago, una sub-habilidad del Fuego Control, y fue el primer personaje en la serie en demostrar la capacidad.

El poder de Azula aumentado por el cometa.

Mientras Azula iba perdiendo la cordura ántes de la llegada del Cometa de Sozin, su Fuego Control se volvió tan peligroso y salvaje, haciéndola aún más temible, sin embargo, también dio lugar a agotarse con mayor facilidad de lo normal. A pesar de su estado de ánimo, sus ataques a Zuko y Katara durante su duelo final resultaron ser feroces y destructivos, y ella seguía siendo capaz de disparar un rayo con precisión. Sin embargo, su inestabilidad mental debilitaba su destreza en el campo de batalla, lo que finalmente resultó en su derrota a manos de Katara. Ella demuestra la capacidad de respirar fuego mientras luchaba contra sus cadenas, pero esto fue traído sólo por su locura y rabia en su derrota.

Inteligencia

Azula había demostrado ser una estratega extremadamente astuta. También fue una niña muy estudiosa. Desde su infancia, conocía en profundidad la historia militar de su nación demostrado cuando relató con éxito la estrategia Señor del Fuego Sozin en una vieja batalla. Ella planeó una trampa para Iroh y Zuko, que fue sólo frustrada por accidente por el capitán de su nave. De inmediato percibió el plan del Avatar para engañarla con un rastro de pelo de bisonte falso. Ella también mostró increíble destreza en la lucha en el aprendizaje de los estilos de lucha de sus enemigos, tales como la capacidad de patada eólica que muestra a Aang en su contra durante la batalla del taladro. Ella lo imitó en la forma de una patada fuego arrolladora durante su batalla con los Guerreros Kyoshi que cuidaban a Appa, utilizando ese movimiento para poner fin a su batalla con Suki. Con las Guerreras Kyoshi finalmente capturadas, Azula, Ty Lee y Mai usaron sus ropas, robando su identidad para entrar libremente en Ba Sing Se y el Palacio del Rey Tierra, comenzando su golpe de estado contra el Rey Tierra. Este golpe fue sin ayuda orquestado por ella, ganando Ba Sing Se para la Nación del Fuego. Durante el Día del Sol Negro, le puso una trampa a Aang y sus amigos utilizando agentes Dai Li en el salón del trono del Señor del Fuego, asegurando que el tiempo del Eclipse se agotara. Ella también muestra la capacidad de ser tan extremadamente capaz de mentir eficazmente que incluso Toph no podía sentirlo, independientemente de lo descarada de la mentira, demostrando que Azula no sentía remordimiento por haber mentido o muchas de sus otras acciones. Ella también muestra la capacidad de darse cuenta si alguien le está diciendo la verdad, diciendo simplemente que era muy "perceptiva".

Aún bajo los efectos de su enfermedad mental, su ingenio y su capacidad para crear una estrategia no se perdieron por completo, como se las arregló para utilizar los efectos posteriores de bloqueo chi, lo que provocó las articulaciones del cuerpo para llegar a ser extremadamente flexible, para liberarse de sus ataduras y de Zuko. En otra ocasión, ella fue capaz de salvar al Equipo Avatar de un enjambre de avispas polilla usando un rayos para a traerlos debido a la luz intensa.

La inteligencia de Azula la hizo muy hábil en manipular a la gente. Había usado esta técnica en muchos temas, entre ellos su hermano Zuko, su madre Ursa, Long Feng, el Dai Li, Sokka, e incluso su padre hasta cierto punto.

Otras habilidades

Azula compensa su falta de Fuego Control con una agilidad destacable.

La habilidad de alto nivel de Azula en el combate sin armas se mostró varias veces durante la serie. Pudo evitar fácilmente frenéticos ataques de Zuko con cuchillo sin el uso de Fuego Control, guiando sus manos fuera de curso. Más tarde, procedió a desarmar a Suki, y la dejó fuera de combate sin ejercer control. Ella también tenía cierta habilidad con las armas ocultas, como se la muestra en su intención de utilizarlas durante el eclipse. Sus acrobacias y el uso de un shuriken oculto fueron aparentemente las habilidades que adquirió de Ty Lee y Mai, respectivamente. Azula era muy ágil: se le había mostrado corriendo por las paredes y hacer piruetas en pleno vuelo. Esquivó a Aang y los ataques de control de Toph con poco o ningún esfuerzo usando saltos de considerable altura como Ty Lee, en última instancia, llevando a Aang a admitir que era demasiado rápida para golpearla. Su fuerza física era también increíble ya que ella podría realizar un planche , apoyando su cuerpo en una posición horizontal con sólo utilizar sus brazos, con poco esfuerzo.

Relaciones

Artículo principal: Relaciones de Azula

Familiares

Artículo principal: Familia Real de la Nación del Fuego


   
   
   
   
   
   
   
   
Yosor
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Descendientes
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Huazo
   
   
Chaeryu
   
   
Sulan
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Chaejin
   
   
Zoryu
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Descendientes
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Sozin
   
   
   
   
   
   
Roku
   
   
Ta Min
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Azulon
   
   
Ilah
   
   
Rina
   
   
Jinzuk
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Iroh
   
   
Ozai
   
   
   
   
   
   
Ursa
   
   
   
   
   
   
Noren
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Lu Ten
   
   
   
   
Zuko
   
   
Azula
   
   
Kiyi
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Izumi
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
Iroh
   
   
Hija de
Izumi[3]

Apariciones

Avatar: La Leyenda de Aang

Libro Uno: Agua (水)

Libro Dos: Tierra (土)

Libro Tres: Fuego (火)

Cómics de Avatar

Libro Dos: Tierra (土)

Libro Tres: Fuego (火)

Trilogía La Promesa

Trilogía La Búsqueda

Curiosidades

Azula en el opening.

  • Azula aparece en la secuencia de apertura de Avatar: La Leyenda de Aang como el Maestro Fuego oscurecido. En esta escena sus llamas son naranjas y no azules como de costumbre,
    • Debido a que Azula solo apareció al final de la Primera temporada, muchos fans al inicio de la serie pensaron que se trataba del Príncipe Zuko representando al Elemento de Fuego.
    • Considerando que los demás personas de la secuencia de apertura son personajes menores en la serie, Azula es el único personaje del intro que es recurrente en la serie.
  • Azula fue el primer personaje visto en generar un relámpago en la franquicia.
  • Su nombre también puede provenir de la palabra sánscrita Asura, un término hindú para demonio.
  • En la mitología japonesa, las llamas azules están asociados con kitsune, zorros espirituales que son famosos por sus nueve colas y el uso de su mágico "zorro de fuego" para el engaño y el comportamiento malicioso en general.
  • Durante uno de los recuerdos de Iroh en "La Tormenta", Azula aparece en la audiencia observando el Agni Kai en el que el Zuko recibió su cicatriz a manos de su padre. Como en ese entonces Azula no había sido introducida en la serie, muchos fans especularon sobre su verdadera identidad. En la Comic-Con de San Diego de 2005, se reveló la identidad de Azula como la hermana de Zuko.
  • Debido a inconsistencias o libertades creativas, el cabello de Azula suele variar de longitud. En ocasiones le llega cerca de los hombros, mientras que en el Libro Tres, usualmente le llega hasta los codos.
  • La actriz de voz de Azula, Grey DeLisle, una vez dijo en una entrevista que Azula era su personaje favorito de todos los que ella ha interpretado. DeLisle también interpretó a la madre de Katara y Sokka, Kya, la bisabuela de Azula, Ta Min, esposa del Avatar Roku, al espíritu oscuro y a la sirviente desterrada en el episodio El Cometa de Sozin, Primera Parte: El Rey Fénix.
  • Disfrazada de Guerrera Kyoshi, Azula le comentó al Rey Tierra, "Es terrible cuando no se puede confiar en las personas que están más cerca de ti". Si bien lo decía referenciando el hecho de que ella estaba engañando a la autoridad del Rey, también puede interpretarse como un presagio de la futura traición de Mai y Ty Lee hacia ella.
  • Aunque el puesto fue usurpado y nunca fue oficialmente coronada, Azula es la primer Reina Tierra conocida y la única gobernante conocida del Reino Tierra sin ese linaje. También fue la primera persona de la Nación de Fuego en conquistar Ba Sing Se.
  • Azula originalmente iba a tener un matrimonio arreglado en el Libro Tres, pero la idea fue descartada.
  • La última línea de Azula de la serie fue: "¡Ahí estás, sucia campesina!", a Katara durante el Último Agni Kai.
  • La razón por la que Azula podría generar un rayo libremente durante su lapsus mental es desconocida. Por el contrario, Iroh había declarado que la confusión interna de Zuko le impidió ser capaz de hacer lo mismo.
  • En la "Historia de Zuko", se reveló que fue Azula quien adquirió la nave para Zuko. Ya que el cómic tiene lugar como canon para la película y no para la serie, se trata de información ambiguamente canónica.
  • Azula nació en el año de la serpiente, que parece adaptarse a su personalidad muy bien. Los nacidos en el año de la serpiente tienden a ser "elegantes, inteligentes, vanidosos, analíticos, intrigantes y crueles".
  • En el episodio "La Odisea de Appa", cuando Suki está apunto de atacar a Azula con su abanico, ella le dice en el doblaje original inglés "¿No sabías que las llamas solo hacen el fuego más fuerte?". Esto fue adaptado en el doblaje latino como "¿No sabías que la ropa que llevas es inflamable?".
  • El Fuego Control de Azula contiene elementos del sistema Chaquan.
  • Azula y Amon tienen muchos rasgos similares:
    • Ambos fueron descritos como prodigios del control que nacieron de padres abusivos, además de ser entrenados por los No-Maestros.
    • Azula fue entrenado por Lo y Li mientras que Amon fue entrenado por Yakone, ex-Maestro que perdió su control a manos del Avatar Aang. Azula y Amon ambos eventualmente se vieron traicionado por sus aliados.
    • La inteligencia de ambos personajes se demuestra por su habilidad política. Azula y Amon ambos trataron de derrotar a un Avatar, Aang y Korra respectivamente.
    • Cada personaje demostró una capacidad de control rara; Amon era capaz de hacer Sangre Control y Azula fue capaz de generar rayos y llamas azules.
    • Azula y Amon trataron de derribar el sistema político de las ciudades más importantes de su tiempo, Ba Sing Se y Ciudad República, respectivamente.
    • Ambos personajes lucharon con su único hermano.
    • Por último, ambos se vieron obligados a renunciar a su poder después de haber sido derrotados.
Precedida por:

Zuko

Heredera al Trono de la Nación del Fuego

98 - 100 DG

Sucedida por:

La Hija de Zuko

Precedida por:

52° Rey Tierra

Reina Tierra

junio 100~ 100 DG

Sucedida por:

Ozai, Como Señor del Fuego Joo Dee, Como Suprema Administradora

Precedida por:

Long Feng

Líder del Dai Li

100 DG

Sucedida por:

Desconocido

Referencias

  1. EXCLUSIVO: Yang Sigue 'Avatar: La Leyenda de Aang' con La Promesa. Comic Book Resources. Respondido en junio 25, 2012.
  2. Casey, Dan (2013-03-20). Comic Book Day: Úntete a 'La Búsqueda' con Gene Luen Yang. Nerdist. Respondido en abril 27, 2013.
  3. Joshua Hamilton en el reportaje de DVD para "La Coronación".
Advertisement